La temida hipoglucemia asintomática

hipoglucemia asintomatica.Si hay algo a lo que cualquier persona con diabetes teme es, sin duda, a la hipoglucemia. A pesar de ser un episodio breve y fugaz; algo que prácticamente siempre se remonta con relativa facilidad, todos la temen. Y paradójicamente, por mucho que se la tema, no se puede evitar. Todos, tanto personas bien controladas como los mal controlados, la sufren en mayor o menor medida. Y también en mayor o menor intensidad. Casi la totalidad de las hipoglucemias son superadas en pocos minutos con la adecuada pauta, que consiste en administrar hidratos de carbono de absorción rápida (glucosa) y pasados unos minutos, otros hidratos de carbono de absorción lenta para mantener la glucemia hasta la siguiente comida y evitar que caiga de nuevo.

Pero al margen de su periodicidad, de su intensidad, de su imprevisibilidad, de su insistente inconveniencia e inoportunidad, hay un tipo de hipoglucemia que sobresale sobre todas las demás y que por suerte, no es nada habitual, pues sin duda es la más peligrosa de todas: la hipoglucemia asintomática. Sin sensaciones de ningún tipo; ni adrenérgicas (de aviso: sudor, temblor, hambre…) ni neuroglucopénicas (de falta de combustible en el cerebro: mareo, confusión, debilidad…). Algunas personas, por distintas razones, sufren este tipo de episodios y por supuesto, son candidatos de acceso directo a la bomba de insulina, ya que esta reduce significativamente la frecuencia de las hipoglucemias, especialmente si se combina con un medidor continuo de glucosa, el cual permite la suspensión de la infusión de insulina y la evitación o superación de cualquier episodio.

¿Motivos? Se preguntará ahora mismo el lector del artículo, entre curioso y preocupado. Siempre la hipoglucemia tiene una explicación, aunque a veces su motivo sea difícil de conocer por nosotros porque no tenemos las herramientas necesarias para saberlo. Y por muy asintomática que sea, seguirá habiendo una posible explicación. Normalmente la hipoglucemia se debe a una combinación factores, entre los que se encuentran el exceso de insulina en sangre, estrés, interacciones químicas de ciertas sustancias con la insulina, cambios no previstos en una comida, un error de bulto en el cálculo…

El mayor problema de una hipoglucemia asintomática es que el tiempo de reacción es menor y la detección se produce en glucemias significativamente bajas o incluso, cuando la persona pierde el conocimiento repentinamente por falta de glucosa en su cerebro. Y si en una persona diabética con muchas hipoglucemias “normales” se corre el peligro de que pierda los síntomas con el paso del tiempo, aún es más peligroso en una persona con hipos asintomáticas, ya que esa pérdida de síntomas le resta aún más capacidad de reacción. Porque la hipoglucemia tiende a crear un círculo vicioso. La exposición repetida a la hipoglucemia hace que el cerebro sea menos sensible a la detección con el paso del tiempo. A mayor número de hipoglucemias (sintomáticas o asintomáticas), el cerebro será menos capaz de detectarlas con el tiempo.

Es por tanto fundamental que una persona con hipoglucemias asintomáticas aprenda a reconocer el más mínimo de los síntomas o incluso indicios. Y para ello, la educación diabetológica en su centro de salud o en su asociación es clave. Y por fortuna, disponemos de soluciones eficaces a día de hoy para controlar este problema. Y la más importante es la medición continua de glucosa (MCG, o CGM en su acrónimo inglés). En un estudio de 2011 realizado por la potente JDRF (Fundación de Investigación de Diabetes Juvenil), los pacientes que usaron medidores continuos redujeron su media de hipoglucemias de 21,8 a 7,1 por año. Y como comentaba más arriba, también las bombas de insulina permiten reducir las hipoglucemias al suspender la infusión de insulina durante esos episodios. Quienes usan esas bombas “inteligentes” -afirma la JDRF- tienen 4 veces menos hipoglucemias que las personas con bombas de insulina estándar, según se extrae de un reciente estudio realizado por investigadores australianos. Incluso -continúa afirmando JDRF- los usuarios de bombas de insulina estándar tienen menos hipoglucemias (6 veces menos) que quienes utilizan insulina inyectable tradicional.

Si tienes episodios asintomáticos, no des oportunidades a la hipoglucemia.

Óscar López de Briñas Ortega
@oscarbrinas

" />