Escasa implantación de bombas de insulina

¿Qué pasa en España con la ISCI?

4%. Esa es la cifra. Indica la tasa de implantación de bombas de infusión continua de insulina en España (ISCI en su acrónimo más técnico: infusión subcutánea continua de insulina). En la cola de Europa. Y dentro de nuestro país, hay comunidades que destacan por arriba como Extremadura, que supera en más del doble la media española, y comunidades que destacan por abajo, como la mía; Euskadi, con un ridículo y absolutamente incomprensible 1,5%. La bomba de insulina es un dispositivo útil, probadamente eficaz y seguro. Pero también tiene otras características: es caro para el sistema sanitario, no es adecuado para todos y exige mucho, tanto del profesional que la coloca como del paciente que la recibe.

No todas las bombas de insulina están disponibles en todos los países
Imagen: Insulet Corporation

Bombas de insulina: los implicados

Cada vez que tengo acceso a algún documento en el que se habla de este tema, me hago las mismas preguntas sin respuesta. No pido ser Noruega, con un inalcanzable 45%, pero ¿por qué España destaca por esta exigua tasa de implantación de bombas de insulina? ¿Cuáles son los motivos? ¿Quién está implicado en esta situación? Evidentemente, las causas hay que buscarlas en todos los agentes implicados, y no podemos dejarnos llevar por la inercia y culpar a nuestro sistema sanitario con excusas presupuestarias y manidos argumentos de crisis. No digo que no los haya, pero hay más variables (el orden que he elegido yo aquí abajo es totalmente aleatorio y no refleja importancia).

1. Endocrino

La bomba de insulina es un dispositivo muy complejo que va mucho más allá de dar al paciente una receta para una simple pluma de insulina acompañada de un sencillo algoritmo de dosis y correcciones. Son aparatos que requieren de una preparación específica del endocrino que las prescribe: debe conocerlas a fondo, debe conocer sus particularidades, debe saber sus posibilidades, debe estar al tanto de sus necesidades y de sus posibles problemas. Y debe saber que colocar una bomba de insulina requiere de un adiestramiento al paciente y una fase de pruebas, ajustes y mediciones para establecer la pauta basal que servirá de base al tratamiento de esa bomba. Puede parecer una bobada, pero no todos los endocrinos lo dominan hasta el punto de verse en condiciones de ponérselas a pacientes. La bomba de insulina a veces asusta al endocrino. Del mismo modo que la insulinización asusta a no pocos profesionales de Atención Primaria con los tipo 2 porque no se ven capaces de gestionarlo. Tenemos un importante colectivo de endocrinos que no está preparado o formado para ello. La inercia terapéutica existe y es un monstruo peligroso, sobre todo para el paciente. No es aceptable. Por otro lado, también es justo reconocer que tenemos un escaso número de endocrinos, probablemente insuficiente para atender a todas las personas con diabetes de nuestro país.

Y por otro lado, hay un colectivo de pacientes que está en su derecho de poder recibirlas si cumplen las condiciones adecuadas para ello. Esto es una importante incongruencia que se puede solventar o minimizar con la formación adecuada. O quizá redirigiendo en cada territorio a otros profesionales preparados los casos en los que una bomba de insulina sea necesaria. Pero mantener a un paciente candidato sin ella porque el médico no la conoce o no se atreve a ponerla es algo simplemente inaceptable.

2. Personal de enfermería

Al margen del eterno problema de su escaso número -como sucede con los endocrinos-, las educadoras en diabetes (lo pongo en femenino porque son abrumadoramente mujeres) son otra pieza clave en la escasa implantación de estos dispositivos. Como se decía antes con los endocrinos, la bomba de insulina requiere de una fase previa de ajustes y obtención y creación de un perfil basal del paciente. Posteriormente, una instrucción del dispositivo y sus posibilidades. Una preparación (o repaso, según el caso) del procedimiento del conteo de raciones de hidratos de carbono (base de la programación de las bombas de insulina). Y un mantenimiento permanente de ese paciente ante todos y cada uno de los problemas que le puedan ir surgiendo con el nuevo sistema. Del mismo modo que no todos los endocrinos están adiestrados o las conocen bien, tampoco todas las educadoras en diabetes están capacitadas para ello. En otras ocasiones, no se dispone de recursos humanos suficientes para cubrir esa necesidad. La atención a pacientes con bombas de insulina suele requerir además, un tiempo de atención sensiblemente mayor que el de un paciente con terapia multidosis. Soluciones como concentrar a los “bomberos” un día a la semana es una de las distintas posibilidades que se llevan a cabo a veces para intentar mantener la calidad del servicio. Falta de preparación y personal escaso. Aquí pueden ser dos los problemas.

