Sistemas de administración de insulina de bajo coste

Sistemas de bajo coste y menor complicación

No se puede negar que el mercado de las bombas de insulina ha conseguido en los últimos años captar la atención de muchas más personas. Sus avances, su integración con sistemas de sensor, sus prestaciones… han hecho que muchas personas con diabetes que tradicionalmente no estaban especialmente interesadas en ellas hayan empezado a mirar de reojo a estos dispositivos que en otros países (algunos no muy lejos de nosotros) son la opción terapéutica de inicio en el abordaje de la diabetes tipo 1. Y aunque en los últimos tiempos vemos que la tendencia va irremisiblemente por ahí (sistemas bomba-sensor), también es cierto que hablamos de sistemas de altísimo coste y complejidad a todos los niveles, tanto técnica como a nivel de usuario y manejo. Mientras, en el mundo de la terapia multidosis (donde hablamos de costes infinitamente inferiores) coexisten dos corrientes que amplían la oferta al paciente: las plumas tradicionales y las nuevas plumas inteligentes que están empezando a salir al mercado y que proporcionan datos que se integran en plataformas en la nube, captando interesantes datos como ya lo hacen los sistemas MCG o de bomba de insulina. Y del mismo modo que las plumas están en algunos casos evolucionando y abandonando la idea de pluma desechable, las bombas de insulina están intentando en algunos casos lo contrario; conseguir crear bombas desechables o de bajo coste, brindando así esta terapia a más personas potenciales y derribando la barrera económica que en muchos casos separa a las personas de esta opción terapéutica que sigue demostrando día a día que es probablemente la mejor opción en diabetes tipo 1. El planteamiento es que si hay plumas desechables, ¿por qué no puede haber también un dispositivo más discreto, que siempre lo lleves puesto, y que también sea desechable? Y así han ido apareciendo alternativas en sistemas de tipo parche desechable o semi desechable (algo que ya comenté hace tiempo en este artículo). Los ingenieros de empresas como CeQur o Valeritas buscan así crear aparatos de funcionamiento enteramente mecánico (por tanto, bajo coste), no rellenable (conjunto más simple) y desechable al terminar la insulina. En esto consiste una “bomba barata”, como podríamos llamarla. Su simpleza llega hasta el punto de que a veces estos sistemas no están diseñados siquiera para administrar insulina basal, sino sólo bolos durante las comidas. Podríamos decir por tanto que son como una pluma de insulina, pero como una bomba de insulina; permanentemente colocada en nuestro cuerpo.

La historia de Calibra Finesse

Hace varios años que una empresa llamada Calibra Medical desarrolló un dispositivo de dispensación de insulina al estilo de una bomba de insulina reducida a su máxima expresión. Quizá mejor denominarlo parche. Ese dispositivo -llamado Calibra Finesse- fue perfeccionándose y mejorándose hasta que fue adquirido por el gigante Johnson & Johnson, que lo terminó de desarrollar y pasó a llamarlo One Touch Via. Pero el reciente abandono de la multinacional de su negocio de diabetes (su division de bombas de insulina Animas fue de los primeros productos en descatalogarse) ha hecho que la empresa CeQur haya adquirido este dispositivo y serán estos últimos quienes finalmente lo saquen al mercado, previsiblemente a mediados de 2019, aunque su nombre lógicamente volverá a cambiar toda vez que Jonhson & Johnson ya no es su propietaria. De momento lo llaman “administración simple de bolos de 3 días”. Un nombre nada comercial…

El nuevo dispositivo de CeQur comprado a Johnson & Johnson (enlace externo en inglés) consiste en una bomba de insulina tipo parche que contiene hasta 200 unidades de insulina rápida y que sirve para cubrir las necesidades exclusivamente de las comidas. Pulsando sus dos botones simultáneamente, el dispositivo administra dos unidades de insulina, algo que se debe repetir hasta conseguir la dosis deseada. Se puede tener adherido en la piel hasta tres días y la FDA ya lo aprobó tanto para su uso en tipo 1 como en tipo 2. En el último congreso de ADA de 2018, un estudio presentado demostró que sus usuarios lo preferían a las plumas como forma de administración de insulina, permitiendo la operatividad de sus botones incluso a través de la ropa, lo cual lo convierte en un sistema altamente discreto. No sólo porque queda oculto bajo la ropa, sino porque además el propio dispositivo ya en sí mismo lo es, ya que tan sólo tiene 6 mm. de grosor, 5 cm. de largo y 2,5 cm. de ancho, y su color carne lo hace estar aún más camuflado.

