¿Qué novedades en diabetes nos esperan en 2015?

Consumer Electronic Show. Ese es el nombre de uno de los eventos anuales más prestigiosos del mundo en tecnología de consumo y al que cualquier aficionado a la tecnología como yo desearía ir por encima de todo. Allí se pueden ver todas las novedades que las grandes corporaciones de la electrónica lanzarán al mercado en los próximos meses. Yo suelo estar más o menos al tanto de todo lo que va saliendo, y cada vez que llega enero y veo noticias sobre el CES y sus presentaciones estelares, me viene a la mente la misma pregunta: ¿qué novedades en diabetes habrá este año en cuestiones de tecnología? Aquí va un resumen de algunas de las posibles novedades que nos podrían esperar este año 2015:

novedades diabetes 2015

Ojalá hubiera una especie de CES para la diabetes cada año… (Imagen: EFE)

  • Las bombas de insulina Minimed de Medtronic tienen previsto en breve dar un salto cualitativo en prestaciones. Hace poco tiempo presentaron unos nuevos algoritmos predictivos para hipoglucemias que suponían un software mucho más “inteligente” que lo desarrollado hasta la fecha. Además, la integración mayor con la medición continua de glucosa es ya no sólo un paso obligado, sino una demanda de los usuarios. El auténtico dispositivo “bomba-medidor continuo” está más cerca. En Medtronic hablan de un “next-gen CGM” con un software de circuito cerrado, y todo ello en un hardware que por fin adopta una nueva cara, tras años y años con el mismo aspecto antiguo y lejos de las necesidades actuales (ver foto).
  • Páncreas artificial. Odio esta expresión; no me gusta nada, casi tan poco como “debutar” en diabetes. Pero así se le suele llamar al desarrollo de un dispositivo inteligente que sepa gestionar de manera autónoma la infusión continua de insulina. La enorme dificultad aparente de este logro está siendo doblegada gracias a la investigación en diabetes, que actualmente está probando en EEUU en un grupo de pacientes una auténtica “bomba de asa cerrada” (otro nombre para denominar al “invento”). La JDRF está en el ajo y en unos meses tendremos noticias sobre los resultados de este esperanzador avance que, si todo va bien, puede poner patas arriba el mercado de las bombas de insulina, que pasarian a ser aparatos inteligentes de verdad (ahora son aún bastante tontos), y que suministren solos tanto insulina como glucagón cuando sea necesario.
  • Nuevas insulinas. Hay un gran movimiento en este mercado. Por un lado, guerra entre compañías por el clásico “- Esto es mío, tú no puedes fabricar un clon – No, la patente expiró; ahora fabrico lo que me da la gana y tú no puedes decirme nada”. Asistiremos a insulinas “genéricas” como ya vemos en tantos y tantos medicamentos genéricos. Por otro lado, nuevas insulinas de efecto “hiperultramegasuperrápido”, que posibilitarán una curva post-prandial más fisiológica. Y también nuevas insulinas de efecto contrario: auténticamente ultra-lentas, que amenazarán el trono que desde hace años posee Lantus como la insulina más vendida. Aquí podríamos también incluir quizá alguna noticia a lo largo del año con respecto a las células beta “enlatadas” que ha desarrollado VyaCite y de las que hablé hace poco en mi blog. Y aquí no puedo evitar citar algo que considero injusto y que no alcanzo a entender: ¿Por qué, en el nombre de los testículos del Minotauro, no tenemos plumas de insulina media unidad para niños o plumas recargables para quien prefiera ese sistema? (actualmente las plumas de media unidad están disponibles bajo “prescripción” del médico y posterior autorización, pero no de manera general como el resto de plumas).
  • Insulina inhalada. Este año deberíamos ver por fin la insulina inhalada de Mannkind denominada Afrezza. A priori sabemos que no es ningún sustituto para la insulina inyectada en pacientes tipo 1, pero sí podría ser una gran ayuda para los tipo 2 o para personas con escasas necesidades de esta hormona. Esperemos que no tenga los problemas que mataron a Exubera en su día.