3. Gestores sanitarios

Es evidente que vivimos en una etapa de austeridad. El cinturón lo hemos apretado tanto que se nos acabaron los agujeros y hemos tenido que hacer un par más. Y fruto de esa situación, hay casos en los que se ha visto resentida la calidad del sistema, como puede ser a la hora de poner bombas de insulina a pacientes. No me refiero a prescribir porque puede darse el caso de que un endocrino lo considere adecuado, pero su solicitud de autorización no se vea consumada en los niveles superiores del sistema por ese cinturón que aprieta y ahoga. Desconozco si hay casos así y cuántos son, pero es una variable más que todos coincidimos que es más que posible y debe aparecer en este listado. Y nuevamente, desigualdades entre españoles, algo que siempre me enerva especialmente: que en un hospital un paciente tenga fácil acceso a bomba de insulina y en otro centro no sólo no haya personal preparado sino tampoco presupuesto para ello, es una injusticia del tamaño de la Catedral de Burgos. Lo he dicho siempre y lo seguiré repitiendo. Las competencias autonómicas en salud han provocado grandísimas desigualdades, injustas e ininteligibles.

4. Paciente

Evidentemente, otra de las patas de la mesa. A veces olvidamos que el paciente cuenta, y decide. Hay pacientes que no quieren saber nada de las bombas de insulina. ¿Por qué? en muchos casos, por puro desconocimiento. Sus escasas ideas preconcebidas de estos dispositivos configuran una imagen negativa. Formar a los pacientes en esta alternativa terapéutica me parece básico. Deben saber que existen. Deben conocer qué son y qué hacen. Deben saber sus ventajas… y sus inconvenientes. Disponer en definitiva de toda la información posible para decidir con sensatez. Pero al margen de esa formación del paciente, también está la famosa calidad de vida. “Yo soy yo y mis circunstancias”. La famosa frase de Ortega y Gasset puede aplicarse a todos los pacientes. Cada uno tiene su estilo de vida, su ritmo de vida, su nivel de actividad, sus condiciones particulares. Y todo eso conforma UNA diabetes; la suya. No todos pueden encontrar ventajas en una bomba de insulina. Por motivos laborales, de estilo de vida… o simplemente estéticos. ¿Cuántos pacientes rechazan esta terapia? ¿Es significativo su número o es el chocolate del loro? Me encantaría saberlo. En cualquier caso, es interesante que desde la industria se escuche al paciente: saber qué quiere, cómo lo quiere. Si las bombas de insulina tienen ciertas connotaciones negativas hay que saber porqué. Puede ser que sea algo solventable si escuchamos lo que quiere el paciente.

No todos los modelos de bombas de insulina están disponibles en España
Imagen: Tandem Diabetes Care

¿Cómo cambiar esta situación?

Y ahora la pregunta es ¿cómo podemos cambiar esta situación? ¿Falta presión del sector médico sobre sus gestores? ¿Falta presión del colectivo de pacientes sobre el sistema sanitario? ¿Falta una presión conjunta de sector médico y pacientes hacia la Administración Sanitaria? ¿Faltan recursos económicos para tener accesibilidad universal a estos dispositivos en todas partes? ¿Falta formación sistemática para todo el personal médico y de enfermería? ¿Quizá popularizar la idea de centros específicos de diabetes con personal adecuado para gestionar algunas de las necesidades específicas (formación en ISCI, educación…) que plantea la enfermedad? Creo que todos deberíamos trabajar en la misma línea, porque la culpa es un poco de todos.

