Los diez puntos que debes saber sobre el FreeStyle Libre

Si hay un aparato que ha avivado y espoleado el mercado de la medición intersticial de glucosa ha sido sin duda el FreeStyle Libre de Abbott. Este pequeño dispositivo ha conseguido algo importante: popularizar este tipo de medición de glucosa y hacer que las tecnologías de lectura intersticial sean conocidas por casi todas las personas con diabetes. Esto tiene una primera consecuencia evidente: la penetración en el mercado y el número de personas con diabetes que ya hemos adoptado este nuevo modo de lectura de glucosa. Pero paralelamente, hay algo que ha traído consigo la llegada de este aparato que ha entrado en nuestras vidas como se suele decir “como elefante en cacharrería”. Y es que no queda mucha gente que no lo conozca (al menos entre los tipo 1). Y muchos disfrutamos de sus ventajas con respecto a la medición capilar. Pero ¿sabemos sacar partido a esta increíble tecnología? Desde que este aparato salió al mercado, he repetido insistentemente dos cosas en todas las charlas a las que voy. La primera es que la tecnología en sí misma no promete resultados. Hace falta implicación del paciente (conocimientos más actitud). Y la segunda es que estos dispositivos requieren una formación para sacar jugo a todas las posibilidades que ofrecen. Lo he dicho ante pacientes; lo he dicho ante profesionales… y se lo he dicho a ellos; a la empresa que lo ha creado. Siempre me ha parecido un grandísimo sistema y he hablado mucho sobre él desde que lo probé, casi en primicia, en su lanzamiento en España tras el verano de 2014 (puedes buscar todos los artículos poniendo “FreeStyle Libre” en el buscador del blog). Pero ya desde el principio vi algo que he ido corroborando con el paso del tiempo gracias a la relación que tengo con muchas personas con diabetes: en general, diría que no se le saca partido. Y no por falta de interés, sino mayoritariamente porque no se cuenta con una formación que permita aprovechar todas las posibilidades que ofrece, que son muchísimas más que las de un medidor capilar. Ojo, y cuando hablo de formación no me refiero sólo a formar al paciente que lo utiliza (que es obvio), sino también a los profesionales a los que ese paciente va a acudir con su aparato. Profesionales que cuando el Libre salió, en no pocos casos sabían menos del Libre que el propio paciente. Una situación que también he puesto sobre la mesa en muchas ocasiones y que poco a poco se ha ido corrigiendo. En esta línea de formar tanto a pacientes como a profesionales, recientemente Abbott ha editado un catálogo impreso llamado Decálogo Educativo que está destinado a paliar esa falta de información a la que aludo. Una especie de compendio de informaciones básicas que todos deberían saber respecto a este aparato y esta tecnología. Algo que me parece muy positivo y que aplaudo públicamente. Yo he podido ver este material (y no diré quién me lo ha prestado para hojearlo y hacerle unas fotos si no es en presencia de mis abogados) y hoy os voy a resumir y enseñar en qué consiste.

Decálogo Educativo del FreeStyle Libre

Nuevo Decálogo Educativo editado por Abbott para el correcto uso del FreeStyle Libre (versión profesional).

El Decálogo Educativo del FreeStyle Libre

Se trata de una especie de cuadernillo que ha resumido en 10 los puntos principales a conocer sobre el FreeStyle Libre. En la elaboración de este decálogo han participado directa o indirectamente más de 300 educadores en diabetes a nivel nacional. Y Abbott ha querido hacerlo en una doble versión. La dirigida a profesionales de salud (más extensa y con la presentación más vistosa como se ve en las imágenes), y una para pacientes de tamaño pequeño en un folleto tradicional que condensa en menos espacio una información similar. El formato grande para profesionales de salud está pensado para convertirse en una herramienta de manejo en consulta, y de ahí su mayor tamaño y su formato en libro con cartulina de gran gramaje y fichas enganchadas mediante una anilla. De todos modos, los contenidos son prácticamente iguales en ambas guías, si bien la de profesionales tiene algunos consejos adicionales que no entiendo porqué no se pueden incluir en la de pacientes, ya que son cosas de sentido común que muchos pacientes deben también conocer. No en vano, si utilizamos el término “autogesión de la diabetes” y son personas que en muchos casos autogestionan y modifican ellos mismos sus pautas de tratamiento… ¿no es lógico que se dote al paciente de la máxima información posible? En cualquier caso, aparte de esa ligera pérdida de algunos detalles en la versión de pacientes, personalmente hubiera hecho esta versión un poco más extensa (similar a la de profesionales), ya que me parece que ha quedado demasiado breve si también debe ser un material de consulta.

