Aprobada en Europa la primera medicación oral para diabetes tipo 1

Las gliflozinas son un grupo de antidiabéticos orales que actúan inhibiendo los llamados cotransportadores de sodio-glucosa tipo 2 que hay en el riñón, reduciendo así la reabsorción de glucosa que se produce de manera natural por el cuerpo en este órgano antes de llegar a la orina. Digamos que el riñón en su función natural «recupera» ciertos componentes que no debería eliminar cuando llegan allí. Pero las glifozinas impiden esta recaptación y esa glucosa ya no vuelve al torrente sanguíneo. Consecuencia: disminuye la glucemia y se evita un cierto número de calorías. Esta medicación (conocida también como SGLT-2) tiene por tanto grandes ventajas sobre el papel, y desde 2014 ya se estaba usando en el tratamiento de diabetes tipo 2 en España. Pero la novedad es que ahora la Agencia Europea del Medicamento EMA acaba de aprobar su uso como tratamiento de apoyo junto a la insulina en pacientes con diabetes tipo 1. El medicamento aprobado es concretamente la dapaglifozina, una de las variantes químicas de esta familia de SGLT-2. Una pastilla que se toma diariamente y que se ha prescrito para pacientes con un IMC (índice de masa corporal) superior a 27. Por tanto, personas con sobrepeso y obesidad. Los ensayos clínicos de Fase III han demostrado no sólo reducción de hemoglobina glicosilada, sino aumento del tiempo en rango de alrededor de 2-3 horas/día, reducción de peso, reducción de las necesidades de insulina y bajada de la tensión arterial.

Pero además los estudios también han valorado con detalle el principal riesgo que tienen las glifozinas: el aumento del riesgo de cetoacidosis diabética, que además puede cursar con normoglucemia, lo cual supone un peligro oculto para una persona con diabetes. En estos ensayos clínicos, se afirma que el 4% de los participantes en tratamiento con dapaglifozina sufrieron cetoacidosis, así como un 1,1% del grupo placebo. Sin embargo, entre la muestra de personas con diabetes tipo 1 y un IMC superior a 27, el índice de cetoacidosis diabética fue del 1,7% en tratamiento con dapaglifozina y el 1% del grupo placebo. Según parece, la EMA está estudiando (incluso ya ha dado su recomendación previa) la posible aprobación de otro medicamento de la familia (un inhibidor de SGLT-1/2) también para diabetes tipo 1. Por tanto, en no mucho tiempo las opciones terapéuticas para la diabetes tipo 1 pasarían de tener un único medicamento (la insulina) a disponer de varias alternativas, pero siempre con la insulina como hipoglucemiante principal en todos los casos.

Con la aprobación de este nuevo medicamento (de nombre comercial Forxiga, de la compañía Astra Zeneca) se abre por tanto un nuevo período en el tratamiento de la diabetes tipo 1. En distintos países del mundo se está aprobando paulatinamente este tipo de medicamentos conocido como glifozinas, que podrían permitir un mejor control de la diabetes, especialmente en colectivos como los de personas con sobrepeso y obesidad, que parecen tener un mayor nivel de seguridad en el uso de estos fármacos.

Más info: DiaTribe (enlace externo en inglés)

Las gliflozinas son un grupo de antidiabéticos orales que actúan inhibiendo los llamados cotransportadores de sodio-glucosa tipo 2 que hay en el riñón, reduciendo así la...
" />