2016: otro año prometedor en diabetes

La tecnología para la diabetes es vivida como un agradable camino entre bonitos árboles

Vivimos los avances en tecnología para la diabetes como un agradable camino que a cada paso que damos, es más bonito y prometedor (Pexels.com)

En cuestión de diabetes, casi cualquier persona que la sufra (ya sea directa o indirectamente) quiere conocer qué está pasando “ahí fuera”. Quién está trabajando, qué se está haciendo, qué innovaciones hay. Y aunque la aceptación y resignación de no encontrar una cura mágica es algo que se asimila desde muy pronto con esta enfermedad por una cuestión de pura salud mental, todos esperan con anhelo pequeños (o grandes) avances en asuntos que como mínimo mejoren su calidad de vida, un parámetro poco estudiado y primordial en una enfermedad vitalicia y crónica. Por eso nos gusta leer, informarnos, indagar. Hasta el punto de saber qué es lo que va a hacer una empresa antes incluso de que lo haya hecho. Conocer planes futuros respecto a productos ya conocidos también proporciona un plus de confianza, de tranquilidad, de saber que esa tecnología o esa vía es adecuada y que va a seguir mejorándose en breve. Si exceptuamos los avances (muy importantes, por cierto) en materia de nuevas insulinas y medicamentos para diabetes de los que ya hablé, actualmente la esperanza del día a día en diabetes tiene sobre todo cara de dos objetos muy de moda y que están sufriendo importantes avances: las bombas de insulina y la medición continua de glucosa. Medtronic con las evoluciones de su 640G y el próximo Dexcom G6 serán dos de los protagonistas de este año. Parece que 2016 será otro año prometedor en diabetes.

Bombas de insulina: la caja tonta cada vez es más lista

Hace algunos meses yo mismo recogía en este blog algunos de los desarrollos ya planificados que fueron anunciados por Medtronic en un evento realizado en Estados Unidos, lugar en el que surgen casi todas las noticias importantes que tienen que ver con la diabetes. Si bien hay otras empresas que están haciendo importantes innovaciones y mejoras (o incluso interesantes fusiones con otros dispositivos para ampliar sus capacidades), en España estamos limitados a 3 marcas y de momento no disponemos de la posibilidad de disfrutar de muchas de esas innovaciones. De lo que se sabe hasta el momento, entrada la primavera ya podremos tener entre nosotros en España la nueva Accu-Chek Insight; una moderna, atractiva y muy discreta bomba de insulina con cartuchos precargados y un completo y moderno sistema de comunicación inalámbrica entre el mando de control y la unidad infusora. Por su parte, Medtronic sigue trabajando en un software de asa cerrada y para el año que viene (2017) está previsto que presenten su bomba de insulina 670G (accede aquí a uno de los ensayos -enlace externo en inglés-), con automatismo tanto en hipo como en hiperglucemia. Una bomba a la que ya se le está poniendo el anhelado calificativo de “asa cerrada”… siempre que trabaje en combinación con su propio sistema de medición continua de glucosa, claro. Dicho sistema integrado contará con el nuevo sensor Enlite 3 (accede aquí al ensayo clínico -enlace externo en inglés-), el cual ya podrán probar desde este mismo año en EEUU. Allí serán los primeros que prueben este nuevo sensor, ya que se suministrará junto con la ya conocida MiniMed 640G, aún no introducida en aquel país.

La bomba de insulina cada vez es más lista, y varios desarrollos en fase de ensayos clínicos repartidos por el mundo están poniendo a prueba diferentes software que convertirán a la bomba de insulina en dispositivos inteligentes capaces de tomar decisiones, diferenciándose por completo de las generaciones de bombas que hemos tenido durante estos años pasados. Estamos en un claro punto de inflexión y el futuro próximo es prometedor. Hay varios trabajos muy avanzados. Mira por ejemplo este desarrollo de una bomba de insulina inteligente que se está probando en la Universidad de Virginia (EEUU) (enlace externo en inglés).

