Esperando la aprobación del glucagón inhalado

Se ha hablado varias veces en este blog de los trabajos para conseguir otros formatos diferentes al actual glucagón con el fin de que puedan ser administrados de una manera más simple y efectiva. Y quizá la más conocida es la de un aerosol. Algo en lo que la empresa Lilly ha estado trabajando durante tiempo. Actualmente ya tiene listo su spray de glucagón por vía nasal para el tratamiento de emergencia de hipoglucemias severas. De hecho, ya ha sido presentado tanto a la FDA norteamericana como a la EMEA europea, y se espera la respuesta a una posible comercialización ya para el año 2019.

La hormona glucagón se produce -al igual que la insulina- en el páncreas, y es la encargada de provocar un aumento de la glucosa en sangre al permitir al hígado liberar sus reservas de glucógeno. Esta hormona se administra a personas con diabetes en situaciones críticas en las que una ingesta de HC vía oral no es posible. Pero administrar el glucagón a través de un spray nasal es a priori algo que probablemente prefiere cualquier persona que vaya a administrar esta hormona, ya que el actual kit de glucagón precisa de un proceso de reconstitución del compuesto, que se presenta deshidratado, además del hecho de que requiere ser inyectado con una jeringa, algo que para muchas personas es intimidante. Por ello, es evidente que las ventajas de esta alternativa son muchas. Los estudios presentados por Lilly en las reuniones de ADA el pasado año 2017 mostraban la alta facilidad de dispensación, mayor rapidez, menor tasa de errores en comparación al glucagón inyectado y una recuperación del paciente exitosa en un 96% de los casos.

Para saber más: DiaTribe / Clinical Trials (enlaces externos en inglés)