Hoy día asistimos ya a una nueva generación de bombas de insulina más sofisticadas, con más posibilidades de ajuste en la terapia de insulina. Algunas conectadas a sensores de medición continua (Animas Vibe o MiniMed 640G). Incluso con gestión inteligente de las hipoglucemias (MiniMed 640G). Y empieza a haber estudios que avalan estas nuevas tecnologías de sistemas integrados. Los españoles -en cuestiones de diabetes- no somos diferentes de los noruegos o los suecos. No es natural mantener ese 4% de tasa de implantación de bombas de insulina. No hay razón alguna para ello. Y sólo hay una consecuencia: que muchas personas con diabetes las necesitan y no las tienen. Esa es la realidad. Y es inaceptable.

¿Qué opinas sobre la implantación de las bombas de insulina en España? ¿Te has encontrado algún problema en tu hospital o centro de salud respecto a las bombas de insulina? ¿Crees que los motivos aquí expuestos son ciertos o tienes otra opinión al respecto? Déjame tu comentario.

Imagen destacada: Tandem Diabetes Care.

  • Francisco Fernandez

    Yo le pregunté a mi medico si era posible que me pusieran una aquí en Córdoba y me dijo que a no ser que fuera Jesucristo para obras milagros iba a ser que no, que daban muy pocas y después de estudiar mucho el caso y que había cola.

  • Marijose Pérez

    Estoy completamente de acuerdo en cada uno de los puntos que mencionas.
    Soy candidata y me pregunto: ¿Mejoraría mi control con ella si ahora tengo un control aceptable, a cambio de sacrificar mi look personal (odio llevar todo el día algo pegado y que sobresale de mi cuerpo), a saber si puedo elegir el modelo que más se apegue a mis circunstancias personales, con tan solo una educsdora atendiendo en mi ciudad y contactando para cualquier problema por tf. (Una decena de llamadas me costó la última vez que necesité de mi endocrino)?
    Dejar el control de mi diabetes a una maquinita que me puede dar problemas en tales circunstancias no me resuelve mis mayores necesidades.
    A cambio de un supuesto mejor control, que seguro notaría en una mayor “libertad” en los horarios, por ej. y una insulinización más ajustada a mis necesidades, el precio de la desprotección y el incordio de llevarla supera por mucho a los beneficios.

    Gracias por tu información, siempre tan necesaria!! Un saludo!!

    • faby

      Durante dos años pensé como tu: llevar algo pegado, podre seguir vistiendome como kiera, molestias de llevarla….llevo 8 meses con bomba de insulina y tarde 3 dias en decir k ponerme la bomba es la mejor decisión kpude tomar. He pasapasado de hipos casi diarias a 3-4 hipos al mes k hasta el dia de hoy solo una vez baje de 50 en 8 meses. Yaa no tengo hipos nocturnas ni hipers sin razon al despertar. Sigo poniendo la misma ropa que antes. Mi hemoglobina va mejorando. Y podría seguir contando mas cosas. Si tienes opción dale una oportunidad, en mi caso son 16 años con diabetes y es una forma muy distinta el vivir con diabetes con bomba a hacerlo con bolis.

      • Marijose Pérez

        Me alegro Faby!
        Pero no es mi caso. Con más de 30 años con DM1, un embarazo casi perfecto sin ISCI, y el fenómeno del alba solucionado por mi endocrino, prefiero esperar a una mejor sitúación de las ISCI (asa cerrada, etc) y el personal a mano y bien formado antes de atarme a algo que no solo me produce rechazo de entrada… tampoco veo mejoras significativas en la situación actual. No la descarto para un futuro espero no muy llejano.

