Mi experiencia con el sensor Glucomen Day CGM

Hoy hablaré de la última incorporación en sensores de medición continua de glucosa: el sistema Glucomen Day CGM de Menarini. La empresa de origen italiano finalmente se ha sumado a un carro al que o te adaptas, o te quedas fuera. Aunque obviamente las tiras reactivas siguen suponiendo una importante cifra de negocio (no olvidemos que el 90% de las personas con diabetes son tipo 2), la popularización y el perfeccionamiento de los sistemas de medición intersticial han provocado la inevitable transición de la medición capilar a la intersticial, especialmente entre el colectivo de personas con diabetes tipo 1. Así, algunos han podido desarrollar sus propios sistemas, mientras que en otros casos se han establecido alianzas entre empresas para poder unir fuerzas. Uno fabrica el sensor, y el otro realiza la comercialización. Este es el caso de por ejemplo Ascensia con Eversense, Dexcom con Roche, o Agamatrix con Menarini, entre otros. Agamatrix es una empresa consolidada en norteamérica, donde son conocidos desde hace mucho tiempo sus sistemas de medición capilar. Y hace años adquirió a otra empresa más pequeña; Waveform Technologies, que trabajaba en el desarrollo de un sistema de medición intersticial. Una vez terminado y perfeccionado, obtuvo la aprobación de los organismos correspondientes y en 2019 se presentó en el congreso EASD (hablé del él en esta entrada). Estaba previsto lanzarse en 2020, pero la pandemia también afectó a la empresa Menarini -como a casi todos- alterando sus planes iniciales. Hoy ya es un sistema que está disponible y puedes informarte sobre él en una web específica de Menarini (enlace externo), así como adquirirlo particularmente a través de esa misma web.

Pack Glucomen Day CGM
El sistema se presenta en dos cajas; una con el aplicador y los dos transmisores y la otra con dos sensores, tiras reactivas para calibrar y adhesivos adicionales.

Cómo es Glucomen Day CGM

El sistema consta -como ya es habitual- de dos piezas. Por un lado está el sensor insertable y por el otro el transmisor que se acopla al primero. Hasta aquí es similar a la mayoría de sistemas del mercado. Pero en Menarini destacan una novedad con respecto a otros sistemas: Glucomen Day NO utiliza una aguja para insertar el sensor. Y la explicación radica en el filamento del sensor. Aunque el sistema de medición es por reacción enzimática como el resto de sensores (a excepción de Eversense), el filamento sobre el que se produce esa reacción no es como los demás, sino que tiene una mayor rigidez al estar realizado en platino, plata y cloruro de plata. Con 0,3 milímetros de grosor, tan sólo necesita el impulso suficiente del aplicador como para que por sí solo pueda penetrar en la piel de un modo totalmente indoloro. El sistema de lectura es por reacción enzimática de glucosa oxidasa como el resto de sensores del mercado (excepto Eversense) y dispone de un sistema de dispersión de la glucosa en la zona reactiva y limitar el efecto de sustancias interferentes, como por ejemplo el ácido ascórbico y paracetamol. Este sistema diferente a los demás a efectos prácticos se traduce en que se convierte en una opción interesante para quien se siente intimidado por las agujas. Y como ya he comentado, es una inserción totalmente indolora. En este aspecto de la inserción es un sobresaliente.

Detalle filamento Glucomen Day CGM
El sensor no está en un filamento flexible, sino en un material metálico rígido que no requiere aguja para insertarse.

Sin embargo, creo que el agujero que deja en la piel es mayor que en otros sensores y a ciertas personas les puede tardar más en cicatrizar. Yo no soy persona que tenga problemas con este tipo de cosas, ni con los adhesivos de los sensores, pero el agujero producido por el sensor Glucomen Day me queda durante unos cuantos días, produciéndome incluso una pequeña postilla. No tiene mayores consecuencias, pero parece que el mayor grosor del filamento (o quizá su material) produce mayor traumatismo en la piel. Por tanto, ausencia de aguja en la inserción, sí, pero a cambio de una mayor marca en la zona una vez retiramos el sensor. Todo esto dependiendo mucho de cada persona, por supuesto. En cuanto al resto de detalles, destacaría el hecho de que el kit se suministra con dos transmisores, lo cual es muy interesante por razones obvias. Además, todos los sensores traen un bote de tiras reactivas para ser usadas con el sistema capilar Glucomen (que también se proporciona) y poder así calibrar el sensor con un aparato de la propia casa. Y también se adjuntan adhesivos de tela de tamaño extragrande para reforzar la sujección del sensor en caso de que el adhesivo de tela que ya trae el sensor de serie no sujete bien en determinadas personas.

