Standards of Medical Care in Diabetes 2018

Cualquier persona con diabetes conoce desde bien pronto que “El Objetivo” (y no me refiero al programa de televisión de La Sexta) es mantener su glucemia lo más normal posible en todo momento. Y relacionado con esto, uno tiene que aprender desde muy pronto un término técnico denominado “hemoglobina glicosilada”. Un vocablo que muchas personas con diabetes ni siquiera saben exactamente qué significa, pero tienen claro que consiste en una cifra que resume numéricamente “cómo les va” el control de su diabetes. Y hasta ahí. Una gran parte de los pacientes con diabetes desconocen mucho más allá de ese tótem del 7% de HbA1c como cifra por debajo de la cual hay que estar. Pero lo que tampoco conoce mucha gente es que esas metas glucémicas y de control son revisadas continuamente por los expertos en diabetes. Analizando ensayos y bibliografía se reajustan las cifras periódicamente para conseguir que año tras año las metas sean las mejores posibles y con los mejores pronósticos, tanto en salud a largo plazo como en calidad de vida. Estas recomendaciones son recogidas por parte de distintas instituciones para que sean accesibles a los profesionales de salud. Son como “biblias” de la diabetes que se mantienen lo más actualizado posible. Una de ellas es el prestigioso “Standards of Medical Care in Diabetes” que publica la American Diabetes Association cada año en Estados Unidos. Viene a ser parecido a una guía de práctica clínica y recoge las evidencias científicas sobre el tratamiento de la diabetes. Esta actualización continuada proporciona a todos los profesionales una forma sencilla de acceder a las últimas informaciones fiables sobre el control de la diabetes basadas siempre en la necesaria evidencia científica demostrable.

En diciembre publiqué una noticia breve sobre esto, pero he querido destacarlo ahora porque este documento constituye un manual de referencia para todos aquellos profesionales de salud que trabajan en diabetes. Y en un mundo en el que la Red nos da acceso a toda la información, que un paciente sepa más de su enfermedad es siempre deseable. Sé que la mayoría de las personas con diabetes no leen guías de práctica clínica, ni documento de consenso de sociedades científicas, ni ensayos clínicos… pero hoy día nosotros somos la generación de pacientes más formados y concienciados de la historia. Y si algo ha quedado comprobado y demostrado es que en diabetes, la capacitación personal es clave para conseguir buenos resultados, tanto en el día a día como a largo plazo evitando complicaciones. Capacitación a la que hay que acompañar de una buena dosis de motivación y actitud. Unos elementos que deben partir de uno mismo, pero que en la Red muchas personas intentamos encender a modo de chispa en otras personas, para que se preocupen más por su diabetes…
Actualización 2018 del Standards of Medical Care in Diabetes.

Portada de la actualización 2018 del Standards of Medical Care in Diabetes.

El Standards of Medical Care in Diabetes (documento externo en inglés en formato pdf, tamaño 42,7 Mb.) puedes descargarlo y es de acceso abierto. Sé que no es un folleto educativo como los que encontrarás en la consulta de tu endocrino o médico de atención primaria, pero para aquellas personas inquietas por su formación y por aprender todo lo que puedan de su diabetes, creo que es recomendable. Y lo dejo ahí para quien esté interesado hasta ese punto. Para el resto, lo que quería destacar es -de entre todos los apartados que incluye- lo relativo a eso que comentaba al principio del texto y que las personas con diabetes tenemos siempre en mente como nuestro norte: los niveles de glucemia y la hemoglobina glicosilada; algo que todos debemos tener claro en nuestro día a día y que debe constituir un objetivo primario en nuestra gestión de la diabetes. Y también quisiera recordar qué se dice al respecto de algo que hoy día todos tenemos muy presente por las enormes posibilidades que ofrece y por ser el futuro inevitable a corto plazo: los sistemas de medición intersticial de glucemia.

El objetivo en diabetes

¿Cuáles son esas cifras que marcan el objetivo en diabetes? (imagen: Pixabay).

¿Y cuál es la glucemia deseable?

