Bombas de insulina y prejuicios

Los prejuicios de lo desconocido

En junio de este año cumpliré una efeméride importante. Se cumple una cifra significativa: 30 redondos años con “Ella”; con eso que muchos llaman en un balsámico eufemismo “La Mochila”. Por cierto, habrá que hacer algún festejo, ahora que lo pienso. Con payasos, confeti y regalos. Ya pensaremos algo cuando llegue la fecha. Serán tres largas décadas de matrimonio indeseado en las que he ido aprendiendo muchas cosas que me han convertido en alguien autosuficiente; meta para cualquier persona con diabetes, especialmente tipo 1. Tras estos 30 años he vivido muchas situaciones y en general estoy satisfecho, manteniendo lo que considero un razonable control de la situación. Pero a pesar de estas décadas en las que he ido recogiendo información cual esponja, sigue habiendo parcelas en las que no estoy tan informado porque sencillamente, no he podido ser usuario de esa tecnología. Y por eso -entre otras razones- este año he decidido probar algo nuevo. Aún tenía en el “debe” una tecnología de diabetes altamente efectiva, con grandes capacidades de mejora del tratamiento del paciente y muy asentada entre las personas con diabetes en otras partes del mundo (no así en España, que estamos a la cola de Europa en tasa de implantación). Por supuesto me refiero a las bombas de infusión continua de insulina. Tras recomendarla a muchas personas, hablar sobre ellas, asistir a muchas presentaciones, mesas redondas… notaba que -a pesar de conocerlas bien a nivel técnico o prestacional- no podía estar completo si no pasaba a conocer de primera mano qué supone una bomba de insulina. Pero si no lo he hecho aún es porque precisamente ahora es cuando considero que esta tecnología se está “poniendo interesante”; mayores prestaciones, mayor conectividad, mayor capacidad de autogestión… Este es un post escrito tan sólo unos días antes de conectarme al aparato con el que me tengo que familiarizar desde ahora. Y quería aprovechar esta ocasión para hablar de algo que me parece importante. A veces creemos conocer algo y sin embargo, no sabemos mucho sobre ello. Es el caso de las bombas de insulina, aparatos sobre los que conocemos sus generalidades, pero sobre los que circulan muchos prejuicios derivados de la falta de información. Este es un post sobre bombas de insulina y prejuicios. Quiero relatar alguno de los más importantes mitos y prejuicios de estos dispositivos y hacerlo ahora que aún no la llevo. Y por tanto, como cualquier persona, tengo prejuicios. Quiero reflejarlos aquí y comprobar si el tiempo y el uso de esta tecnología hace que se derriben alguno de estos prejuicios. En 6 meses volveré a repasar este listado de prejuicios y/o mitos para ver cuáles se mantienen y cuáles no. Cómo han cambiado al ser usuario de esta tecnología de los que muchas personas tan sólo conocen poco más que su nombre.

Plumas de insulina
Adios a compañeros inseparables durante gran parte de estos 30 años…

¿A quién quieres más?

Tras decidirlo, el siguiente paso era obvio: decidir cuál de ellas me iba a poner. En España tenemos actualmente disponibles tan sólo 3 marcas: Ánimas, Roche y Medtronic. Sin pretender ser diplomático, debo decir que las 3 tienen cosas que me atraen mucho. Sinceramente, me gustan las tres y sin ningún tipo de problema podría decantarme por cualquiera. Como apasionado de la tecnología me encantaría probar una cada año, pero eso no es posible y los hospitales y centros de salud que en España nos ponen estos aparatos lo hacen generalmente por períodos de amortización de 4 años. Por tanto, a no ser que haya un desestimiento por mi parte, que me caiga un piano encima o por una más que improbable curación espontánea, uno se “casa” con esa bomba de insulina por varios años. Así pues, había que elegir una. Siendo insultantemente escueto, este es un mini resumen de mi opinión sobre ellas.

