Nuevos trabajos para leer la glucosa en lágrima y sudor

La medición de la glucosa en líquido intersticial está alcanzando ya unos niveles de exactitud y seguridad importantes, que poco tienen que ver con sus inicios hace varios lustros. Pero el sistema es invasivo y los investigadores siguen buscando una manera aún menos invasiva de conseguir lecturas de la glucosa corporal. Fluidos como la lágrima, el sudor, la saliva… son objetivo prioritario para los investigadores, que intentan conseguir no tanto un dispositivo que funcione, sino sobre todo un dispositivo fiable, ya que debe ofrecer lecturas lo más exactas posibles, pues de ellas depende el tratamiento de una persona con diabetes (especialmente la tipo 1).

Glucosa en la lágrima

Una de las formas más investigadas para medir la glucemia es la lágrima. Investigadores del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan y la Universidad Sungkyunkwan (ambas en Corea del Sur) han desarrollado una lente de contacto que detectan los niveles de glucosa en el líquido lagrimal. La novedad es que las lecturas se obtienen mediante una micro pantalla LED incorporada en la propia lente de contacto, que informa al paciente mediante un código de color de si su glucosa está o no en rango. La energía necesaria para que este microcircuito pueda operar se recibe por radiofrecuencia, y la lectura de glucosa en lágrima se realiza mediante el proceso de la enzima glucosa oxidasa, conocido por ser el que se lleva utilizando desde hace muchos años tanto para medición capilar como para la mayoría de los sistemas de medición continua e intersticial del mercado.

Los autores de este sistema se muestran optimistas por considerarlo un sistema “relativamente barato” y creen que podría comercializarse en unos cinco años, aunque una de sus grandes limitaciones es que actualmente el sistema no proporciona una lectura cuantitativa de glucemia, sino unos códigos de color por rangos. Asimismo, los investigadores afirman que las lágrimas contienen muchos otros marcadores de enfermedades, que también podrían ser monitoreados en tiempo real.

Glucosa en el sudor

Mientras tanto, investigadores de la Universidad del Sur de California, la Universidad de California, Los Ángeles, el Centro de Excelencia para Nanotecnologías, la Universidad de Jeddah y la Universidad Rey Abdulaziz en Arabia Saudí han desarrollado otro sensor que permite detectar los niveles de glucosa del sudor. Modificando ciertos compuestos químicos utilizados hasta ahora en la infructuosa lectura de la glucosa en sudor, este equipo de investigadores ha conseguido un sensor más sensible -según afirman- que funciona eficazmente salvando el que es quizá en mayor inconveniente en este tipo de lectura por sudor: los escasos niveles de glucosa, que son mucho más bajos que los intersticiales o capilares.

Más información: Materials Today (enlace externo en inglés)