Consideraciones importantes sobre el FreeStyle Libre

opiniones FreeStyle Libre

Ese primer sensor de la imagen se despegó de mi brazo al sexto día, pero sigue pegándose a todo lo que le pongo delante. ¿Lo hará por fastidiarme?

Ayer esperaba con interés el análisis del FreeStyle Libre que realizaba el experto Dani Royo desde Valencia. Van apareciendo poco a poco algunas opiniones sobre el FreeStyle Libre. Pero como Dani es muy exhaustivo, esperaba la suya especialmente. Y ha hecho ni más ni menos que dos entradas en su blog; una para el aparato y otra más para las cifras que ha comparado con la medición capilar durante los 14 días de vida del sensor. Puedes leerlo aquí –Experiencia con FreeStyle Libre– y aquí –los datos de glucemia recogidos-. Ya comenté en mi review sobre el Libre que había que tener en cuenta ciertos aspectos, pero ahora que ya hay algún análisis más del aparato, y ante la importante cantidad de preguntas que ha suscitado y que me podéis seguir haciendo en este hilo creado a tal efecto (FAQ sobre FreeStyleLibre y Glucotrack), me gustaría destacar de nuevo unas consideraciones importantes que creo que son importantes y a veces no estamos teniendo en cuenta:

  1. El medidor capilar no es Dios. Esta frase puede sonar estúpida, pero no todos saben que los medidores que usamos cada día tienen un margen de error delimitado por una normativa ISO (15917, revisada en 2013), que dice que el 95% de los resultados obtenidos pueden desviarse hasta +-15mg/dl respecto a laboratorio para valores de glucosa <100 mg/dl y un máximo de +-15% para una concentración de glucosa igual o superior a 100 mg/dl. Por tanto, ante una medición puntual como la que hacemos cuando comparamos el Libre con nuestro medidor capilar de cabecera, ¿quién es el que falla, el capilar o el Libre? primera duda generada. No podemos medir la exactitud de algo comparándolo contra algo que per se, ya tiene un margen de error. Ya lo advertía en mi review del Libre y lo repito ahora.
  2. Cuando estamos haciendo comparativas entre el Libre y nuestro medidor sanguíneo, lo hacemos sobre valores puntuales, como decía en el punto anterior. No comparamos valores repetidos y consecutivos en el tiempo, por lo que no podemos valorar algo fundamental en este tema y que permite otorgar a un medidor continuo (o “cuasicontinuo”, como el Libre) la nota de aprobado o suspenso: la consistencia de sus mediciones repetidas. Yo he probado los sistemas de Guardian y Dexcom (aunque no sus últimas versiones de producto) y me encontré en alguna ocasión con valores inconsistentes. En el Libre de momento no me he topado con ninguno. Sea cual sea su desviación con respecto a valor sanguíneo, la coherencia de los datos es real. Y por tanto, sus tendencias (quizá la funcionalidad más importante de un medidor de este tipo) son reales y fiables. Por ejemplo, si te escaneas y te da 198, al medirte un minuto después el aparato te dará 195, o 202, pero nunca 222 ni 178, cosa que sí ocurre con la medición capilar (y más de uno ha podido probarlo alguna vez). Esa coherencia en las mediciones repetidas (que no la tiene un medidor capilar) es algo muy valorable en un dispositivo de medición intersticial, y como decía, una característica que permite marcar la diferencia entre la paz o el estrés; entre la tranquilidad de saber que las mediciones que te da son fiables o la intranquilidad de tener que medirte de vez en cuando en sangre por las fundadas sospechas de que ese valor no es lógico.

Un medidor continuo debe ser fiable. y cuando digo fiable no me refiero a que el valor de glucemia que arroja sea idéntico al de laboratorio, porque eso es imposible. Por fiable entiendo que es un aparato que mide de manera estable durante toda la vida del sensor, que sus mediciones son consistentes, y por tanto, que sus tendencias son reales. La ventaja de estos dispositivos es que, a pesar de mostrarnos una glucemia del pasado*, las tendencias que arrojan son útiles en el presente, y ese es su valor más importante. Y útiles de cara a una posterior decisión terapéutica sobre nuestra diabetes (* recordar que la medición intersticial ofrece un retraso de unos 10 minutos con respecto a la glucemia sanguínea).

La verdad es que estoy deseando que sean muchos los usuarios que nos puedan dar sus opiniones sobre el FreeStyle Libre. Porque por un lado, quiero conocer sus valoraciones de exactitud (véase por ejemplo, la diferencia entre las mediciones de Dani Royo y las mias), y por otro, quiero saber qué tal va en lo referente al sensor y a su sujección durante 14 días. Yo ya estoy formando mis impresiones tanto en el aspecto de la exactitud como en el del sensor. Aunque cuanto más días pasen, más fiable será mi impresión, claro está (de momento sólo llevo en total 17 días). Pero como ya dije en estos días pasados, hay variables personales fisiológicas que harán que tanto las mediciones como el tema del sensor varíe de unos a otros. Lo sabremos en breve…