ANIMAS

Bomba de insulina Animas Vibe ahora con Dexcom integrado
Imagen: Animas Corporation

La Vibe es el último modelo de la marca americana. ¿Su gran prestación? la integración con el medidor continuo Dexcom G4. Me encanta esta prestación, aunque es una integración parcial, como explico más adelante. Otro detalle de agradecer es la sumergibilidad de esta bomba, algo siempre útil. ¿Inconvenientes?La Animas Vibe se limita a mostrar en pantalla la glucemia que va recogiendo el sensor del Dexcom G4, el cual debes llevar adherido a tu cuerpo. Por tanto esta bomba de insulina no interactúa con los datos obtenidos por el medidor continuo. Además, no admite (por el momento) integración con el sensor G5 y sus algoritmos de exactitud mejorados (los mejores del mercado sobre el papel). Y por supuesto, toda la parte de medición continua debe ser soportada en sus costes íntegramente por el paciente. Para finalizar, quizá añadir una menor capacidad a la hora de dar cobertura y asistencia en España con respecto a sus competidoras, con redes comerciales más potentes.

ROCHE

Imagen de la nueva bomba de insulina Accu-Chek InsightLa Accu-Chek Combo es la actual propuesta de Roche disponible para España. Su gran ventaja es la discreción, ya que el medidor Accu-Chek Aviva Expert es el mando a distancia de la bomba, con el que puedes realizar todas las funciones de la bomba. Pero en menos de dos meses veremos en España el modelo que le va a sustituir: la Accu-Chek Insight, un atractivo aparato que ya pude ver y tocar en el pasado congreso EASD en Estocolmo y que tiene como una de sus grandes ventajas los cartuchos precargados de insulina, algo muy importante en una bomba de insulina para evitar el problema de las burbujas en el rellenado del reservorio. Además, ahonda en el carácter wireless que ya identificaba a la Combo. La nueva Insight dispone de un mando de control con gran pantalla táctil (Diabetes Manager) con el que puedes realizar TODAS las funciones de la bomba. Un nuevo y mejorado interface, cartuchos precargados y una gran discreción son sus grandes cualidades. ¿Inconvenientes? a falta de poder analizarla a fondo, aún no puedo destacar ninguno. Si acaso, la falta de posibilidad de conexión a MCG, algo que para algunas personas es importante.

MEDTRONIC

Interface de la Medtronic 640G

En Medtronic a la MiniMed 640G la denominan “Sistema” en lugar de bomba de insulina. Ese detalle en la denominación ya quiere dejar claro que la MiniMed 640G es algo más. Me gusta su interface sencillo y rápido (ya les hacía falta), su sumergibilidad y sobre todo, su integración real con la medición continua. Si dispones de un sensor Enlite y un transmisor MiniLink (ambos de Medtronic), las mediciones recogidas serán enviadas a la 640G. Pero -aquí está la gran diferencia con las demás- la 640G es capaz de tomar decisiones e interrumpir la infusión si los valores de glucemia caen -bajo ciertos parámetros- hacia una hipoglucemia segura. Esto (que ya hacía su antecesora la Veo) ahora se ha mejorado con otra función automática: la posterior reanudación de la infusión cuando se ha superado la hipoglucemia. Esta prestación estrella (SmartGuard) es la gran diferencia de la 640G con su competidor más parecido (la Animas Vibe). ¿Inconvenientes? Al igual que la Animas, debes ser tú quien se costee la parte de medición continua de glucosa MCG. Sin ella, dispones “tan sólo” de una moderna bomba de insulina que hace -más o menos- lo que hacen todas.

