El lenguaje y la diabetes

Siempre he tenido claro que hay aspectos personales que influyen en la posterior implicación del paciente para con la diabetes. Especialmente en la tipo 2, en la que a veces, una simple frase desacertada (“tiene el azúcar un poco alto”) puede hacer muchísimo daño en la posterior adherencia (nula) de esa persona con su enfermedad que oficialmente ni siquiera le ha sido diagnosticada. Por eso el lenguaje que utilice el médico en consulta es clave. Y hay ya trabajos al respecto que dotan a este tema de la importancia que requiere. Uno de ellos es el publicado por la American Association of Diabetes Educators (AADE) sobre la influencia del lenguaje en el manejo de la DM y en la educación diabetológica. Y lo recoge el siempre recomendable blog de RedGDPS (enlace externo).