Estudiando la reacción del cuerpo a los catéteres y sensores

Las personas con diabetes convivimos en muchos casos con materiales semi implantados, como catéteres o sensores de diversos dispositivos. Y un reciente estudio del MIT y el Boston Children´s Hospital impulsado por la JDRF norteamericana ha analizado de qué manera el cuerpo y el sistema inmunitario reacciona a esos materiales biocompatibles (enlace externo en inglés). Este estudio es importante no sólo para analizar y mejorar los actuales sistemas de infusión o de medición de glucosa invasiva, sino para evaluar la posible efectividad de futuros implantes o sistemas de células beta encapsuladas. Anticiparse a una respuesta inmune a estos sistemas es clave para el éxito de todas estas tecnologías.

Actualmente, sistemas como los sensores de medición continua o los catéteres de infusión de insulina deben ser cambiados regularmente para evitar un proceso denominado fibrosis, que va engrosando y cicatrizando la vía abierta al exterior que supone un sensor o un catéter, lo cual puede repercutir en una lectura de glucosa o una infusión de insulina deficientes. Por este mismo fenómeno, sistemas en desarrollo como por ejemplo el de células beta encapsuladas de Viacyte están ya presentando algunos problemas derivados de estos procesos inmunes del cuerpo, que en pocas palabras, se “defiende” de ese acceso abierto permanentemente. Si bien las células beta del dispositivo de ViaCyte aguantan más tiempo, el sistema deja de ser efectivo por los procesos inmunes de defensa del cuerpo ante ese dispositivo invasivo que entra en el cuerpo mediante un catéter. El reto está entonces en entender qué sucede en el cuerpo ante estos nuevos dispositivos que deben estar introducidos permanentemente en el cuerpo y cómo gestionar o modular esa fibrosis que se genera dentro del cuerpo y que puede dificultar un correcto funcionamiento del dispositivo insertado.

Fuente: A Sweet Life (enlace externo en inglés)