Llegó por fin el glucagón nasal

Por fin llegó al mercado. Si hay algo que en diabetes todos coinciden que debía mejorarse, era el glucagón. Su presentación con la hormona deshidratada que había que reconstituir previamente a su administración en un proceso complejo y nada adecuado para la urgencia que requiere ese momento era algo que pedía una vuelta de tuerca. La investigación ha trabajado durante años (ya hablé de él en 2015 en este mismo blog) para conseguir que esa hormona necesaria en caso de hipoglucemias severas pudiera disponer de una forma de presentación mejor que la actual. Sobre todo algo estable a temperatura ambiente y en solución que no requiera reconstituir. Y si podía ser, evitando la inyección. Y ya la tenemos entre nosotros. La FDA ha aprobado ya el glucagón en un sistema «pinchar y listo» y vía nasal, mucho más fácil que lo que teníamos. El producto tiene el nombre comercial de Baqsimi y está comercializado por Lilly. Es tan fácil que ni siquiera requiere que el paciente inhale al tiempo que administra el glucagón, lo cual está pensado para los casos en los que no contamos con la colaboración de la persona afectada, como cuando está inconsciente.

Baqsimi está disponible en las farmacias estadounidenses, pero en Europa la EMA está estudiando la aprobación de Baqsimi, algo que se espera que suceda en las próximas semanas. Hay que decir que próximamente otra compañía lanzará un glucagón estable a temperatura ambiente.

Fuente: DiaTribe (enlace externo en inglés)

Por fin llegó al mercado. Si hay algo que en diabetes todos coinciden que debía mejorarse, era el glucagón. Su presentación con la hormona...
" />