Aplicador y sensor Glucomen Day CGM
Aplicador y sensor del Glucomen Day CGM.

Destacar también que el procedimiento para la puesta en marcha de los sensores es diferente a otros sensores del mercado, por lo que para quienes vienen de otros sistemas recomiendo leer primero las instrucciones y seguir paso a paso el tutorial para no meter la pata. Creo que tiene una curva de aprendizaje superior a la de otros sistemas, pero una vez lo tienes todo controlado, es tan fácil como cualquier otro sistema. Tan sólo pide hacer algunos pasos de forma distinta a lo que ya conocías hasta ahora. En cualquier caso, la puesta en marcha es muy clara gracias al folleto de guía rápida que se adjunta en cada kit de sensores y que está muy bien explicado paso a paso. Y son especialmente útiles los tutoriales con imágenes que vienen integrados en la propia app, los cuales debes limitarte a seguir paso a paso. Una app clara y con lo necesario, aunque se echa en falta acceso inmediato a las gráficas estadísticas. Desde la app puedes disponer de las estadísticas, pero lo que hace es conectar a la plataforma Glucolog y generar un archivo con las gráficas básicas como por ejemplo la AGP. Si quieres un análisis más completo, deberás acceder con tu login a la plataforma GlucologWeb (enlace externo). Asimismo, también dispone de una app para cuidadores llamada Glucolog T3, desde la que pueder ver los datos de la persona que tenga el sensor. Pero no puedes ver los resultados en tiempo real. La app accede a la nube de Glucolog cada varios minutos y te da la información con cierto retardo.

Glucomen Day CGM colocado
El transmisor es muy grande y nada ergonómico. Y ese tamaño facilita que se enganche con cualquier cosa.

Como se ve en la imagen previa, una vez colocado el Glucomen Day CGM es muy grande. O más bien muy protuberante. No tanto en extensión sino sobre todo en grosor. Sus formas son cuadradas y puntiagudas, lo cual facilita mucho que se pueda enganchar con cualquier cosa. Un diseño muy antiguo y desacertado; cero ergonómico. En este aspecto se podría haber trabajado mucho más. Pero al margen de estas u otras particularidades que ya puedes conocer tanto en su web oficial como en el reportaje que hice en EASD de 2019 sobre este sistema, lo que considero más importante es hablar del comportamiento que ha tenido este sistema durante los meses que yo lo he estado probando. Y me centro en ello porque es la primera vez que pruebo un dispositivo de diabetes que me ha generado tantas sensaciones negativas. Así que vamos a ello…

Mi experiencia con Glucomen Day CGM

Como he dicho, llevo usando este sistema desde verano de 2020, y por tanto tengo ya suficientes sensores usados como para relatar una experiencia personal sólida, la cual podría resumir con el calificativo de desconcertante y decepcionante. Desconcertante porque mis resultados y mis pruebas están muy lejos de lo que han dicho los ensayos clínicos realizados para aprobar este sistema. Y decepcionante, porque las impresiones han sido negativas, lo cual no esperaba para nada. Conozco los resultados oficiales de los ensayos, los he leído y no los pongo en duda. Pero yo sé lo que he vivido, lo que he experimentado y cómo me ha ido a mi. Y a mi particularmente no me ha ido nada bien con Glucomen Day CGM. Para ser más claro y detallar mejor los aspectos, iré a modo de lista uno por uno…

  • El sistema mide la glucemia cada minuto. Esto, que podría parecer una gran ventaja por darnos una gráfica de mayor resolución (60 lecturas por hora frente a las 12 de la mayoría de sistemas del mercado), en realidad se convierte en una desventaja desde el momento que el sistema no me genera una gráfica lógica y realista. El comportamiento de esas gráficas no es nada fisiológico, mostrando curvas en sierra que parecen más la fluctuación del Ibex35 que unos valores de glucemia.

    gráfica nada fisiológica del Glucomen Day CGM
    Las gráficas que genera Glucomen Day CGM no son en absoluto fisiológicas. Es como si mostrara los datos en bruto sin filtrado alguno.