And the Oscar goes to…

No podía resistirme a poner esta titular, lo siento… Volviendo al tema, ahora debía elegir. Y siendo los tres grandes dispositivos, tecnológicamente sofisticados y altamente eficaces, mi elección final quedó reducida finalmente a la próxima Insight de Roche y a la 640G de Medtronic, decisión influida evidentemente por el menor número de profesionales que conocen el hardware de la Animas. Es una bomba que se pone muy poco (no entiendo porqué, a mi me parece un buen aparato), pero desde las consultas normalmente se te “dirige” hacia lo que ellos conocen, que mayoritariamente es Roche o Medtronic, siendo esta última la que en nuestro país se come gran parte de la tarta (sin azúcar, claro) en cuestión de bombas de insulina. Pero volviendo a las dos candidatas finales, comienzo por la Insight. Me gusta básicamente por dos motivos: comodidad y discreción. En cuanto a comodidad, los cartuchos integrados son una grandísima ventaja que ahorra tiempo, problemas… y burbujas, uno de los principales caballos de batalla de las bombas de insulina. Y en cuanto a la discreción, las grandes posibilidades que ofrece su conexión bluetooth a través del Diabetes Manager con su pantalla táctil permiten que no sea necesario extraer la unidad infusora en ningún momento. Máxima discreción con la gestión inalámbrica desde el Diabetes Manager, que tiene el aspecto de un smartphone cualquiera. Nadie podrá enterarse de que llevas una bomba de insulina a no ser que tú se lo digas. Y en el caso de la 640G, mi elección se debió sin duda a su sistema SmartGuard y a los interesantes planes de Medtronic con su software de asa cerrada que tiene previsto implantar en su próximo modelo: la 670G, prevista para el año que viene.

¿CÓMO SERÍA MI BOMBA IDEAL? Si tuviera que crear mi bomba de insulina ideal, para empezar llevaría cartuchos precargados, una prestación que considero fundamental en estos dispositivos. Además, tendría inevitablemente asociado un sensor de medición continua, algo que a día de hoy considero imprescindible en un dispositivo que per se requiere de una altísima frecuencia de monitorización de la glucemia. No concibo hoy día una bomba de insulina sin MCG. También sería más pequeña que las actuales -demasiado grandes aún- y contaría con un mando de control inalámbrico, lo cual haría innecesario que el cuerpo central de la bomba tenga botones ni pantalla, quedando reducida a una pequeña caja redondeada que se escondería en lo más recóndito de nuestro cuerpo serrano. Asimismo, conexión automática al smartphone y gestión/subida de los datos a la nube con capacidad de telemonitorización sería otra de sus prestaciones fundamentales.

Soy una persona que tiene en la medición continua de glucosa MCG a uno de sus grandes defensores. Y aunque no pueda costeármelo a día de hoy y siga teniendo unos costes de mantenimiento fuera del alcance de muchas personas, disponer de un sistema que me brinde esta posibilidad es interesante para mi. Y si tenemos en cuenta además que me entregan un aparato por un período de cuatro largos años, la MiniMed 640G es la única que me ofrece la posibilidad de monitorización continua con una integración REAL, además de tener la posibilidad de un upgrade a la 670G más sencillo. En cualquier caso, podríamos decir que la integración de la bomba con la MCG ha sido el factor determinante para que la MiniMed 640G sea finalmente la elegida para mi nueva etapa. Pero una vez elegida la MiniMed 640G, me pareció interesante probar su sistema de medición continua y la tecnología SmartGuard, por lo que tras hablar con Medtronic dispondré de la parte de medición continua a modo de prueba a fin de sacar el máximo rendimiento a la 640G y poder analizarla a fondo. Tal y como siempre hago y dejo claro en mi página de política editorial del blog, quiero dejar claros los términos de esta prueba: dispondré de sensores para 4 meses sin ninguna contraprestación por mi parte ni contrato alguno. Desde aquí mi agradecimiento a Medtronic por permitirme probar el sistema completo durante un tiempo.

