[ACTUALIZADO] La nueva Medtronic Minimed 640G

La bomba de insulina más inteligente

[ACTUALIZACIÓN: 27 DE MAYO DE 2015]

Reconozco que en los últimos tiempos, asistimos a un “empujón” en lo relativo a la tecnología aplicada a la diabetes. Yo lo noto. Tú lo notas. Todos lo notamos. Tengo a muchas personas haciéndome preguntas diariamente en el blog o por Facebook sobre novedades, o pidiéndome consejo sobre la compra de este u otro aparato de diagnóstico de diabetes. Es cierto que vivimos en la actualidad lo que parece un pequeño salto evolutivo en la tecnología aplicada a la diabetes. Y eso es objetivamente bueno. Porque la evolución de unos impulsa el crecimiento de los otros, de lo cual nos beneficiamos todos los pacientes. Quizá no todo lo que se presenta sea adecuado para todo el mundo. Quizá no todo sea tan maravilloso como parece. Quizá no siempre todo es tan bonito como lo pintan. Pero en cualquier caso, supone un avance con respecto a lo que teníamos hasta ahora como arsenal tecnológico y eso es per se, un impulso que agradecemos. Como por ejemplo el nuevo sistema Medtronic Minimed 640G. Un aparato que se presentó a nivel mundial en Australia recientemente, pero de la que muchos ya llevábamos algún tiempo siguiendo sus andanzas y de la que en su día ya publicamos una entrada en este blog titulada “La nueva bomba de insulina 640G y lo que viene después”. En las últimas fechas este nuevo dispositivo se ha hecho aún más conocido, tras haber sido ya presentado oficialmente en el recientemente celebrado Congreso de la Sociedad Española de Diabetes en Valencia, e incluso algunos servicios de endocrinología de nuestro país ya han colocado o están colocando a algunos pacientes esta nueva bomba de insulina de Medtronic. ¿Es realmente significativa la mejora en este nuevo modelo? ¿Está justificado el revuelo? Aunque a lo largo de los próximos días recabaré más información sobre esta nueva bomba de insulina, he preferido publicar ya esta entrada con toda la información de que dispongo para que conozcas cuanto antes este nuevo aparato. Por tanto, la entrada se irá actualizando según disponga de más datos. Así que veamos el aparato en detalle…

Imagen del conjunto del sistema integrado 640G.

En la imagen, el conjunto del sistema integrado 640G (Imagen: Medtronic España).

¿Qué es una bomba de insulina?

Aunque a veces tiendo a pensar que todo el mundo conoce todos los materiales de diagnóstico y gestión de la diabetes, debo recordar que la realidad no es como yo quisiera, así que primero comenzaré por explicar brevemente qué son estos aparatos. Un sistema de Infusión Subcutánea Continua de Insulina (ISCI en su terminología más técnica, y más popularmente conocido como bomba de infusión continua de insulina) es un dispositivo del tamaño aproximado de un paquete de tabaco, que suministra de manera continua la necesaria insulina al paciente con diabetes. Para ello, dispone en su interior de un depósito recargable que contiene la insulina (llamado reservorio), la cual es suministrada al cuerpo a través de un fino y largo tubo de plástico (catéter) que se inserta finalmente en el abdomen a través de la cánula, que termina en una pequeña aguja que queda permanentemente fijada al cuerpo con un sistema de aplicación que normalmente se cambia cada varios días.

La bomba de insulina suministra constantemente la hormona al cuerpo intentando simular en la medida de lo posible el comportamiento fisiológico del páncreas humano, y para ello libera insulina de manera continua en un modo basal, pero también en bolos puntuales de alta demanda insulínica (que se corresponden con las ingestas de alimentos). Todo el comportamiento de la bomba en su modo basal es automático, y ha sido previamente programado por el equipo médico en franjas horarias tras haber determinado el perfil personalizado con los requerimientos insulínicos de esa persona. Sin embargo, los bolos de insulina son gestionados por el paciente, el cual debe estar totalmente familiarizado con el sistema de conteo de raciones de HC para poder establecer las dosis de bolos necesarias para gestionar las ingestas de su día a día.