  • Dexcom. Uno de los medidores continuos más exitosos y que más ha evolucionado desde su creación. Eso ha hecho que sea no sólo el preferido de los usuarios, sino también el que más esperanzas ofrece a día de hoy, a pesar de que sus precios son desorbitados en cuanto a su mantenimiento (como también sucede con el CGM de Medtronic). Desde DiabetesMine afirman que este 2015 Dexcom presentará su siguiente evolución, que sustituirá al actual G4 Platinum. Según parece, el nuevo Dexcom prescindirá del receptor (¡¡por fin!!) y se comunicará directamente con el smartphone, lo cual implica directamente algo muy demandado por todos nosotros: la telemonitorización. Además, recientemente Dexcom presentó un nuevo firmware para su G4 que mejora la exactitud de su medición continua hasta convertirse en la mejor del mercado por encima de sus competidores Medtronic y Abbott.
  • Lo que no hay aquí: por supuesto, también hay previsiones de cambio en diversos dispositivos que no tenemos disponibles en España, como las bombas Omnipod y Tandem. En cuanto a Omnipod, una idea (la de la bomba de insulina recargable sin cables) muy interesante y que no entiendo porqué aquí no la tenemos disponible. La bomba es un aparato necesario en algunos tipos de pacientes, pero rechazada algunas veces por el enorme engorro e incomodidad que supone el cableado y la infraestructura que plantea. Un único aparato pegado a la piel sería una solución muy bien aceptada por muchas personas, y permitiría mejorar su diabetes igual de bien que lo puede hacer una bomba cableada como las que tenemos disponibles en España.
  • Deseos. Como ayer mismo fueron los Reyes Magos, me he permitido incluir un punto llamado “Deseos”, y podrían ser, por ejemplo, que se popularice la práctica función del calculador de bolo en los medidores de glucosa (podrían copiar al del Accu-Chek Aviva Expert de Roche, para mi el mejor de todos). Sería interesante por ejemplo que el interesante y práctico iBGSTAR de Sanofi incorporara esa funcionalidad en su software (sólo se trata de programar una nueva app para el smartphone), o que Bayer o Lifescan lo incorporaran en uno de sus medidores más pensados para el público juvenil. También me gustaría que se renovara por fin la gama Accu-Chek, que actualmente pasa por ser a mi juicio la más antigua a nivel de hardware. Lo mismo que Menarini, que sigue adoleciendo de una lejanía en cuanto a lo que necesitamos o queremos los pacientes (sobre todo tipo 1) con medidores que pecan de anticuados a nivel de diseño y prestaciones. De Abbott me gustaría que nos den una explicación a la aparente “locura” que presentan algunos sensores y que sepamos pronto qué siguiente evolución nos presentan del desarrollo FreeStyle Libre (porque me da que lo que vemos ahora es una versión 1.0 de lo que puede hacer).

Normalmente, la gran parte de las noticias relacionadas con tecnología de diabetes las tenemos que leer en EEUU. Aunque no siempre sale todo allí primero. Por ejemplo, aquí tenemos el FreeStyle Libre, mientras que allí aún siguen esperándolo. Pero lo importante es que finalmente los lanzamientos se produzcan sea donde sea, ya que suele haber un período relativamente corto entre el lanzamiento a uno y otro lado del charco… a no ser que las dos agencias regulatorias (la norteamericana y la europea) no opinen lo mismo, cosa que a veces pasa.

Creo que desde hace no mucho tiempo hemos asistido a un pequeño empujoncito en tecnología para la diabetes, y a lo largo de este 2015 podremos asistir a alguna novedad de envergadura. Personalmente, me gustaría que terminara de explotar definitivamente la tecnología de medición continua y pueda implantarse de manera medianamente masiva entre las personas con diabetes, por las enormes ventajas que proporciona a los tipo 1. Dexcom ha contribuido mucho a este empujón, y recientemente Abbott con su Libre. Pero esto no ha hecho más que empezar…

Déjame un comentario: ¿Cuáles serían las novedades en diabetes que te gustaría tener este año? (Y sé realista, no pidas imposibles…)

Fuente: DiabetesMine