Aspecto del Decálogo Educativo del FreeStyle Libre

El catálogo en su versión profesional se presenta con un diseño idéntico al del Libre.

Volviendo a la versión de profesionales, el Decálogo Educativo se presenta con el atractivo aspecto de un FreeStyle Libre de tamaño grande y esconde un librito con fichas desplegables que recogen esos diez puntos básicos que llaman “decálogo educativo”. Cosas que a muchos que trabajan en diabetes ya les sonarán, pero otros muchos quizá no sepan tanto sobre este sistema (aquí pienso sobre todo en Atención Primaria, aunque no está inicialmente previsto que llegue a este colectivo profesional. Por cierto, ahí va mi propuesta gratuita para Abbott: hacerlo llegar a enfermeras de Atención Primaria, un colectivo muy necesitado de formación en diabetes).

Fichas del Decálogo Educativo del FreeStyle Libre

Un original formato de fichas separadas por anillas nos permiten localizar los diez puntos del decálogo (versión profesional).

Decálogo Educativo del FreeStyle Libre para pacientes

La versión para pacientes es un pequeño folleto que recoge también los mismos diez puntos del decálogo.

Paso a repasar los diez puntos que componen este Decálogo Educativo y que hacen referencia a los siguientes aspectos:

1. Monitorización Flash: el sistema Libre

En este primer punto del Decálogo Educativo se trata de explicar en qué consiste el sistema, qué componentes lo integran y cuál es la tecnología utilizada. Muestra cómo es este tipo de medición, su fundamento y su particularidad derivada de no medir directamente en sangre sino en líquido intersticial. Además, se explica para quién está autorizado su uso.

2. Monitorización capilar vs Flash

Este punto trata de explicar algo de lo que yo he hablado varias veces en mis artículos sobre este tipo de aparatos intersticiales: la diferencia en la reactividad que tiene la lectura intersticial con respecto a la mayor inmediatez de la medición capilar. Qué situaciones ofrecen mayor diferencia entre aparatos sin que por ello quiera decir que nuestro sistema esté mal. Algo que por cierto muchos usuarios siguen sin entender. A veces es bueno explicar los fundamentos de algo para que se sepa qué se tiene entre manos. Demasiadas personas se quejan o se han quejado de desajustes entre el Libre y su medidor capilar cuando en realidad estaban comparando valores en un momento inapropiado.

Medición capilar vs Flash

Aspectos que definen y diferencian la medición capilar de la Flash (versión profesional).

3. Aplicación del sensor

Una de las variables más importantes que pueden influir en que el sensor no mida correctamente es una inadecuada colocación del mismo. En este capítulo se explican las diversas medidas que no por obvias deben olvidarse para asegurarnos de que el sensor esté bien colocado. Por cierto, en la versión profesional del Decálogo Educativo se cita o se recomienda la protección del sensor para asegurar su sujección, algo importante que siempre ha quedado claro por parte del usuario que hay que hacer con estos sistemas si queremos que dure toda su vida útil. No entiendo porqué ese punto no viene en la guía de paciente.

4. Cómo y cuándo medir glucosa capilar e intersticial

Un capítulo fundamental del Decálogo Educativo. Desde mi posición de humilde divulgador, sé que muchos (demasiados) usuarios del Libre prescinden totalmente de las lecturas capilares desde el momento que se ponen un sensor. Es un error. A día de hoy, no podemos olvidar que hay momentos en los que una medición capilar no sólo es recomendable, sino necesaria. Con cualquier medidor intersticial, sea cual sea. Y mención aparte merece el recordatorio de un tema que ha generado confusión entre los usuarios (entre los que me incluyo): el asunto de si el Libre permite sustituir las lecturas del medidor capilar y está validado para tomar decisiones terapéuticas. La respuesta es SÍ. Excepto lógicamente ciertos momentos sensibles de alta variabilidad glucémica. Todo ello queda reflejado por escrito en las indicaciones de uso que podemos encontrar en el producto.