La medición continua de glucosa, un plus para las bombas de insulina

Gráfica de funcionamiento de un sistema integrado bomba de insulina-sensor de medición continua de glucosa

Así funciona una bomba de insulina integrada con un sistema de medición continua de glucosa como el que tiene la MiniMed 640G

Desde hace ya algunos años, la medición continua de glucosa se ha ido integrando con las bombas de infusión continua de insulina, de tal modo que en un mismo aparato podemos gestionar no sólo nuestras pautas de insulina, sino también monitorizar nuestra glucemia a tiempo real y disponer de una información vital de cara a la gestión de la bomba de insulina y en definitiva, de nuestra diabetes. Un sistema de medición continua de glucosa consiste en un pequeño sensor insertado bajo la piel que mide de forma continua los niveles de glucosa intersticial. Y un transmisor conectado al sensor envía las mediciones de glucosa a un receptor, a una bomba de insulina o a un smartphone.

Por todo ello, la integración de una bomba de insulina con un medidor continuo de glucosa -como ofrece la nueva MiniMed 640G- parece una opción especialmente interesante que permite un control y una intervención exhaustivos. Asimismo, empiezan a disponerse de datos de ensayos sobre los beneficios de esta integración bomba-sensor en lo relativo a un mejor control de la glucosa[1], lo cual es paso previo y necesario para poder acceder a estos sistemas de manera gratuita dentro del catálogo de prestaciones de nuestro Sistema Nacional de Salud. Por tanto, es acertado la denominación de Medtronic “Sistema integrado MiniMed 640G”, porque ciertamente no es tan sólo una bomba de insulina, sino un sistema dual de bomba-medidor continuo, ambos trabajando conjuntamente y sincronizados, aunque en la práctica se pueda utilizar la 640G sólo como bomba sin la parte de medición continua.

[1] Bergenstal RM, Tamborlane WV, Ahmann A, et al. Effectiveness of sensor-augmented insulin-pump therapy in type 1 diabetes. N Engl J Med. 2010;363:311–320.

Smartguard; la gran ventaja de la nueva 640G

El sistema MiniMed 640G digamos que es el sistema integral más “listo” a día de hoy dentro de la oferta de bombas de infusión continua de insulina, y el único que toma decisiones de manera autónoma. Y es un “sistema” porque para que ofrezca todas sus funcionalidades, debemos contar tanto con la bomba como con el sensor de medición continua de glucosa. Sin este último, la MiniMed 640G no puede ofrecer su prestación estrella: el SmartGuard. Esta capacidad de decisión del SmartGuard es evidentemente un salto cualitativo con respecto a todo lo conocido hasta ahora, y consiste en que la bomba de insulina[2] suspende[3] automáticamente el suministro de insulina cuando el sensor detecta que los niveles de glucosa se acercan a su límite mínimo. Esto último ya lo tenía su modelo anterior, pero a diferencia de este, la 640G es capaz de reanudar por sí misma [4] la infusión una vez recuperado el nivel de glucosa adecuado. Esto es evidentemente, un salto importante que puede beneficiar a muchas personas, entre las que destacaríamos a pacientes con hipoglucemias inadvertidas, hipoglucemias de repetición, diabetes inestable, niños/as… y por supuesto, la enorme tranquilidad que proporciona durante la noche, sabiendo que estás vigilado por tu propia bomba de insulina. Evidentemente, el sistema SmartGuard (que así se llama este modo automático) supone un importante salto con respecto a lo que teníamos hasta ahora.

