Tidepool Loop en la FDA

Tidepool es una iniciativa sin ánimo de lucro creada en 2013 por personas con diabetes, cuidadores y profesionales de salud y destinada a ayudar a las personas con esta enfermedad. Y eso de ser sin ánimo de lucro es ya algo ya bastante chocante en el negocio de la diabetes, que como sabemos mueve bastante dinero. Una institución que ha ido creciendo con el paso de los años (dentro de lo que puede crecer una iniciativa así), y que sin embargo ha conseguido dar pasos importantes. Como por ejemplo estableciendo alianzas con grandes actores de la diabetes como la JDRF. Alianzas que eran necesarias para el objetivo de Tidepool; hacer la vida más fácil a las personas con diabetes. Y para ello crearon por ejemplo la plataforma de datos Tidepool (enlace externo en inglés) que probablemente ya conoces. Este entorno web permite recibir y tratar datos de distintos sistemas comerciales de infusión de insulina y medición intersticial de glucosa, como por ejemplo Medtronic o Abbott. Pero la idea era ir mucho más allá, permitiendo utilizar todos los sistemas del mercado para crear un software de inteligencia artificial que gestionara automáticamente la infusión de insulina; lo llamaron Tidepool Loop.

Interoperabilidad

A no ser que seas un gigante de la industria que puede aplicar el principio “yo me lo guiso, yo me lo como” y tú crees todos los componentes, para poder crear un sistema bomba-sensor inteligente es necesario algo básico; la interoperabilidad. Poder trabajar con distintos productos comerciales bajo un único entorno. Este ha sido siempre uno de los objetivos principales de esta organización norteamericana. Y la interoperabilidad, a pesar de la pomposidad del término, no es más que algo muy sencillo y que debería ser aplicado desde el minuto uno: Yo elijo qué aparato quiero para medir mi glucosa, yo elijo qué aparato quiero para infundirme insulina y yo elijo qué sistema inteligente quiero para automatizar la gestión de mi diabetes. Esta idea, que yo siempre cito en todas mis charlas como un norte necesario y deseable, a pesar de ser lógica hasta ahora nadie ha querido ponerlo en práctica, reteniendo los datos de sus sistemas como si fueran propios. Algo que obviamente conviene a las compañías farmacéuticas, pero no a los pacientes. A día de hoy, sólo el gigante Medtronic es capaz de crear un sistema bomba-sensor completo sin depender de nadie… aunque el software con los algoritmos (el corazón de su sistema) venga de fuera de la compañía. Pero todo lo gestionan ellos sin establecer alianzas, como sí tienen que hacer otros (lésase Abbott, Roche, Dexcom, Tandem, Ascensia, Menarini…).

Sin embargo, Tidepool tiene como directriz la idea de que los pacientes deben poder elegir los componentes de su sistema bomba-sensor, con lo que brindan Loop a la comunidad para que cada persona construya su propio sistema. Dicho así suena muy simple, pero conseguir que un software pueda comunicarse y extraer datos de distintos hardware de diabetes es a día de hoy algo muy complicado. Y no por la complejidad técnica, sino por llegar a acuerdos con quienes manejan esos datos. Que se lo pregunten si no a iniciativas tan interesantes (y además españolas) como Social Diabetes, Insulclock… que podrían prosperar mucho más si obtuviesen este tipo de alianzas de manera más fluida y sencilla. Por suerte, la gente de Tidepool hasta ahora ha conseguido establecer varios acuerdos con algunas compañías tan importantes como Medtronic o Abbott.

Tidepool Loop ya está en la FDA

Tidepool Loop
Aspecto de lo que podría ser la app de IA Loop (imagen: Tidepool).

Pero al margen de ese software Tidepool (enlace externo en inglés), la iniciativa ha estado años preparando su gran proyecto; un software para la gestión inteligente de una bomba de insulina. Con muchos menos recursos y sin el músculo financiero de los grandes en este negocio, finalmente ha conseguido terminar su Loop (así se denomina al sistema) y presentarlo a la FDA para su aprobación. Loop está diseñado para conectarse a bombas de insulina y sensores de medición continua de glucosa a través de Bluetooth y gestionar automáticamente la dosificación de insulina. Y tras varios años de trabajo y de colaboración y alianzas con importantes nombres dentro del mundo de la diabetes (como el movimiento #WeAreNotWaiting o JDRF), Loop ya está en manos de la FDA para que sea evaluada y aprobada. La intención de la organización es que a lo largo de este año 2021 quede aprobada y se pueda acceder a la aplicación con receta médica. Estaría inicialmente disponible para su descarga en la App Store de iOS únicamente en los Estados Unidos. Si la iniciativa #WeAreNotWaiting fue la primera en desarrollar un software de IA no comercial para gestionar sistema bomba-sensor, Tidepool Loop va a ser la primera en desarrollar un software de IA no comercial y además aprobado por un organismo regulador como la FDA. Parece que por fin la interoperabilidad empieza a ser una realidad. Y es que debo repetir: los datos de mi diabetes son míos y los utilizo con el hardware y software que yo quiera. Así debería haber sido siempre, pero…

Más información: Tidepool (enlace externo en inglés)