Aunque sabemos que una diabetes va mucho más allá de unas cifras, y que el control se debe equilibrar con algo muy importante como son las circunstancias de cada persona y su concepto personal de calidad de vida, hay unas cifras de glucemia deseable y recomendable que han ido variando con los años. Según se disponen de más estudios y datos, estas recomendaciones glucémicas se han movido, generalmente a la baja y reduciendo la horquilla, dadas las cada vez mayores facilidades para el control de la diabetes con las nuevas tecnologías y medicamentos. Así, la nueva revisión de SMC de la ADA recomienda mantener la glucemia entre 80 y 130 mg/dl. antes de las comidas (preprandial) y por debajo de 180 mg/dl. tras las comidas (postprandial). Todo esto nos conduce lógicamente a un control de la hemoglobina glicosilada más intensivo, y aunque este es un valor muy personalizable en función de muchas variables personales del paciente, se fija ya el estándar por debajo del 7% de HbA1c para el paciente tipo (insisto nuevamente en que todo esto hay que personalizarlo en función del paciente y sus circunstancias). Y aún más bajo (<6%) en pacientes “sin riesgo de hipoglucemia”, algo que como sabemos hay que evitar en la medida de lo posible (¿es fácil pedirlo, verdad?). Y para pacientes con complicaciones diagnosticadas, hipoglucemias graves repetidas… se fija la recomendación en una glicosilada que no sobrepase el 8%. Asimismo, el documento establece en dos mediciones anuales de esta analítica para pacientes que consiguen regularmente sus objetivos y en cuatro examenes anuales si se cambia la medicación o no se consiguen dichos objetivos.

Por otro lado, todos sabemos que la cantidad de comida está bastante relacionada con las glucemias posteriores. Y muchas personas son hoy día convencidos practicantes de una dieta baja (o muy baja) en hidratos de carbono, un asunto que suscita controversia entre la comunidad de profesionales de salud. En este aspecto, el documento de SMC de la ADA dice que aún no tiene evidenciado de manera clara que estas dietas sean adecuadas para las personas con diabetes, y que sus presuntas mejoras -de haberlas- tienden cortas en el tiempo.

La medición intersticial es recomendable

Los Standards of Medical Care in Diabetes citan expresamente los nuevos sistemas de monitorización de glucosa por vía intersticial, y lo hacen para todas las personas con diabetes tipo 1 mayores de 25 años, así como también a los que estén por encima de los 18 años y que no alcancen los objetivos glucémicos de control. Así, se ha ampliado su recomendación desde los 25 hasta los 18 años, fruto de un mayor volumen de información y estudios sobre el tema que demuestran que estas tecnologías son eficaces en prácticamente todo el rango de edades, aunque aún no extienden su recomendación de uso a la edad pediátrica. Una mera cuestión de tiempo, imagino. En esta actualización, la ADA recuerda que estos sistemas precisan de una confirmación de medición capilar para tomar decisiones importantes en nuestro tratamiento. O sea, que aún hoy la evidencia dice que cotejar las lecturas de un sistema intersticial es más que recomendable cuando vamos a tomar decisiones con la insulina (o sea, en las comidas), algo que yo siempre he sostenido y que considero básico si no quieres llevarte algún susto. Yo no soy ningún profesional de salud, pero mi opinión personal siempre ha sido la de cotejar glucemia capilar antes de ponerse insulina, especialmente cuando la dosis es relativamente alta (en las 3 comidas principales). Hay muchas circunstancias que pueden hacer que un sensor (sea de la marca que sea) no ofrezca la lectura correcta, por lo que hoy día sigue siendo altamente recomendable pecar de prevenido que de confiado con estos sistemas, que aunque van en general muy bien, pueden tener alteraciones debido a numerosas razones de las que ya he hablado en anteriores post (lugar de colocación, nivel de grasa en la zona de la inserción, actividad del sistema inmune, fármacos, técnica de colocación…).

Puedes descargar el Standards of Medical Care in Diabetes (documento externo descargable en inglés en formato pdf, tamaño 42,7 MB) y un post con una selección de contenidos de la SMC traducido a español por RedGPDS (enlace externo).