SmartGuard de la bomba de insulina MiniMed 640G

La zona naranja de la curva de glucemia muestra el tiempo que ha estado funcionando el SmartGuard, interrumpiendo y reanudando la infusión de insulina

Además, la Minimed 640G nos ofrece la posibilidad de definir varios límites de activación por hipoglucemia a lo largo del día para aumentar la protección SmartGuard cuando más lo necesite cada persona. Recuerdo una vez más que para que funcione la función SmartGuard en la MiniMed 640G se debe disponer del sistema de medición continua de glucosa de Medtronic Guardian Link con sensor Enlite[5]. Los pacientes a los que se les suministre la 640G por nuestro Sistema Nacional de Salud SNS en España sólo dispondrán de sus capacidades como bomba de insulina estándar, sin la prestación SmartGuard, a no ser que el equipo médico considere necesario incorporar la medición continua a ese paciente, lo cual actualmente ocurre en casos muy concretos y reducidos. Por tanto, para acceder a esas funciones de la nueva bomba, deberías costearte tú mismo la parte de medición continua de glucosa.

Funcionamiento del sistema SmartGuard en la Mimimed 640G

En la gráfica se puede ver el resultado de aplicar SmartGuard en una situación de hipoglucemia (Imagen: Medtronic).

[2] Siempre que funcione simultáneamente con su sensor continuo Guardian Link con Enlite[2], que actualmente NO ENTRA por nuestro SNS.
[3] La función de suspensión dinámica está basada en determinados criterios: la glucosa del sensor debe estar a 70,3 mg/dl. del límite inferior, la predicción debe indicar 20 mg/dl. por encima del límite inferior en un plazo de 30 minutos y la bomba no debe estar en el periodo refractario (Medtronic). Bergenstal RM, Klonoff DC, Garg SK, et al. Threshold-Based Insulin Pump Suspension for Reduction of Hypoglycemia. N Engl J Med. June 2013
[4] La función de reanudación dinámica está basada en determinados criterios prefijados: la glucosa del sensor debe estar 20 mg/dl. por encima del límite inferior prefijado, la predicción debe indicar 39,6 mg/dl. por encima en un plazo de 30 minutos y la bomba debe llevar suspendida al menos 30 minutos (Medtronic). Bergenstal RM, Tamborlane WV, Ahmann A, et al. Effectiveness of sensor-augmented insulin-pump therapy in type 1 diabetes. N Engl J Med. 2010;363:311–320.
[5] U.S. Enlite Clinical Study Customer Satisfaction Survey. Data on file, Medtronic MiniMed, Inc., Northridge, CA . MiniMed 640G with Enlite has a MARD of 13.6% [MiniMed 640G User Guide] when calibrated 3-4 times daily.

Más mejoras más allá de SmartGuard

Tras muchos años con el mismo hardware antiguo y desfasado, Medtronic pega por fin un necesario lavado de cara a sus bombas, con un nuevo diseño más actual. Una pantalla en alta resolución, por fin a todo color, con iluminación ajustable. Una interfaz más fácil de utilizar, haciéndola -aseguran en Medtronic, yo no lo he probado- más intuitiva y sencilla de utilizar. Y algo que nos ha llamado a todos la atención: es sumergible. Hasta ahora sólo conocía la Animas Vibe con capacidad de sumergibilidad, y la MiniMed 640G aseguran que lo es hasta los 3,6 m. de profundidad y 24 horas. Una prestación que puede parecer absurda para muchos, pero la bomba de insulina la llevan muchas personas con necesidades específicas muy distintas, y esto puede ser una gran ventaja para muchos, y lo que les haga dar el paso a un dispositivo de este tipo. Pero aunque la 640G sea sumergible, hay que recordar que si llevas el sistema 640G completo también debes tener en cuenta las limitaciones acuáticas del medidor continuo, y el transmisor Guardian 2 Link resiste 2,4 m. y 30 minutos de inmersión. Creo que hacer una bomba de insulina sumergible es una mejora importante, aunque tengo mis dudas sobre la discutible comodidad de una bomba de insulina (o más bien de sus cables) en medio de una piscina o bañándose en la playa.