Kit de la bomba de insulina MiniMed 640G de Medtronic

Bombas de insulina y prejuicios

Las bombas de insulina son dispositivos altamente valorados por sus usuarios, con un gran nivel de satisfacción. Pero para el resto de la población con diabetes son grandes desconocidas. Aparatos extraños de los que poco se sabe más allá de que administran insulina de manera continua. Y como desconocidas, han creado a su alrededor una serie de informaciones erróneas, mitos o prejuicios. ¿Cuáles son esos mitos y prejuicios? Aquí he recogido algunos de los más habituales. Dentro de 6 meses publicaré otro post como este repasándolos de nuevo para ver cuáles se mantienen y cuáles han quedado derribados.

“Me va a molestar”

Frase típica e inevitable entre quienes no las han probado. Para un tipo 1 recién diagnosticado, pincharse en cada comida es una de las peores cosas que le podían pasar. Y suele ser algo que maldice cada día hasta que al poco tiempo se da cuenta que pincharse la insulina es sencillamente, pura rutina y un problema menor. O incluso el menor de los problemas de la diabetes. Pero ¿qué sucede si de repente te dicen que debes cambiar las plumas por un aparato pegado a tu cuerpo las 24 horas del día? Inevitablemente, pensar que va a molestarte es el primero en la lista de prejuicios respecto a las bombas de insulina. ¿Sucederá el mismo proceso acomodaticio con la bomba que con las plumas? ¿Resignación? ¿O simplemente una exageración para algo que realmente nunca ha sido un problema real?

Dormir con bomba

Otro de los grandes y clásicos prejuicios de estos dispositivos. A pesar de que sistemáticamente todos los “bomberos” manifiestan que dormir con su nueva compañera no es ningún problema, para el resto de los humanos tener una cajita atada un tubo que va pegado a tu cuerpo es sencillamente, una idea horripilante. Para gran parte de las personas con diabetes tipo 1 en terapia multidosis, tener una bomba de insulina suelta por la cama mientras duermes es un auténtico drama a priori. “Yo la llevo enganchada al pijama”, te dicen algunos bomberos. “Yo ni me entero. No sé ni por dónde anda”, resaltan otros indolentes. “¿Y yo qué hago? ¡si no uso pijama!”, manifiestan ciertas personas visiblemente alteradas. Sea como fuere, los usuarios no suelen referirse a este asunto cuando hablan de sus bombas de insulina, lo cual da qué pensar. ¿Será nuevamente una cuestión de resignación o acomodación? O quizá es que tener el sueño profundo es clave y a esas personas les da igual que les conecten una bomba de insulina o un acordeón…

“Te da más libertad que las plumas”

Esta es una de las frases más repetidas por quienes llevan una bomba. Una frase que, sin embargo, resulta especialmente chocante para quienes no la usan, que no pueden entender cómo el llevar algo a lo que debes prestar una continua atención puede otorgarte esa libertad de la que los bomberos se enorgullecen. “¿Qué puede haber más libre que pincharse sólo cuando tienes que comer?” piensan ufanos los usuarios de la terapia multidosis. Además, muchos de ellos sólo portan las plumas cuando tienen una comida, mientras que los bomberos deben cargar con su aparato las 24 horas del día. Libertad, un concepto muy repetido por los usuarios de las bombas y nada entendido por quienes no las usan. Quizá unos y otros entienden el concepto “libertad” con dos acepciones diferentes…

Exige más vigilancia y además continuada

Otra percepción muy habitual entre quienes no las usan. Es cierto que la bomba de insulina requiere una vigilancia continua que los no usuarios ven como un punto en contra, lo cual enlaza con el punto anterior de que supuestamente las bombas dan mayor libertad. Para quienes no usan bombas de insulina, tener que pasar de las plumas a un dispositivo que requiere una continua supervisión es un punto en contra y un aparente engorro. ¿Será realmente así o es otro prejuicio sin fundamento? ¿Será quizá que la mayor vigilancia no supone problemas porque queda compensada por un mejor control?