El crecimiento de la MCG

En cuanto a la medición continua de glucosa, este pasado mes de enero se terminó el racionamiento de Abbott con su FreeStyle Libre. Previsiblemente se producirá un salto en la tasa de penetración de esta tecnología entre la población con diabetes. Una comunidad que ha sido puesta patas arriba con este sistema de “bajo” coste. Lo entrecomillo porque aún siendo más asequible que otros, sigue suponiendo un gasto mensual fuera del alcance de muchísimas personas. En cualquier caso, parece que la medición continua está llegando para quedarse. Me encantaría saber las cifras de ventas del Libre, pero desde Abbott no se ha dicho nada sobre ese tema. Aunque en lo que respecta a Dexcom, en el reciente CES de Las Vegas sí revelaron cantidades: entre 140 y 150 mil aparatos vendidos y repartidos por todo el mundo, de los que la cuarta parte son en el viejo continente, lo cual les ha hecho decidirse por instalar unos cuarteles permanentes en Europa que se situarán en Edimburgo (Escocia). Esto es una buena noticia para todos los europeos, que hasta ahora estábamos ligeramente desasistidos por parte de una empresa que continuamente nos dejaba claro que el mercado internacional no era prioritario para ellos. Aún pendientes de que en España se empiece a vender el esperado G5 (retrasado por no tener aún disponible la app para Android, sistema mayoritario en España), a finales de este año o comienzos del que viene ya está previsto que se lance un nuevo transmisor (lógicamente, más compacto y reducido), así como un nuevo sistema de inserción del sensor, que pasará a a ser de pulsador, similar al del FreeStyle Libre o al de la bomba MiniMed 640G. Asimismo, Dexcom dice estar trabajando ya en el nuevo receptor, mucho más actual en su diseño, con la necesaria y omnipresente pantalla táctil multifunción y capacidades de conectividad mejoradas. Algo que ya comenté en esta entrada sobre el G5.

Nuevo emisor y aplicador en el Dexcom G5

(Foto: Diatribe.org)

El próximo Dexcom G6

Pero si algo caracteriza a la compañía norteamericana durante estos últimos años es una incesante y frenética actividad, no sólo evolucionando su producto, sino también estableciendo alianzas para trabajar de manera complementaria con otras tecnologías de diabetes. Ambas características han hecho que Dexcom sea una referencia a seguir y un indicativo de cómo está evolucionando la medición intersticial de glucosa. Y prueba de esa continua evolución es que recientemente, durante una presentación realizada por Dexcom, se informó de que la próxima generación de este medidor continuo (el G6) ya está previsto que sea presentado a la FDA norteamericana a mediados de este mismo año 2016. La tecnología en diabetes empieza a ser insultantemente efímera, como lo es desde hace lustros el mercado de tecnología de consumo. En realidad esto es bueno, aunque a más de uno le escocerá saber que el Dexcom que acaba de comprar (con no poco esfuerzo) ya es viejo porque en un año se presentará la siguiente evolución. Y de esta nueva evolución (que mientras no digan lo contrario, se llamará G6), sabemos de momento que tiene un sensor con la mayor duración conseguida hasta la fecha por Dexcom: 10 días contra los 7 de todos sus modelos previos. Asimismo, una única calibración diaria bastará para ajustar el aparato contra las dos actuales. Incluso afirman que será igualmente exacto sin ninguna calibración. Entiendo que se refieren a un olvido de un día de calibración, pero no del total de calibraciones necesarias. En cualquier caso, una excelente mejora. Por supuesto, la exactitud también se verá mejorada (según afirman en Dexcom), y aunque no he podido conocer la cifra MARD, hay que recordar que el G5 tiene un estupendo 9% e incluso mejora la exactitud de los medidores capilares tradicionales. ¿Hasta qué cifra habrán llegado con el nuevo G6? Recordar también que el actual G5 es el primer medidor continuo que está validado (de momento, sólo en Europa) para que no sea necesario cotejar las cifras obtenidas con las de medición capilar. Un importantísimo aspecto que marca la diferencia con otros sistemas del mercado y que le sitúa como el más exacto.

Tecnología también para la diabetes tipo 2

Dispensador de GLP-1 implantable de Intarcia

Sí. Aunque no lo parezcan, esto es un dispensador de medicación. (Intarcia.com).

Algo relativamente parecido a una bomba de insulina tiene también su versión para los tipo 2 de manos de la empresa norteamericana Intarcia (enlace externo en inglés), que está desarrollando un micro dispositivo implantable que libera Exenatida (GLP-1) evitando las inyecciones periódicas. Este ingenio, que tiene una sencilla forma de un tubo metálico de unos 4 cm. de longitud, es un dispensador de medicación que actúa de manera autónoma y va insertado de modo subcutáneo en el paciente. Se evitarían así las inyecciones semanales de GLP-1 mediante este dispositivo que “debe ser reemplazado una o dos veces al año”.

Actualmente ITCA 650 (que así se llama de momento) ha completado los ensayos clínicos fase II y está ya en los de fase III, lo cual parece indicar que el sistema funciona. Estos ensayos -denominados Freedom- según afirman en su web “reclutarán a más de 5000 sujetos en más de 30 países distintos”, paso previo para solicitar las correspondientes autorizaciones a los organismos regulatorios de EEUU y Europa. Según afirman, debería estar disponible en el mercado a comienzos de 2017.