Indicaciones de uso FreeStyle Libre

El Libre está indicado para sustituir las mediciones capilares excepto en ciertos supuestos,. Todo ello está indicado en la guía de uso.

¿SUSTITUYE EL LIBRE A LA MEDICIÓN CAPILAR?
Una duda generada por muchas personas sobre este sistema es si sus mediciones pueden ser tomadas por válidas sin tener que medirse la glucemia capilar. Y la guía oficial del dispositivo con sus indicaciones de uso explica claramente detalles de funcionamiento, exactitud o validez y alcance de sus mediciones. En ella se indica que “…el sistema está diseñado para utilizarse en lugar de las pruebas de glucosa en sangre para la autogestión de la diabetes, salvo en los casos específicos indicados a continuación. En las circunstancias siguientes, utilice un medidor de glucosa en sangre para comprobar las lecturas de glucosa actuales obtenidas con el sensor del sistema Flash”. Y estos casos son: momentos de cambio brusco en los niveles de glucosa, confirmar situación de hipoglucemia y si los síntomas no concuerdan con la lectura ofrecida por el Libre.

Por tanto, hoy en España disponemos de 3 sistemas intersticiales, pero tan sólo dos de ellos permiten oficialmente sustituir (salvo determinadas excepciones que requieren cotejo) a los resultados capilares: el Dexcom G5 y el FreeStyle Libre. Sin embargo, recuerda que la utilidad o más bien la necesidad de un medidor capilar sigue siendo alta debido a muchas situaciones diarias en las que necesitamos esta lectura como confirmación o apoyo a la lectura intersticial.

5. Interpretación de las lecturas

En este punto no se entra en analizar las gráficas que puede proporcionar el sistema, sino básicamente en interpretar la pantalla principal del Libre: no sólo el valor de glucosa, sino su tendencia y su histórico de las últimas horas, todos ellos datos básicos para poder prever qué va a ocurrir con nuestra glucemia en los próximos minutos. Y por supuesto, la habitual flecha de tendencia, una de las herramientas más útiles de estos sistemas de medición, ya que nos permite en muchos casos actuar con antelación a los acontecimientos, insistiendo en un aspecto principal de estos aparatos: analiza la situación antes de tomar decisiones. No te dejes llevar por la cifra que ofrece el lector. Sitúala en un contexto gracias al resto de información que te proporciona el aparato: tendencia e histórico.

6. Situaciones especiales: hipo e hiper

Estos son dos momentos críticos que sin ninguna duda y sin que nadie me lo recomiende, yo siempre he tenido claro que debo cotejar con una glucemia capilar. pero es algo que muchas personas no hacen. Pero la gran ventaja de estos sistemas es que nos dan flecha de tendencia, que -como comentaba en el punto anterior- junto a la gráfica de los últimos minutos nos puede ayudar a resolver las situaciones sin errores posteriores, ya sea por exceso de ingesta (en hipos) o por sobrecorrección de insulina (en hipers). Conclusión: párate, mídete en capilar e interpreta.

Hipo e hiperglucemia con el FreeStyle Libre

Hipos e hiperglucemias son momentos críticos que requieren tener claros ciertos conceptos (versión profesional).

7. Librelink y Librelink Up

Lógicamente, otro aspecto importante que no podía falta en este Decálogo Educativo es cómo leer los datos no sólo con el receptor, sino también con el smartphone, algo que siempre el usuario solicitó a Abbott desde el minuto cero. Asimismo, se habla de otro aspecto habitual de confusión: cómo usar un sensor con receptor y smartphone al mismo tiempo. La secuencia de activación es clave. Aquí se explica. Primero el lector para activar el sensor y en menos de 60 minutos, escanear con el smartphone. Sólo así dispondrás de 14 días con doble aparato de lectura.

Librelink y Librelink Up

En el punto 7 se habla de la conectividad de los datos recogidos con el Libre (versión profesional).

Librelink y Librelink Up

La versión para pacientes del Decálogo Educativo también explica todo lo relativo a las dos apps oficiales del FreeStyle Libre.