Necesitas muchos conocimientos

Para quienes usan la terapia multidosis, la bomba es un aparato infinitamente más complejo que sus plumas de insulina. Y es cierto, pero probablemente no tengan en cuenta que la bomba ofrece también muchas más posibilidades en la terapia que las rígidas inyecciones pautadas de insulina. Aún con todo, ese nivel de conocimientos necesario para la terapia con bomba es visto por los no usuarios como un punto en contra, como algo que les va a exigir mucho trabajo (quizá demasiado) y que a muchos les da pereza. Mi sensación tras todos estos años es que hay muchas personas que a priori se ven atemorizadas por ese aparente nivel de conocimientos que requiere una bomba de insulina, y eso les frena en su paso hacia ellas.

Deporte

Por supuesto, este es un prejuicio que preocupa especialmente a quienes hacemos algún tipo de deporte de manera regular. Y algo totalmente intrascendente para quien la palabra deporte significa ver un partido por la tele. ¿Podré hacer mi ejercicio favorito cómodamente con “eso”? ¿Cómo la protejo para que no se moje por el sudor? Estas y otras preguntas me las he hecho yo siempre y a día de hoy me las sigo haciendo. Para mi, a escasos días de comenzar con ella, sigue siendo todo un problema y es uno de los prejuicios más importantes en mi caso particular. Lo cual por otra parte no es demasiado importante, habida cuenta de que mi edad y mis cada vez mayores limitaciones ya no me permiten grandes logros deportivos, y en pocos años mi deporte es probable que se limite a dar paseos en una cómoda zona aeróbica “quemagrasas”. Pero hoy por hoy me suscita cierta inquietud.

¿Dónde llevarla?

Este es sin duda uno de los prejuicios estrella de las bombas de insulina. Unos aparatos que ciertamente, no son pequeños, y que además llevan un tubo a tu tripa se convierten (para quienes no las hemos llevado nunca) en probablemente el mayor de los prejuicios. ¿Podré llevarla cómodamente? ¿Dónde demonios meto eso? Unas preguntas muy frecuentes entre los no usuarios de estos dispositivos. Curioso que nunca planteamos posibles problemas de espacio para llevar con nosotros los cada vez más grandes smartphones (que en algunos casos es casi como llevar una tablet) y que tampoco se separan de nosotros en ningún momento, pero sin embargo ponemos pegas cuando se trata de portar con cualquier otra cosa. Agujeros en los pantalones… camisetas especialmente diseñadas para albergar un bolsillo “secreto” para la bomba… son muchas las ideas de sus usuarios, que buscan la mayor comodidad posible. En este punto entra en juego el interface de la bomba. No es lo mismo una que debes controlar en el propio aparato u otra cuya gestión sea totalmente inalámbrica. Pero en cualquier caso… ¿Qué pasa en verano cuando llevamos muy poca ropa? ¿Se verá? Aquí entra en juego otro tema más relacionado con el carácter de cada uno. Hay quienes no les preocupa en absoluto que se les vea y a otros no les gusta. Evidentemente, los segundos encontrarán siempre más problemas en este tema de la discreción. Yo me encuentro en el segundo grupo. Nunca me ha gustado enseñar algo que no considero secreto, sino sencillamente privado.

Miedo a la cetoacidosis

Personalmente, este es otro de mis prejuicios/miedos más arraigados. Sé que por pura lógica una persona en terapia multidosis que siga su tratamiento tendrá mucho más complicado hacer una cetoacidosis que una persona con bomba. Aunque ambas tienen constantemente insulina en sus cuerpos, la persona en multidosis sabe perfectamente cuándo su insulina ha sido administrada correctamente. Y si hay algún problema durante la dosis, lo detectará. Sin embargo, la silente infusión continua de las bombas hace que tú no sepas si en algún momento hay un problema en la infusión. Al funcionar continuamente con insulina rápida, tan sólo es cuestión de unas pocas horas que tus niveles de cuerpos cetónicos se disparen, con el consiguiente riesgo de cetoacidosis diabética. Un catéter acodado… unas burbujas… una mala técnica de colocación del catéter o que este haya fallado… hay unas cuantas posibles causas que en algún momento puedan provocar una interrupción en la infusión. Una bomba tiene más riesgo de cetoacidosis. Pero ¿ese riesgo justifica un miedo previo a estos dispositivos? Al igual que se dice que a las hipoglucemias hay que buscarles siempre la explicación (porque normalmente la tienen), a una hiperglucemia por falta de insulina con bomba hay que buscarle igualmente la explicación. Y siempre se va a encontrar. A una alta frecuencia de autoanálisis (como remedio principal) hay que añadirle unos procedimientos sistemáticos . Ser vigilante en ciertas cosas reducirán al máximo este posible problema.

