Continúan los ensayos con insulinas ultrarrápidas

Uno de los objetivos de los fabricantes de insulina es conseguir un compuesto que se parezca lo máximo posible a la insulina humana auténtica. Y lo que aún no se ha conseguido imitar es la rapidez de su efecto. Hoy día existen análogos de rápida (como lispro, aspart o glulisina), pero no tienen la rapidez de efecto que tiene la insulina endógena producida por el páncreas. Por ello, las empresas del sector siguen trabajando en una nueva generación de análogos modificados que dispongan de un efecto “fulminante” y un tiempo de acción más corto e inmediato. Uno de esos proyectos está liderado por Adocia y Lilly, que acaban de hacer públicos los resultados de sus ensayos clínicos para la nueva insulina ultrarrápida lispro BioChaperone U100. Se trata de una insulina que utiliza una tecnología denominada BioChaperone que le permite acelerar su absorción en el cuerpo, y por tanto disponer de una mayor rapidez en su acción hipoglucemiante.

Fuente: Diabetes Daily (enlace externo en inglés)

" />