    En condiciones normales, la glucemia no fluctúa de ese modo jamás, a no ser que estés comiendo y poniéndote bolos de insulina a lo loco. Y estas gráficas locas suceden incluso en momentos de calma glucémica, como por la noche, lo cual es más desconcertante. Gráficas locas que he cotejado no sólo con otro sensor durante todos estos meses (he cotejado tanto con Libre 2 como con Guardian Sensor 3), sino que además he ido realizando diariamente un número indecente de glucemias capilares, pues las mediciones que me daba Glucomen Day CGM me resultaban tan inverosímiles que me obligaban a comprobar si aquello era real o no. La conclusión que he extraído en mis pruebas es que cualquier pequeña fluctuación de glucemia afecta demasiado a Glucomen Day CGM, que las interpreta exagerándolas mucho más intensas de lo que realmente son. En estos momentos en los que la gráfica se disparaba sin causa aparente hacia arriba o abajo, yo chequeaba mi glucosa capilar y estaba muy muy lejos de lo que marcaba el sensor.

    mediciones Glucomen Day CGM
    Las diferencias con la glucemia capilar son increíbles. El sistema se vuelve loco cuando la glucemia fluctúa.
    Poca exactitud en Glucomen Day CGM
    Puede verse la analogía entre ambas curvas, pero Glucomen Day CGM se va a cifras altísimas e irreales.

    Este comportamiento lógicamente crea una altísima inseguridad en el usuario, pues no sabes si lo que te está marcando es acertado o como yo decía “se le ha ido la olla”. Y no he sido capaz de extraer ningún patrón a esta conducta. No sé porqué le pasa esto, pero como he dicho al principio, creo que estos desajustes serían menores si midiera menos veces por hora. Las gráficas que dibuja son nerviosas, inestables, con sacudidas bruscas tanto hacia abajo como sobre todo hacia arriba. Así que creo que medir cada minuto le penaliza porque vuelve loco a los algoritmos, los cuales sinceramente creo que son el problema y no interpretan adecuadamente la glucemia que realmente hay.

    poca exactitud del Glucomen Day CGM
    Cuando la glucemia se sale del rango normal, Glucomen Day CGM es incapaz de dar la cifra exacta y se va a valores altísimos.
  • He probado ya unos cuantos sensores en total y el MARD “doméstico” que he obtenido (con respecto a glucemia capilar con el Glucomen) ha sido siempre bastante alto. Para no ser escandoloso, me limitaré a decir que el MARD que me ha dado a mi está muy por encima de la cifra oficial del 11,4%. En numerosas ocasiones la diferencia entre la glucemia del sensor y la capilar era tan alta que llegaba a cifras del 50%, 60%, 70%… O sea, que la exactitud más que pobre es directamente inaceptable.
    Error Glucomen Day CGM
    Cada vez que la gráfica sale de normoglucemia, Glucomen Day CGM no es capaz de medir correctamente.

    Pero el problema no es ese. Porque si por ejemplo yo tengo un sistema que me diera sistemáticamente un 20% de MARD con respecto a capilar, yo al menos sabría a qué atenerme para calcular lo que viera en su pantalla. Pero el problema con Glucomen Day CGM es que al margen de la exactitud, es inconsistente en sus mediciones. Sin razón aparente, de repente la gráfica se dispara al doble de lo que realmente tienes, o baja muy por debajo de la realidad. O va bien. Aunque el problema más grave es el primero, pues en multitud de ocasiones muestra valores muy altos de los que si me fiara, tomaría decisiones terapéuticas que me llevarían al desastre. Por eso yo en esas ocasiones chequeaba mi capilar y comprobaba que una vez más, la diferencia que me ofrecía Glucomen Day CGM con respecto a capilar era enorme. Por tanto, esa inconsistencia en sus mediciones es desconcertante y peligrosa, pues nunca sabes si lo que está mostrando es acertado y exacto o no.

