GoCARB, la app mágica que reconoce lo que comes

Jorge tiene prisa hoy. Una reunión no prevista tras la comida le deja el tiempo justo para ir a comer al restaurante que hay frente a su oficina. Con rapidez, cruza la calle y en segundos ya está sentado en una de las pocas mesas libres que hoy tiene el comedor. El camarero le toma nota y en pocos minutos tiene en su mesa el plato con la comida. Jorge despliega su servilleta, la coloca sobre sus piernas y saca el smartphone del bolsillo para sacar una foto al plato. Una app de su móvil escanea la comida y en pantalla le aparecen los siguientes datos: 150 g. de carne, 75 g. de patatas y 25 g. de lechuga. Contenido total de hidratos de carbono: 37 g. Glucemia pre-prandial: 145. Bolus recomendado para la comida más la corrección pre-prandial: 6 unidades.

[ACTUALIZADO OCTUBRE 2015] Esta historia podría parecer de ciencia ficción, pero puede convertirse en realidad en breve. Los estudios demuestran que hasta las personas más entrenadas en diabetes tienen hiperglucemias post-prandiales no previstas, generalmente debidas a errores previos en el cálculo de hidratos de carbono de las comidas. Una de las cosas más difíciles para una persona con diabetes es calcular con exactitud las raciones de carbohidratos, y eso genera a su vez la indeseable hiperglucemia y la variabilidad glucémica. Pero este difícil cálculo puede tener sus días contados. La Universidad de Berna está desarrollando una app para el móvil que mediante una fotografía reconoce los hidratos de carbono de cada plato y calcula la dosis correcta de insulina. Esto permitiría a las personas con diabetes planificar mejor sus comidas y controlar mejor sus glucemias post-prandiales. El aún proyecto -llamado GoCARB- lleva gestándose cuatro años y se realiza en colaboración con Roche Diagnostics con financiación de la Comisión Europea.

GoCARB proceso de cálculoEn otros programas relativamente similares que ayudan a estimar el contenido de carbohidratos de una comida, los alimentos deben ser registrados de forma manual y no calculan la insulina. Pero el proyecto GoCARB va mucho más allá y su procedimiento suena a película: el usuario tan sólo debe colocar un objeto de referencia junto a la comida y registra ambos elementos con la cámara. Los diferentes alimentos son primeramente segmentados, con lo que el sistema reconoce qué comidas contiene (por ejemplo, reconocería en un plato combinado un filete, unas croquetas y unas patatas fritas). Una vez reconocidos, su forma es reconstruida en tres dimensiones para calcular el volumen de alimento existente. Tras calcular el volumen de cada alimento, el programa determina el contenido total de hidratos de carbono del plato con la ayuda de una base de datos. En la fase de pruebas, el sistema ha demostrado una exactitud sorprendente, con una media de error de sólo ± 6-7 g. Finalmente, tras calcular la cantidad de hidratos de carbono, el programa calcula la dosis de insulina siempre personalizada sobre los ajustes de sensibilidad de cada paciente.

El prototipo GoCARB funciona de momento sobre la plataforma Android y está ya en fase de pruebas. Ha sido presentado en distintos congresos (la última en la EASD Diabetes Technology Conference en febrero de 2014) y debería estar operativo y disponible en 2015 según la agenda del proyecto. Para terminar, os dejo con la web donde puedes informarte más sobre este espectacular proyecto GoCARB y un vídeo en el que puedes ver su funcionamiento.

Espectacular, ¿verdad? ¿Qué te parece el proyecto?

[ACTUALIZACIÓN OCTUBRE 2015]

En el congreso EASD 2015 en Estocolmo pude ver una demostración en directo de la app Go-Carb en funcionamiento. Puedes leerlo en esta otra entrada sobre mi paso por EASD.

" />