  • DBS

    Yo he tardado 6 años en conseguir que me pusieran una, y después de tener graves problemas de salud derivados de hipoglucemias nocturnas constantes.
    En todos los centros/hospitales me decían que era muy difícil, que eran muy caras y que se tardaba mucho tiempo en conseguir una.
    Después de cambiarme de hospital 4 veces lo conseguí. Estando el primero de la lista, me dijeron que me la pondrían en 1 mes y tuve que esperar 5 meses debido a inexplicables “errores burocráticos”, viendo mientras tanto cómo les ponían bombas a pacientes que no las necesitaban tanto o no estaban lo suficientemente preparados para llevarlas (esto reconocido por las propias educadoras).
    En mi opinión, todavía hay mucho desconocimiento por parte del personal médico (sé de endocrinos que se niegan a ponerlas, como si fueran “cosa del diablo”) y tienen mucho que ver también los recortes en presupuesto y en personal que ha habido en los últimos años.
    También se echa en falta a veces más confianza en el paciente, al cual se le subestima muchas veces, pensando que no será capaz de manejar una bomba de insulina (aunque, como ya he comentado, hay casos completamente opuestos que deberían se revisados).

  • Judith Sánchez

    Mi caso es el siguiente. Desde hace un tiempo se la llevo pidiendo a mi educadora, ya que ella es quien da el visto bueno para ponerla. Su respuesta es la siguiente: “Antes no eras candidata porque no llevabas buen control, ahora que sí lo llevas (más o menos, glicos alrededor de 7), para que la quieres?”. Digamos que es un no rotundo. No soy candidata. Y es algo que no entiendo. Si llevas mal control, no eres candidato. Si llevas buen control, tampoco. Realmente creo que son escusas baratas, no se si de ellos o de quien. También he de decir que en mi caso, resido en Navarra, hay una gran diferencia entre Pamplona y la zona de la Ribera (Tudela, etc). Aquí, enla zona baja solo disponemos de dos endocrinos y una educadora, en ccambio, zona Pamplona tienen cerca de 10 y unas pocas educadoras más.
    Creo que hay muy poca confianza en el paciente, pero sobretodo, creo que es tema de recortes. Sino, no consigo entenderlo …

  • Esthet

    En nuestro caso, cuando Mario debutó no dijeron q a los niños no se les ponia bombas xq no saben cuidarlas y se rompen, como todavía esta en sock x el debut ni le di importancia.Con el tiempo descubrí q a los niños si se les ponia, e insistí y ya me dijeron q nuestro hospital solo ponen 2bombas al año y a casos especiales, asiq….Mario cumple todos los requisitis para bomba pero me dicen una y otra vez q no es caso especial.Niño 2años cin diabetes, sin controlar, sin sintomas en hipo ni hiper, bajar de 300 a 50 en 20min….
    Mi opinion poco interes x los profesionales en ponerla y poco dinero

  • Damia

    Es preocupante que estemos a la cola de Europa en implantación de bombas de insulina (entre otras cosas). Coincido en el tema económico, y la falta de preparación de los profesionales sanitarios. También la visión de algunos pacientes, es como algo negativo, por el hecho de llevar ese “aparato” conectado permanentemente al cuerpo, y pueda molestar o dañar la imagen estética. Pocas (casi ninguna) son las opiniones que he leído, de usuarios descontentos con ellas.

  • Dani

    Si no existe un censo oficial de bombas en España (los datos los dan los laboratorios) y tampoco existe un censo de incidencia de personas con DM1….¿podemos fiarnos de esos datos?

    ¿En cuantos hospitales hay más de 1 educadora en diabetes? Que se dedique a hacer educación, no a pruebas funcionales, analíticas etc…

    El tema financiación es simple….la bomba se financia del dinero de cada hospital, no de la consejería de turno.
    El dinero del hospital es reducido y muy poco “movible”.
    Si la financiación fuera vía presupuestos de la consejería las cosas podrían cambiar, se podría mover partidas de un sitio a otro y sobretodo se harían concursos de suministros con precios más ajustados.

