Células beta implantables protegidas del ataque inmune

Una de las vías más interesantes para los investigadores en terapia genética es la de conseguir implantar células beta en una persona con diabetes tipo 1 y que dichas células sean capaces de sobrevivir sin que el paciente deba requerir inmunosupresión. Para ello, las células deben estar aisladas de alguna manera dentro del cuerpo y protegidas de los linfocitos del sistema inmune que pretenden destruirlas. En esta línea están trabajando en la Universidad de Arizona en Estados Unidos, quienes junto a la compañía Novo Nordisk y la Universidad de Alberta se encuentran en fase de perfeccionamiento de un sistema que permite implantar células beta y que estas permanezcan operativas dentro del cuerpo. Esa protección se consigue gracias a una especie de paquete poroso que los autores denominan «como una bolsa de té de alta tecnología», el cual deja salir la insulina producida por las células beta, pero impide que entren los linfocitos para destruirlas. El sistema de barrera porosa está hasta ahora siendo efectivo como protector de la agresión externa, y permitiendo también el aporte necesario de oxígeno para la supervivencia de las células beta dentro del «paquete» implantado. Se espera que este sistema pueda pasar en breve a la fase de ensayos clínicos.

Más información: Universidad de Arizona (enlace externo en inglés) / Tecnología de material microporoso (enlace externo en inglés)

Una de las vías más interesantes para los investigadores en terapia genética es la de conseguir implantar células beta en una persona con diabetes...
" />