Pokemon Go y la diabetes

Todo el mundo habla en este verano del último pelotazo tecnológico; la app Pokemon Go de la multinacional Nintendo, una aplicación para instalarnos en el smartphone y cuyo objetivo consiste simple y llanamente en recorrerse el mundo intentando descubrir a los pequeños Pokemon y capturarlos cuando los veas lanzándoles una bola. La mecánica de Pokemon Go es sencilla hasta el extremo, y sin embargo ha conseguido crear una expectación insusitada. Del mismo modo, ese uso intenso del juego (que te obliga a estar mirando la pantalla constantemente y tenerla todo el tiempo en primer plano y en ejecución en el teléfono) también ha provocado ya los primeros disgustos: accidentes… desgracias personales… imprudencias temerarias… delitos sólo para conseguir un Pokemon… la lista es larga y demuestra que una vez más, el género humano es tremendamente imprevisible… y a veces demasiado absurdo. Sea como fuere, si hay algo bueno en esta simple app es que te obliga a andar para capturar bichos y para conseguir premios. Y esto último es algo que ya están empezando a estudiar. Por ejemplo en la Universidad de Leicester en Inglaterra, donde un estudio (enlace externo en inglés) afirma que aplicaciones como Pokemon GO pueden ayudar a reducir el nivel de obesidad y la expansión de la diabetes tipo 2.

Fuente: Diabetes Daily (enlace externo en inglés)

" />