    Error Glucomen Day CGM
    El sistema ofrece muchas veces diferencias de más del 100% con respecto a glucemia capilar.
  • El lugar oficial para este sistema es el abdomen. Todos sabemos que hay tantas diabetes como personas. Y en cuestión de tecnologías, lo que le va bien a uno puede que al otro le vaya fatal. Por eso probé en distintas zonas diferentes a la oficial para ver si por alguna razón desconocida, a mi me iba mejor. Pero no. Los valores inconsistentes y la exactitud pobre ha sido igual en distintas zonas del cuerpo donde he puesto el sensor.

    Error Glucomen Day CGM
    Cada día está plagado de momentos así. No son situaciones puntuales.
  • Si miras las fotos de este reportaje, verás que las gráficas de Glucomen Day CGM son “nerviosas”. Fluctúan demasiado. Como he dicho antes, no son fisiológicas, y por tanto no son reales. Y lo que he podido concluir es que su exactitud se pierde cuando la glucemia fluctúa. Y parece que va algo mejor cuando la glucemia es más estable. Pero la estabilidad en alguien con diabetes es imposible, por lo que… ¿es útil para alguien con diabetes un sistema que se vuelve loco cuando la glucemia fluctúa?
    Error Glucomen Day CGM
    Obsérvese la diferencia entre una gráfica más lógica y fisiológica a la izquierda y la del Glucomen Day CGM a la derecha.
  • He citado antes que una de las particularidades de Glucomen Day CGM es que no lleva aguja en su insertador, ya que el filamento del sensor es un hilo metálico semi rígido que entra solo en la piel. Desconozco si esta circunstancia tiene algo que ver, pero la realidad es que varios de los sensores me han resultado ligeramente dolorosos una vez colocados. O cuando menos molestos: al moverme, al flexionar el tronco, al retorcerme, al presionarlo, al dormir… Yo siempre he pensado que el abdomen es una zona inadecuada para los sensores, pues está muy sujeta a tensiones, flexiones y movimientos. Pero en este sistema el abdomen es su zona oficial.
  • Pérdidas de señal continuas. No hay día que no se pierda la señal algún rato. Es cierto que estamos rodeados de ondas electromagnéticas, y hay mucha interferencia entre nuestras tecnologías del día a día, pero este problema no lo he tenido tanto ni remotamente parecido con otros sensores probados. Y sí con Glucomen Day CGM, que pierde señal con el smartphone con excesiva facilidad. A su favor juega que el transmisor tiene una memoria enorme y es capaz de guardar los datos de toda la vida del sensor. O sea, que te puedes ir de fin de semana a algún sitio sin el smartphone y cuando vuelves a casa, se recuperarán todos los datos perdidos en tu móvil una vez se restablezca la comunicación. ¿Pero qué utilidad tiene un sistema que no te muestra en tiempo real las glucemias, sino sólo cuando recupera la conexión que pierde con tanta facilidad? Y relativo a esto, especialmente incómodo es el hecho de que cuando se pierde la conexión entre transmisor y sensor durante por ejemplo tres horas, al recuperarla y empezar a recoger de nuevo los datos poco a poco, el sistema te vuelve loco mostrándote sin parar alertas de esas tres horas ya pasadas y que ya no tiene sentido mostrar. Eso es algo que debería corregirse de inmediato.
    Mensajes atrasados Glucomen Day CGM
    Cuando el sistema recupera una conexión, empieza a darte de manera absurda alertas de situaciones ya pasadas