Otras prestaciones interesantes de la nueva MiniMed 640G:

  • Utiliza como complemento el medidor de tiras reactivas Contour Next/Plus Link 2.4 de Bayer para las calibraciones de glucosa en sangre y funciones de bolus remoto (sólo bolus manuales, no el Bolus Wizard).
  • En la medición continua de glucosa, la nueva programación embedida en el transmisor ha minimizado -según Medtronic- el retardo de la glucosa intersticial con respecto a la glucemia capilar.
  • A diferencia de otros sistemas de medición continua de glucosa, el transmisor Guardian2 Link almacena en su interior las glucemias de hasta las 10 horas previas, lo cual permite pasar varias horas sin que dichos datos se transfieran al receptor, siendo volcados cuando se reanuda la comunicación entre ambos (aunque siendo la 640G una bomba de insulina, prácticamente siempre está conectada al cuerpo y comunicada con el sensor de medición continua de glucosa).
  • Pantalla mucho más amplia que los modelos anteriores y dotada de sensor de luz que se ajusta a la iluminación ambiente como en los smartphones.
  • Por supuesto, tiene alertas y alarmas personalizables para ajustarse a las necesidades de cada persona. Su sistema de avisos va desde la vibración hasta una alerta sonora con el doble de potencia máxima que la ofrecida por bombas anteriores de Medtronic.
  • El sistema te avisa de cuánta batería te queda.
  • Siempre ves en pantalla la cantidad de insulina activa* en tu cuerpo y lo tiene en cuenta si debe calcular un nuevo bolo (* Es una estimación, y como tal, puede no ser real, ya que es algo muy personal y difícil de calcular de manera genérica).
  • Una barra de progreso muestra la cantidad de bolus que se está administrando, pudiendo detenerse en cualquier momento.
Vista del interface de la Medtronic 640G

La gran cantidad de información es visualmente muy clara y completa.

Interface de la Medtronic 640G

Me gustó mucho su interface al tenerla en las manos: es simple y actual y te haces a él en pocos minutos.

En definitiva, nada que ver con lo anterior de la marca. Ya exteriormente, el hardware es moderno en su aspecto y mucho más agraciado a la vista. La pantalla es grande (los modelos anteriores en pantalla monocromo y con esa resolución eran como para llorar), la información se ve bien, los menús son sencillos e intuitivos (aunque mejorar lo anterior en este aspecto también era sencillo) y el conjunto se adapta a los tiempos, algo que ya resultaba hasta curioso, porque seguían saliendo modelos de bombas de Medtronic con el mismo hardware exterior y las mismas carencias. Cada modelo que salía era visualmente más anacrónico que el anterior… hasta que por fin ha llegado la 640G que rompe con lo anterior y corrige los grandes problemas de modelos anteriores derivados de su obsoleto aspecto exterior.

Tarifa plana y permanencia, como en telefonía

Probablemente sabedores de que hemos entrado en una etapa de cambios y en la que estamos viviendo un empujón en lo relativo a la tecnología para diabetes, Medtronic ha creado una política de precios que rompe con lo conocido hasta la fecha. Objetivo: introducir a los pacientes la 640G “completa” y no tan sólo la parte de bomba de insulina, que es lo que financia nuestro SNS. Por tanto, ofrece a los pacientes la parte de medición continua de glucosa con una “tarifa plana” mensual de 200€ (IVA NO incluido), que incluye tanto los sensores como el transmisor. Serían 10 cajas de 5 sensores las que se irían enviando al comprador cada 2 meses. En línea con las ofertas de empresas de telefonía, la tarifa plana de Medtronic para su 640G exige un año de permanencia, aunque se dan dos meses de prueba por si el cliente no está satisfecho con el sistema.

200€ (+IVA) al mes por la medición continua es un gran descuento con respecto a los precios de Medtronic en productos anteriores, y se agradece este esfuerzo de una compañía que ya acapara la mayor cuota de mercado en España en este sector, aunque es una cantidad nada despreciable a la que muchos no podremos acceder. Esta nueva política al estilo de las compañías de productos de gran consumo: ¿supondrá el comienzo de un período en el que todos los participantes (actualmente Dexcom, Animas, Abbott y Roche) luchen y se esfuercen con los pacientes por ser los elegidos? ¿Se beneficiará el paciente de esta lucha? En el mercado de consumo tradicional, esto siempre es un “sí” y el consumidor sale ganando, pero este es un sector muy especial y sujeto a otras reglas de juego.