8. Informes del Libre

Una de las a mi juicio grandísimas ventajas del Libre y que no ofrece la competencia es la posibilidad de acceder a informes in situ con el smartphone. Y no sólo eso, sino que son justamente las gráficas que yo necesito como usuario para saber qué está ocurriendo con mi diabetes. En este apartado del Decálogo Educativo del FreeStyle Libre se explica cada una de ellas.

Informes del FreeStyle Libre

Los distintos informes del Libre se explican en el decálogo (versión profesional).

9. Libreview

Lógicamente, los datos que captamos con el smartphone o con el receptor suben (inmediatamente o al conectarlo a un ordenador, respectivamente) a la plataforma Libreview, un entorno de análisis mucho más completo que las gráficas incorporadas al receptor o smartphone y que nos permiten extraer más conclusiones o con más detalle. Libreview es una acertada evolución de AGP, el antiguo software de Abbott que a mi juicio era el más cómodo e intuitivo de todos los que he probado.

Libreview de Abbott

Libreview es la plataforma en la nube que aloja todos los datos recogidos por el FreeStyle Libre (versión profesional).

Gráficos de Libreview

Todos los gráficos y análisis que permite Libreview se muestran en el decálogo (versión profesional).

10. Consejos

Este último capítulo aborda una serie de recomendaciones útiles que no por obvias en su mayor parte, hay que dejar de recordar. Sobre todo cuando luego en el día a día ves el mal uso que se hace en no pocos casos de estos sistemas intersticiales. Aspectos relativos al lapso entre escaneos… sumergibilidad… conveniencia de introducir datos adicionales de ingestas y de insulina… aspectos relativos a su colocación…

Consideraciones útiles en el uso del Libre

Consideraciones y aspectos útiles en el uso de FreeStyle Libre (versión profesional).

¿Dónde puedo conseguirlo?

Este Decálogo Educativo del Libre se está repartiendo (tanto en su versión de profesionales como para pacientes) en las consultas de endocrino para que lo tengan las educadoras en diabetes y sus pacientes. Pero si no pudieras conseguirlo o quieres ver de qué trata, también puedes verlo en formato audiovisual en la web de FreeStyle Diabetes (enlace externo). Ahí encontrarás diez vídeos con los diez consejos explicados de una manera clara y sencilla.

La formación es clave en las nuevas tecnologías

Lo he dicho al principio del artículo y lo repito ahora: una tecnología sólo será útil para la diabetes si sabemos sacarle partido. Y el gran déficit que veo actualmente en ellas es que en muchos casos, falta formación para su aprovechamiento. ¿De quién es culpa? Hablamos de sistemas que en gran parte de los casos (al menos hasta ahora) son de compra privada, por lo que lo más lógico era pensar que correspondía al fabricante la mayor cuota de responsabilidad en esa formación. Pero ahora que están empezando a entrar estas tecnologías en nuestro Sistema Nacional de Salud, la cosa cambia. Y entiendo que corresponde también a la Administración una adecuada formación en estos sistemas de cara al aprovechamiento óptimo de la medición continua o Flash. No hacerlo sería un desaprovechamiento de los recursos y un gasto innecesario de una prestación que ha costado mucho esfuerzo conseguir para que entre en el Sistema Sanitario. Así que todos (pacientes, sistema sanitario, profesionales e industria) colaboremos en este asunto. A los pacientes, que se impliquen en el aprendizaje de este sistema, que se paren a mirar los datos más allá de la cifra. Al Sistema Sanitario, que forme adecuadamente a sus profesionales y establezca algún paquete formativo para estas nuevas tecnologías que permiten mucho más que la simple medición capilar. A los profesionales, que se impliquen en lo que ya está sustituyendo irremisiblemente a la medición capilar y que aprendan a convivir y a sacar conclusiones a partir de las plataformas de big-data de diabetes. Y a la industria, que apueste por el camino de la capacitación a los usuarios (que no pacientes) que utilizan sus sistemas. Creo que hasta ahora ha habido un gran déficit en este último punto y se puede hacer mucho recorrido. Este decálogo educativo sobre el FreeStyle Libre es un buen ejemplo a seguir.