  • Si hay un período del día en el que necesitamos de estos sensores de medición continua es por la noche. Y en mi experiencia, las noches son períodos en los que Glucomen Day CGM falla, ya que el smartphone pierde la señal con el sensor. Ya he comentado que esto es un problema recurrente durante todo el día, pero más grave es que cada mañana al despertar veas que más de la mitad de la noche el móvil no tiene lecturas por falta de conexión. Eso sí, al levantarte y comenzar tu actividad, la app vuelve a detectar el sensor y comienza a enviarlas poco a poco al smartphone, lo cual me da la pista de que cuando el transmisor está tapado por el cuerpo, tiene problemas para hacer llegar la señal al teléfono. ¿Pero de qué me sirve ver las mediciones cuando me levanto horas después? Ver si he estado en hiper o hipoglucemia horas después no es ninguna solución. Mis pruebas han sido con un Motorola Moto G que me cedieron en Menarini, pero me temo que no es un problema del teléfono.
    Pérdida de señal Glucomen Day CGM
    Los períodos en los que no llega señal al smartphone son numerosos; especialmente por la noche.
  • Calibraciones complicadas. Dado que el comportamiento de este sensor es tan -digamos- errático y fluctúa constantemente, es desesperante intentar calibrar porque no te deja, ya que te avisa de que necesita más estabilidad en la gráfica, lo cual irónicamente es culpa suya porque esa gráfica no es real. El sistema tiene la ventaja de que sólo pide una calibración por día. Y además cuando toca calibrar y no lo has hecho, no deja de darte lecturas, cosa que es de agradecer, no como en otros sensores que te dejan de dar lecturas y ahí te pudras, estés haciendo lo que estés haciendo. Pero Glucomen Day CGM te sigue dando mediciones, aunque te recuerda que debes calibrar y la gráfica pasa a tener un color gris claro en lugar del negro habitual. Pero a pesar de esos detalles positivos, cuando llega el momento de la calibración, a veces he hecho hasta seis o siete intentonas durante un rato hasta que por fin me deja calibrar. Y hay tantos problemas porque al ser unas gráficas tan nerviosas e inestables las que dibuja, nunca estás estable como para que te acepte calibraciones. A pesar de que realmente tú no estés con esos valores tan locos y sea cosa del sistema. Por otra parte, y ante el tema de la escasa exactitud, también he hecho pruebas de intentar calibrarlo más veces para ver si corregía su desviación. Pero no. Por más que lo he calibrado, no ha ido mejor. Con el problema añadido de que cuando al sensor se le iba la olla en desviación y yo intentaba calibrar, lógicamente el sistema no me dejaba y no aceptaba semejante diferencia de glucemia con respecto a lo que él ofrecía, con lo que tenía que seguir chupándome más horas con esa enorme desviación entre la glucemia del sensor y la real. Pero en cualquier caso, la gran mayoría de las calibraciones han sido con valores muy distintos a los del sensor. De ahí esos saltos que se ven a veces en la gráfica de las fotos que adjunto en el reportaje: son los momentos de calibración. Y ahí se aprecia la gran diferencia entre el valor del sensor y el que realmente tenía en sangre.
Error Glucomen Day CGM
Incluso en valores adecuados, el MARD con glucemia capilar es muy superior al anunciado por Menarini.
Error Glucomen Day CGM
En hipoglucemias su exactitud es igualmente muy deficiente.
Problema temporal Glucomen Day CGM
En varias ocasiones el sistema medía especialmente mal y acabó “colapsando”. Acabó mostrando “problema temporal” del que no fue capaz de salir y tuve que quitar el sensor.
Error Glucomen Day CGM
Encontrarme a veces con diferencias de “tan sólo” el 30% de desviación con la capilar me acabó resultando incluso gratificante ante semejante desvarío…
Error Glucomen Day CGM
“Tan sólo” un 50% de desviación con capilar.
Error Glucomen Day CGM
Tomar decisiones con un sensor así de impreciso podría meternos en problemas.
Error Glucomen Day CGM
Cuando el sistema pierde el norte, generalmente ya no es capaz de volver a la glucemia correcta y queda permanentemente alterado mostrando cifras de locura.

