Noviosense, medición continua de glucosa en el ojo

Seguro que todos conocéis las lentillas que la todopoderosa Google está desarrollando para medir la glucosa existente en la lágrima que baña continuamente el ojo. Esa es una vía que está siendo explorada por más empresas, como la holandesa NovioSense, que está ultimando el desarrollo de un sistema de medición continua de la glucosa presente en nuestra lágrima, pero no mediante una lentilla, sino con un sensor con la forma de una especie de muelle flexible, con casi 2 cm. de longitud y 1,5 mm. de diámetro. Ese minimuelle contiene todo el sistema, y su forma de muelle se curva para adaptarse a la forma del ojo (se colocaría bajo el párpado, no va implantado).

El sistema de medición de glucosa NovioSense mide la glucosa en la lágrima con un micromuelle depositado bajo el párpado
Este es el dispositivo: un micro-muelle que contiene tanto el sistema reactivo de medición como el de emisión radioeléctrica de la señal

Uf, qué impresión ¿un muelle en el ojo para medir la glucosa?

Pues sí. Yo también me sorprendí al leer sobre este dispositivo, pero es ciertamente como parece: el micro-tubo que contiene todo el sistema (de medición y envío de la señal) va alojado en ese pequeño muelle bajo el párpado. Aunque eso no suena nada bien a priori, el muelle va protegido con una capa suave que hidrata a modo de colchón. Y por encima del muelle, un revestimiento blando de gel que se hincha, absorbiendo las lágrimas para analizar su glucosa. La empresa denomina este sistema “micro-invasivo”, ya que no hay implantación subcutánea como en el resto de medidores continuos actuales, y tan sólo va alojado en una zona del cuerpo, bajo el párpado inferior. ¿Y por qué el inferior? porque la concentración de glucosa de las lágrimas puede variar en determinadas circunstancias, como por ejemplo, si lloramos. Por ello, NovioSense coloca el sensor bajo el párpado inferior, donde va más protegido de las “lágrimas alteradas” y donde mide con más eficacia la que llaman “lágrima de base”.

Inicialmente, este sensor duraría aproximadamente tres días, con lo que sería necesarios dos “muelles” para estar monitorizado toda la semana completa, aunque afirman que posteriormente, esperan poder alargar la vida de esos sensores más allá de esos 3 días. Según afirman en la escasa documentación disponible, el dispositivo “…permite la medición inalámbrica de los niveles de biomarcadores que utilizan un sistema de enzimas redox electro activa combinada con las comunicaciones de campo cercano que se encuentran en muchos de los teléfonos inteligentes” (CEO Dr. Christopher Wilson). Eso quiere decir que el modo inalámbrico sería el NFC. Por tanto, la lectura de los datos sería con cualquier smartphone dotado de ese sistema inalámbrico de proximidad. En NovioSense hablan incluso de que puede formar parte de un sistema de bomba de insulina de asa cerrada.

La pregunta de siempre: ¿Para cuándo el NovioSense?

El NovioSense a tamaño real
Aquí puede verse el tamaño real del muelle que compone el sistema NovioSense

En la holandesa NovioSense parecen más serios y realistas que en otras empresas con desarrollos de medición de glucosa, y hablan de que puede estar comercializado para 2018, dentro de 4 años. A primeros de noviembre de este año 2014, NovioSense BV ha registrado ya la patente de este sistema de medición continua de glucosa en el líquido lagrimal y están comenzando ya las pruebas clínicas de desarrollo. En la empresa afirman que en breve podrán comenzar a reclutar voluntarios para los ensayos clínicos.

Fuentes: Aquí está la nota de prensa de la empresa holandesa en la que informa de la nueva patente registrada de su sistema de medición de glucosa NovioSense y esta es la web de NovioSense donde puedes informarte del proyecto.

Imagen: NovioSense

" />