Células beta encapsuladas

Hay un dispositivo que me parece muy interesante y del que ya he hablado hace tiempo. La empresa californiana Viacyte (enlace externo en inglés) lleva varios años evolucionando una idea que otros también están intentando: la implantación de células beta (productoras de insulina) en el cuerpo del paciente con diabetes. A diferencia de otros proyectos similares, aquí las células están convenientemente protegidas en un dispositivo implantable y semi-permeable que reacciona con el entorno, pero impide la entrada de otras sustancias o células, como por ejemplo los linfocitos T, que las atacarían inevitablemente más pronto que tarde. En ese entorno protegido, las células beta reaccionan a la necesidad de glucosa y son funcionales de la misma manera que las de un páncreas sano. Todo ello en un pequeño dispositivo implantable que tendría una duración de dos años. Actualmente el VC-01 (que así se llama el sistema) se encuentra en ensayos clínicos de Fase 1/2 en las Universidades de San Diego (California) y Alberta (Canadá) (enlace externo en inglés). Un proyecto que parece tener una evolución correcta y que suscita mucho interés.

ATTD, toda la tecnología en diabetes reunida

A comienzos de febrero se celebra la feria anual ATTD (Advanced Technologies and Treatments for Diabetes) (enlace externo en inglés), que este año tendrá lugar en Milán. Allí se congregan todas las novedades en tecnología aplicada a la diabetes y todas las presentaciones de quien tiene algo importante que aportar. Hace unos meses me hubiera cortado un dedo por poder ir, pero finalmente no tuve que hacerlo porque fui invitado por Roche (agradezco desde aquí la invitación). Por desgracia, cuestiones personales (maldita sea mi suerte) me han obligado a rechazar la invitación en el último momento. Pero espero poder recibir información de una u otra manera de lo que allí se presente, para poder transmitirla a todos vosotros. A todos nos gusta saber qué hay de nuevo, y ATTD es el lugar perfecto para ello.

En los próximos días conoceremos las novedades que se presentan en este importante congreso, pero en cualquier caso, 2016 parece que será otro buen año en lo que avances tecnológicos en diabetes se refiere. Otro año bastante prometedor. Y lo bueno es que enlazamos varios así en los últimos tiempos. Como diría el maléfico Montgomery Burns: “exxxcelente”…

¿Conoces alguna novedad que debería estar aquí? ¿Crees que estamos viviendo un salto evolutivo en la tecnología para la diabetes? ¿Cuál es tu proyecto preferido o tu deseo para este año que comenzamos? Estaré encantado de recoger tu aportación para compartirla con los demás.

  • jkgoal

    Recientemente he leido una noticia sobre celulas beta encapsuladas que porvenía del MIT. Al parecer han desarrolado un tejido que envulve a las celulas y permite que están segreguen insulina de foma similara al que haría un pancreas. Por ahora ne la spruebas con ratones y primates que han relaizado creen que estos implntes pueden resistir mas de medio año sin sufrir problemas de incompatibuilidad, etc. http://news.mit.edu/2016/pancreatic-cells-diabetes-treatment-insulin-injections-0125

    • Hay varios trabajos en todo el mundo en el encapsulamiento de células beta. El que me comentas aquí aún está en una fase muy inicial que ni siquiera se ha comenzado a probar en humanos.

  • Lo conozco. Han solicitado autorización a la FDA. Pero es lectura transdérmica. Y los trabajos similares realizados hasta ahora en este terreno han sido bastante descorazonadores en cuanto a exactitud…

  • Francisco Noriega

    Pues yo, que no soy diabético sino pareja de una chica diabética también daría un dedo por asistir a ATTD

  • Es un tema que sigo hace tiempo (MSD no es la única que trabaja en ese campo). En este caso aún están en fase I. Veremos cómo va evolucionando el estudio y si las pruebas son exitosas. Gracias por el link, David.

  • Juan Miguel Sánchez Clavel

    Buenas noches, he oído que la seguridad social en Andalucía pagará los parches del Freestyle, saben si es eso cierto?

  • Clau Mart

    Hola, buenas tardes, quisiera saber si en España proveen de insulina para diabéticos tipo 1, soy de Argentina y aquí nos las dan gratis. muchas gracias

    • Hola Clau Mart. Por supuesto que los proveen de insulina en nuestro Sistema Nació al de Salud. La particularidad es que al tener diferentes gobiernos autonómicos en las distintas regiones de España, cada uno tiene competencias que hacen algunas diferencias. Pero en general estamos cubiertos de insulina todas las personas con diabetes.

      • Clau Mart

        Mil gracias Jedi, tu info ha sido vital, ya consultaré por Extremadura, un abrazo enorme!