Viajar lleno de cachivaches

Otro de mis grandes prejuicios respecto a las bombas. Por cuestiones de seguridad, cuando tienes bomba de insulina y te desplazas fuera de casa debes llevar un equipamiento adicional que varía en función del número de horas que pases fuera. Si te marchas por unos días, debes llevar un aparatoso kit de utensilios y repuestos para la bomba que hacen pequeño el kit del diabético con terapia multidosis. Este es otro de mis prejuicios. En mi opinión, un engorro difícilmente solventable y uno de los incordios de la terapia con bomba de insulina. Lo considero parte del precio a pagar por un mejor control.

El proceso

Así denomino yo al ritual que precede a cualquier comida cuando se tiene diabetes tipo 1 y del que ya hablé en este blog. Pero entendido de manera global como todos los procedimientos que requiere nuestra terapia con insulina, en el caso de la bomba “El Proceso” es sensiblemente más complejo que con plumas. Cada 3 días se debe cambiar el kit de infusión, hay cambios de catéter, de reservorio, llenar este último de insulina (no en todas las bombas), procedimientos de iniciación de la bomba, cebado, desconexión… un tiempo invertido en procesos/procedimientos que supera en mucho al de la terapia con plumas de insulina. A priori esta es una de esas cosas de la bomba que -como sucede en el punto anterior- son inevitables y suponen un punto negativo que suele ser compensado por otras cosas buenas que tiene esta terapia.

Cuestión de actitud

Las bombas de insulina son vistas por la gente como aparatos complejos que requieren del máximo entrenamiento y destreza por parte del usuario. Y aunque en la práctica las llevan todo tipo de personas, es cierto que además de lo anterior, requieren de una cuestión fundamental: actitud. Quien va a portar una bomba debe ser una persona “entregada a la causa”; aplicada, con ganas de aprender, con interés por su tratamiento, y dispuesta a prestar a la bomba la atención que requiere. Pero aún siendo cierto todo esto, desde fuera se suele sobrevalorar, tendiendo a pensar que hace falta ser un súper héroe para poder llevarla. O como mínimo, ser alguien muy muy aplicado. Y algunos acaban pensando el “no voy a ser capaz”, viéndose frenadas por este aspecto a la hora de decidirse por esta terapia.

Sólo si estás mal controlado

Otro de los prejuicios más arraigados. Se tiende a pensar que la bomba es el último recurso para alguien que no ha sido capaz de controlar su diabetes por otras vías. Un fracaso de terapia multidosis en todas sus variantes y con todas las insulinas posibles suele ser la razón en la que todos piensan cuando alguien dice que se va a poner una bomba de insulina. Evidentemente, hay unos criterios para ser candidato a bomba, pero son muy maleables y al final, ponerse una bomba no es ni el último recurso ni tan difícil como parece… siempre que quiera tu endocrino, que al ser quien la solicita tiene la última palabra. Hay muchas razones para querer ponerse una bomba. Además del fracaso de otras terapias ya comentado, hay razones como reducir hipoglucemias o que sean graves y repetidas con ingreso hospitalario, vida con hábitos irregulares (como el trabajo por turnos, por ejemplo), deseo de quedarse embarazada, reducir variabilidad glucémica, hipoglucemias inadvertidas…

