Alguno de los últimos desarrollos de medición de glucosa

Uno de los mayores objetivos en las tecnologías de diagnóstico de la diabetes y que permitirían una drástica mejora en el control de la enfermedad es conseguir en primer lugar sistemas que permitan una lectura continuada de la glucosa corporal. Como segundo objetivo, el ideal sería conseguir que fueran no invasivos o mínimamente invasivos. Y en tercer lugar, que sean sostenibles y viables en cuanto a sus requerimientos de mantenimiento y/o sustitución de componentes o partes desechables. En los últimos años estamos conociendo numerosos trabajos de investigación que nos muestran que es posible medir la glucosa intersticial de diversas maneras. Y dos de los últimos son los que hoy os enseño aquí, ambos desarrollados en universidades norteamericanas:

El primero ha sido desarrollado en la Universidad de Oregón, y adopta la forma de una fina lámina transparente capaz de reaccionar con la glucosa de la lágrima (enlace externo en inglés) y medir su concentración (enlace externo en inglés). Y otro de los más recientes se ha desarrollado en la Universidad de Texas. En un tamaño mínimo, el sensor es capaz de medir la concentración de glucosa en el sudor corporal (enlace externo en inglés) mediante una reacción enzimática clásica como la utilizada en los medidores capilares conocidos. Aunque ya ha habido productos similares años atrás que incluso salieron al mercado, esperemos que en esta ocasión las lecturas sean más correctas fruto de la diferente evolución tecnológica de ambas generaciones de sensores.

Fuente: Medgadget (enlace externo en inglés)

Uno de los mayores objetivos en las tecnologías de diagnóstico de la diabetes y que permitirían una drástica mejora en el control de la...
" />