    Por no hablar de realizar una compra centralizado en todo el territorio que permitiera reducir el precio global

    • pepo

      Como es eso de que sale del presupesto del hospital ¿¿¿ las bombas no las adquiere el hospital las ceden los laboratorios de hecho no es tuya la bomba..donde esta el gasto es consumibles mensuales cerca de 20euros q esto entiendo financia la SS no el hospital…no es asi¿¿¿

  • David Penela Mañe

    Mi caso es un poco especial ya que yo no pertenezco a la sanidad publica por ser militar. Pertenezco al ISFAS y tenemos sanidad privada, que para algunas cosas esta muy bien, pero para otras, como la diabetes de mi hija de 14 años es una puñeta. No tenemos educadores en diabetes y solo podemos visitar al endocrino, pero este solo quiere ser medico y no ser educador. Solicitamos a mi compañia (a traves del endocrino) que le pusieran una bomba a mi hija, ya que cumplia con los requisitos. se solicito en noviembre del año pasado y tardó como tres meses en venir y ayer fue la primera vez que el representante de medtronic nos dio el primer curso. El endocrino hace lo que puede de consulta en consulta de 15 o 20 minutos. Ahora mi hija lleva la bomba sin conectar las 24 horas hasta el dia 23 de junio que se supone que la conectan. Animo a todos

    • M Jose

      Tu hija tiene que estar muy informada fe lo que es una bomba de insulina , por las consecuencias que pueden tener .Yo tengo a mi hijo y se puso una . pero antes vieron se era candidato a llevarla o no . Lo ingresaron y tubo sus clases y estudios de la bomba . Con el vendedor y educadores , yo también las tube . Tan beneficiosa que perjudicar , si no es bien usada . Mi hijo la llava ya 12años y se la puse fuera de mi provincia , ya que aquí no las ponían ni sabían como funcionaban . Besos .

    • Madre de una niña con DM1

      Hola, David. Ya le conectaron la bomba a tu hija? Cuál es? Lleva sensores? Te agradecería toda la información información que nos puedas proporcionar.
      Yo soy funcionaria y cuando se le descubrió la diabetes a mi hija me aconsejaron que la pusiera en la SS y la cambié con el padre, pero tampoco tenemos educadora. Nos atiende la endocrino y, la verdad, si dependiera de las citas ‘oficiales’, iríamos un par de veces al año a la consulta, pero la doctora nos da directamente la cita e incluso nos atiende en planta y sin límite de tiempo. Y no soy la única con la que actúa asi.
      Tenemos suerte.
      Un saludo y suerte con la bomba!

      .

      • David Penela Mañe

        Buenas tardes, mi hija lleva la minimed Paradigm de Medtronic,sin medidor de glucosa continuo. Si te va bien con tu endocrino mejor no cambiar, pero si tienes la oportunidad entre escoger entre la S.S y la privada, seguro que sabes las ventajas e inconvenientes de una y otra. Hoy era el día para conectar la bomba, pero no se ha podido conectar ,ya que el medico no lo ve claro ya que en estas semanas de practica, hemos fallado en un par de cosas, pero en dos semanas estará puesta. En cuanto a no tener a educadores en diabetes, te recomiendo que acudas a una asociación en donde encontraras apoyo y si esta funciona bien os darán charlas y cursos (nosotros en nuestra asociación lo hacemos) de echo ahora estamos con los campamentos de verano para niños diabeticos (en Andalucía) muy recomendable para ellos. Espero que te valla bien, un saludo.

    • JoseLuis

      Te queria preguntar una duda que tengo David. Yo estoy pagando una poliza de seguro de salud con ASISA y no lo he consultado pero creo que la bomba no me entraría.
      Dices que la pediste a la compañia a a traves del medico. ¿entonces te la pago la aseguradora? es que me parece muy raro porque lo más normal es que sea la mutualidad (o sea ISFAS).
      En caso de que haya sido la compañia, ¿me podrías decir que compañia tienes?

      Tengo seguridad social aunque voy al endocrino a traves de ASISA, tengo Hemoglobina glicosilada de algo más de 6, pero no consigo controlar el fenomeno del alba y despues de desayunar pego el subidon con la consiguiente hipo a eso de las 12 de la mañana. Tambien tendría que corregir mis niveles porque fluctuan mucho tanto por arriba como por abajo (aunque tenga H.G de 6) Aparte de eso querría la bomba para poder salir a correr sin tener que planearlo antes.
      ¿creeis que con esto tendría posibilidades de financiacion por algun lado?