Conclusión triste y desconcertante

Desde hace ya unos cuantos años, he tenido la suerte de poder probar todos los sistemas de medición intersticial que se han lanzado en España (a excepción del sistema chino Medtrum, cuya presencia y canales de venta eran tan reducidos que no lo consideré). Y con pequeñas diferencias, al final todos son similares. No hay grandes diferencias en exactitud. Por mucho que todos coincidamos en que Dexcom G6 es el más exacto, que lo es. Pero entre un 8% y un 10% MARD a la hora de la verdad, en la vida real nuestra diabetes no cambia radicalmente su control. Tampoco hay grandes diferencias en prestaciones: casi todos miden cada cinco minutos y muestran en una gráfica temporal las últimas horas. Todos tienen la posibilidad de que otra persona acceda a nuestras glucemias e incluso pueda verlas más o menos en tiempo real (o casi). Todos tienen una duración similar entre una y dos semanas (excepto Eversense). Casi todos hay que calibrar (excepto Libre y G6). Casi todos tienen un procedimiento parecido; sensor que se inserta por un lado y transmisor que se acopla al anterior. En fin, que elegir un sistema u otro a veces se decanta por pequeños detalles porque a ti personalmente te interesa más una prestación que otra. O por su tamaño. O porque instalarlo es más sencillo. Pero nunca me había encontrado con un sistema que tuvera una desviación así con respecto a la glucemia capilar. Nunca me había encontrado con un sistema del que tuviera que decir que no me ha medido nada bien. Pero esta es la realidad y así de mal me ha ido con el Glucomen Day CGM. Me gustaría pensar que ha sido algo personal y que a otros les irá perfectamente, pero por mis informaciones de otras personas y algún post en RRSS, me temo que esta es la única realidad y el sistema falla. Además, llevo usando sensores desde el pasado verano y puedo decir que no he tenido ni un sensor que me haya ofrecido un comportamiento natural en sus gráficas ni una MARD (referenciada a medidor capilar) que esté siquiera cercana al rango de valores en los que se mueven estos sensores hoy día (entre el 8% y el 10%). Más aún, lo que me ha ofrecido este sistema es una MARD que incluso está muy lejos de la que oficialmente le da su ficha técnica.

Glucomen Day CGM vs Guardian Sensor 3
No sólo he chequeado contra capilar. También con sensores como el Libre 2 o Guardian Sensor 3.
Glucomen Day CGM vs Guardian Sensor 3
En todas las mediciones comparando Glucomen Day CGM vs Guardian Sensor 3, este último era siempre el que más se acercaba a la glucemia capilar.
Glucomen Day CGM vs Guardian Sensor 3
No sólo la glucemia del Glucomen Day CGM es inexacta, sino también la curva que dibuja.

De todo esto, yo ahora mismo sólo tengo dos preguntas por hacerme. La primera… ¿Cómo se ha aprobado por parte de las autoridades un sistema con este comportamiento? ¿Bajo qué condiciones se han hecho los ensayos para que se pueda aprobar? Y la segunda es… ¿Dónde está el problema con este sistema¿ ¿Por qué funciona así de mal? Yo he hecho pruebas, experimentos, he enredado estos meses con el sistema, lo he comparado contra medidores capilares como el propio Glucomen de Menarini o el Contour Link de Bayer, contra sensores como el Libre 2 y el Guardian Sensor 3… y no he podido extraer un patrón o una causa de cuándo y porqué se “vuelve loco” y empieza a medir rematadamente mal. Y mi conclusión es que creo que el problema está en los algoritmos de interpretación. De hecho, se comporta como si no los tuviera en absoluto y mostrase en bruto los valores que le da el sensor sin filtrado ni corrección alguna. Eso podría explicar que salgan esas gráficas en las que estás normoglucémico, pero a los cinco minutos sube disparado hacia arriba… a los cinco cae en picado hacia hipoglucemia… y a los cinco minutos vuelve a subir hasta 250… cuando en realidad tú tienes 133 mg/dl en sangre. Totalmente caótico. ¿Fallan los algoritmos? ¿Falla el sensor? ¿Falla todo? El caso es que me duele decir que este sistema es ahora mismo en mi opinión un sistema sin terminar de perfeccionar. Y si alguien me pregunta, por supuesto le desaconsejaría totalmente su uso. De hecho, recomiendo encarecidamente a Agamatrix-Waveform que revisen concienzudamente este sistema para averiguar dónde está el problema… o los problemas antes de seguir distribuyéndolo comercialmente. Si puedo resultarles de ayuda, me ofrezco para proporcionarles mi asesoramiento profesional a un precio razonable :-). Bromas aparte, me resulta muy raro que un sistema así haya pasado todos los procesos normativos de la EMA y que un 11,4% MARD luzca en sus hojas técnicas. Creo que en el casi medio año que llevo probándolo, no he conseguido una sola cifra que se mueva ni siquiera cerca de ese 11% de diferencia con respecto a capilar. Lo más cercano que he obtenido de media ha sido un 25-30% de diferencia con capilar. Cierro como empecé a relatar mi experiencia con este sistema: desconcertante y decepcionante.

Si tú lo has probado, me gustaría que dejaras tu comentario abajo y ayudes a todas las personas con diabetes para que puedan corroborar si mis impresiones son correctas. Y ayudarás también al fabricante a que mejore urgentemente este producto.