Presión popular para conseguir la CGM en EEUU

Estados Unidos es un país singular: adelantadísimo en muchas cosas (no en vano es la primera potencia mundial) y anacrónico, conservador, antiguo, inexplicable y absurdo en muchas otras. Pero si nos centramos en nuestro “asunto”; la diabetes, nos aventajan en mucho. Sus enormes y potentes organizaciones asociativas, su vanguardia en la tecnología para diabetes, su más flexible tejido del mundo de la diabetes en el que pueden colaborar mano a mano todos los agentes sin restricciones ni muros de separación… y aunque tienen un gran handicap con la inexistencia de una sanidad universal y gratuita como la nuestra, siguen siendo referencia en diabetes en muchos aspectos.

Como todos sabemos, en los últimos años la medición continua de glucosa está adquiriendo enorme protagonismo y demostrando poco a poco con ensayos y datos en la mano, que es una alternativa bastante sólida y fiable de cara a ser el sustituto natural de la medición capilar. Sin embargo, todas las administraciones sanitarias siguen recelosas, básicamente por una cuestión de coste-efectividad. En Estados Unidos la FDA está estudiando (como también se está haciendo en Europa y en España) la posible viabilidad de esta nueva técnica de análisis, y la población con diabetes quiere “aportar” en este proceso con su influencia; demostrando que son muchos y que tienen fuerza y poder.

Fuente DiabetesDaily (enlace externo en inglés).

Estados Unidos es un país singular: adelantadísimo en muchas cosas (no en vano es la primera potencia mundial) y anacrónico, conservador, antiguo, inexplicable y...
" />