One Touch Via
El sistema de CeQur es discreto incluso hasta en el color (imagen: CeQur Corp.).

Otra curiosidad de este ya de por sí curioso dispositivo es que se trata de un sistema completamente mecánico que no integra electrónica, lo cual redunda directamente en su coste, que sería más cercano al de unas plumas clásicas de insulina que al de una bomba. Y por tanto, al igual que estas, se venderá también en las farmacias estadounidenses, previsiblemente -según afirman en CeQur- a mediados de 2019.

La otra opción es la “bomba barata”

Pero esta idea de los dispositivos de infusión de bajo coste es algo en lo que esta misma empresa ya trabajaba desde hacía años. Su sistema denominado PAQ es capaz de administrar tanto insulina de bolo como basal. PAQ (enlace externo en inglés) es en realidad más parecido a una bomba de insulina de bajo coste, al estilo de la ya conocida Valeritas V-Go (enlace externo en inglés) o de la Touche Pump (enlace externo en inglés) que ya comenté en su día y que no parece haber avanzado mucho de cara su lanzamiento. PAQ sería lanzado aproximadamente un año y medio después del sistema desechable de 3 días de insulina de bolos. Además, a diferencia de este sistema adquirido a Johnson & Johnson, PAQ permite más posibilidades y es más cercano al concepto de una bomba de insulina clásica, pero infinitamente más sencillo en su manejo y opciones. Pautas basales preprogramadas, casi sin botones, sin pantalla… únicamente un reservorio desechable que se separa del resto del conjunto al cabo de tres días. En este vídeo puedes ver cómo funciona el sistema. Es realmente simple y una interesante opción para muchas personas.

La idea es interesante y por su sencillez, viable no sólo para cierta tipología de pacientes tipo 1 poco entrenados, sino también para tipo 2. De hecho, el estudio clínico que realizaron en su día se realizó sobre pacientes tipo 2.

Bomba desechable PAQ
La bomba de insulina desechable PAQ es una interesante alternativa (imagen: CeQur).
Valeritas V-Go
Otra “bomba barata” sin electrónica; Valeritas V-Go (imagen: Valeritas Inc.).

En conclusión, el planteamiento de una opción económica para una bomba de insulina (en el caso de Valeritas V-Go o PAQ) o de una alternativa discreta para la terapia multidosis (en el caso de One Touch Via) es muy interesante y son caminos a explorar que en mi opinión deberían salir adelante, ya que amplían la oferta y permiten que ciertas tipologías de pacientes encuentren en estos sistemas su terapia ideal. Terapia que hoy día está limitada o a llevar plumas o a un costoso sistema de bomba de insulina que en ciertos casos su centro no le coloca por razones ajenas a su diabetes (léase necesidades de personal… formación inexistente entre los profesionales… partida presupuestaria del hospital… decisiones de la Consejería de turno… cupos absurdos en el número de bombas a poner… o cualquier otra razón -a veces peregrina- que colocan a nuestro país en la lamentable cola de Europa en implantación de bombas de insulina (por cierto, un debate interesante para alguna mesa redonda).

¿Crees que este tipo de sistemas de administración multidosis en modo “parche” son más útiles y cómodos que las plumas de insulina? ¿Tienen más ventajas? ¿Te gustaría disponer de una bomba de insulina tipo parche más sencilla de manejar? ¿Sería para ti esa la forma preferida de acceder a este tipo de dispositivos?

Sistemas de bajo coste y menor complicación No se puede negar que el mercado de las bombas de insulina ha conseguido en los últimos...
" />