      • David

        Yo soy militar en situación de retiro. Todos el personal militar tiene una mutualidad que es el ISFAS (instituto social de las Fuerzas Armadas), despues yo puedo escoger una compañía cualquiera, Adeslas Asisa etc etc incluso la seguridad social. En mi caso la bomba la paga mi compañía de seguro ya que a mi me tienen que dar la misma cobertura que le dan a la gente de la seguridad social. Eso si, tuve que rellenar un montón de papeles para Adeslas e ISFAS. En tu caso tienes que acudir a tu endocrino de la SS para que te la pongan, unos de los requisitos para ello es que tengas el fenómeno del alba, a mi hija se lo han corregido con la bomba y le va muy bien. Para correr solo te la desconectas y a correr (mirándote como tienes la glucosa ya que con la bomba si no la controlas bien para hacer ejercicios te da muchas hipos)

        • JoseLuis

          Voy a ver que me dice mi endrocrino (aunque tambien está en la S.S. prefiero ir a traves de ASISA por que voy a consulta por las tardes y más flexibilidad a la hora de pedir citas).
          En cuanto a correr, por lo que he leido no hay que desconectarla, tan solo reducir la basal. Esta es la principal ventaja que veo yo con respecto al deporte. Ahora me pincho la Lantus a la hora de comer y tengo que planificar si voy a correr por la tarde para reducir la dosis. Si luego por la tarde me surge un imprevisto y no puedo correr ya tengo los niveles alto y tengo que corregir con rapida Esto con la bomba y la reducción de basal lo puedo evitar. Gracias David por responder

  • jordi costa

    Como insulino dependiente con tipo 1, y después de 18 años , esta visto que primero serán para las consellerias de sanidad en cada autonomía y después si queda algo para los enfermos , o sea dicho de otra forma vale mas morirse y asi un problema menos, pero ha ellos no les toquemos sueldo ni beneficios que cobran debajo mano para no decir que aceptan según que sobornos, y se quedn tan anchos

  • Madre de una niña con DM1

    Mi hija es diabética desde diciembre 2013 y su endocrino ya le ofreció la bomba el verano pasado. Ella la rechazó. Ahora se lo ha pensado mejor y dice que la quiere. Tiene 11 años. La endocrino está de acuerdo y va a hacer la petición. Quiere ponerte la 640G con el sensor.
    Todavía no sabemos si eso significa algún desembolso por nuestra parte, pero creo que el sensor no está cubierto por el SERGAS.

    • No, los sensores no los cubre el SNS ni las administraciones autonómicas en sus consejerías de salud. La bomba te la proporcionarán, pero si quieres la medición continua y el sistema de vigilancia SMartguard de esa bomba, necesitarás disponer del conjunto completo, y por tanto, costearte tú la parte de medición continua. Puedes mirar la oferta que ha lanzado Medtronic en esta entrada http://www.jediazucarado.com/la-nueva-medtronic-minimed-640g/

      • Madre de una niña con DM1

        Gracias, Jedi, por la información. Por mejorar la calidad de vida de nuestra hija haremos lo más conveniente, aunque el desembolso es importante y más después del primer año.
        Me hace dudar tantas opiniones diferentes sobre los sensores y su funcionamiento. Tendremos que confiar en lo que nos recomiende la endocrino.

        • Personalmente, creo que los sensores de medición continua a día de hoy, sin ser lo más exacto aún, son útiles y podemos sacarles mucho partido. No podemos esperar que un sistema de lectura intersticial sea lo mismo que una glucemia de laboratorio. Y no lo será nunca. Una vez asumido eso…

  • Pingback: Bombas de insulina con glucagón()

  • Pingback: El largo proceso de cerrar el asa()

  • Pingback: Variabilidad glucémica; vigilar más allá de la perfección()

CONTENIDOS DEL POST:1 ¿Qué pasa en España con la ISCI?2 Bombas de insulina: los implicados3 1. Endocrino4 2. Personal de enfermería5 3. Gestores sanitarios6 4....
" />