Así, todos los pacientes que se acojan a esta oferta de tarifa plana podrán disfrutar de la 640G al completo. Y para los que ya tengan un modelo antiguo de Medtronic y aún no ha terminado su ciclo de vida, podrán igualmente acogerse a la oferta solicitando a su endocrino el cambio. Se les sustituirá su bomba actual por la nueva 640G, pero tendrán que acogerse al plan de un año que incluye la medición continua.

Si quieres más información, puedes acceder a la web de Medtronic o llamar al teléfono gratuito 900 120 330. Y para conocer de primera mano la experiencia de uso, Medtronic ha puesto en marcha “64 días con la 640G”. Durante ese tiempo Aurora, una chica de la Asociación de Diabéticos de Madrid, llevará una 640G e irá contando en su blog Diabetes con historia su experiencia con esta nueva bomba de insulina.

Los planes futuros

Como decía al principio, la evolución de estos nuevos dispositivos es evidente y de hecho, ya hay una agenda futura con respecto a las posibles mejoras a incorporar a la nueva bomba 640G. Hace algunas semanas hablaba en este mismo blog sobre la evolución prevista para la MiniMed 640G. La siguiente mejora será una nueva evolución de su sensor de medición de glucosa; el Enlite 3. Y posteriormente, en 2017, un SmartGuard ampliado no sólo a la gestión de las hipoglucemias, sino también las hiperglucemias, todo de manera autónoma sin intervención del usuario; lo que Medtronic denomina “sistema híbrido de asa cerrada”. Y posteriormente a eso, la intención sería aplicar un software totalmente inteligente ligado al concepto de “asa cerrada”; Glucositter, que ha sido recientemente probado por Medtronic para su posible implantación en futuras bombas de insulina totalmente automatizadas.

OPINIÓN DEL JEDI AZUCARADO
Objetivamente, la nueva bomba de infusión continua de insulina MiniMed 640G es un avance significativo con respecto a lo que ya nos ofrece el mercado a día de hoy. Su tecnología SmartGuard es una automatización que permite sobre el papel liberar de gran carga de ansiedad uno de los momentos más comprometidos y delicados del día a día de una persona con diabetes: las hipoglucemias. Eso, su nuevo interface, presentación y su sistema integrado con medición continua de glucosa la van a convertir en una opción deseada por más de uno. Incluso por parte de personas que no conocen bien las bombas de insulina ni saben lo que implica tener una de ellas. La parte “mala” es que aunque consigas que tu equipo médico te ponga una 640G, para beneficiarte de SmartGuard debes disponer del sistema de medición continua de glucosa Guardian Link con sensor Enlite. Y eso a día de hoy no entra por nuestro SNS. Es por tanto una sensación de miel en los labios la que se le quedará a más de uno con su flamante Minimed 640G sin SmartGuard, a no ser que se costee los 200€ al mes que cuesta la novedosa tarifa plana ofrecida por Medtronic. Interesante oferta sin duda, pero por desgracia, fuera del alcance de muchos que la deseen. De momento, la 640G es el sistema más completo del mercado y a falta de que sus usuarios empiecen a reportarnos opiniones, sobre el papel es sin duda la más completa y avanzada. Pero mi único miedo es: ¿es confiable dejar la gestión de las hipoglucemias a las mediciones de glucosa de un sensor intersticial cuando todos afirman que siempre ante decisiones terapéuticas hay que medirse la glucemia en sangre? ¿Detener la infusión de insulina es una decisión terapéutica? En mi opinión, sí. Porque tiene consecuencias inmediatas del mismo modo que las tiene ponérsela.  

¿Qué opinas de la nueva MiniMed 640G? ¿Quizá la disfrutas ya? ¿Cuál es tu experiencia de uso? Cuéntanoslo en los comentarios.