“Mejorará mi diabetes”

Uno de los mitos estrella de las bombas de insulina. Como si fuera una especie de robot sacado de una peli de ciencia ficción, hay tendencia a pensar que una bomba mejora automáticamente el control de una diabetes desde el mismo momento en que te la pones. Esta es una asociación de ideas bastante arraigada pero no tiene porqué ser así. Las bombas son cajas tontas que no hacen nada más que lo que tú les hayas programado o solicitado. Por tanto, ajustar bien las pautas basales, acertar con las órdenes en los bolos, contabilizar correctamente los HC de las comidas y ser disciplinado son cualidades básicas que se le presuponen a un usuario de bomba. Si no las tienes, no esperes milagros. La bomba no es magia. Es una gran ayuda y a día de hoy la herramienta más potente para el control de la diabetes tipo 1, pero sólo si tanto tu médico como tú sabéis aprovecharla.

“Puedo comer lo que quiera”

Otra asociación muy común entre bombas de insulina y prejuicios. Lo comentaba acertadamente Mila Ferrer en una entrada de su blog “Jaime mi dulce Guerrero” hablando de las bombas (enlace externo). Una bomba de insulina permite mucha más flexibilidad en la administración de la insulina, y por tanto permite controlar con mucha más eficacia los picos glucémicos de muchos alimentos “complicados”. Pero eso no debe abrir las puertas a que sus usuarios coman más de todo o aporten a su dieta alimentos inadecuados. Conozco unos cuantos casos de personas que nada más ponerse la bomba (y descubrir que esta les permite tener mejores controles y sin picos) se ponen a comer dulces y alimentos nada recomendables que antes no comían porque no podían evitar las hiperglucemias posteriores. Para eso no es una bomba. Todos podemos haces un “extra” en nuestra dieta alguna vez, y ciertamente con la bomba de insulina podrás solventarlo mucho mejor a nivel glucémico. Pero la dieta sana es la misma, ya lleves bomba, plumas de insulina… o no tengas diabetes.

En conclusión

Lo que es cierto es que tras muchos años conociendo a personas en tratamiento con bomba de insulina, el porcentaje de satisfacción y la valoración de sus usuarios es extremadamente alto. Diría que 9 de cada 10 personas están muy satisfechas. Y eso es un claro indicativo de que los prejuicios (si es que los hay) son anulados o desmontados con el conocimiento y el uso. O en otros casos compensados con los beneficios obtenidos. Hoy día, la estadística dice que del total de personas en tratamiento con bomba de insulina, tan sólo la falta de actitud/motivación o una educación deficiente son los dos factores principales para el abandono o el fracaso con esta terapia. En este artículo he repasado alguno de los más importantes prejuicios respecto a estos dispositivos, y será interesante chequearlos dentro de seis meses para comprobar qué ha cambiado. En septiembre haremos esta entrada otra vez y veremos qué percepciones tengo.

Bombas de insulina y prejuicios ¿Estás de acuerdo con ellos? ¿Añadirías alguno? ¿Cuáles has desmontado con el paso del tiempo y el uso de esta terapia? Me interesa conocer tu opinión y será interesante para los demás que nos cuentes tu experiencia con estos dispositivos. Déjame tu comentario.

  • pepo

    Bueno lo de 4 meses de prueba sin pagar nada y sin intereses por las partes me parece un insulto a los que tenemos 60 días de prueba previo pago. A veces pienso si las empresa se piensan que somos imbéciles y ahora empiezo a pensar que lo mejor tu también piensas que somos imbéciles pues, a todas luces esto es una remuneración no monetaria por la publicidad indirecta que les haces. además teniendo en cuenta la rotura de stock de sensores retrasos en los envíos habidos y que de repente sí tengan para regalarte 4 meses.. Me alegro por ti, adorarás la bomba y te irá genial.. estoy más que convencida con esos amigos sin interés tan buenos que tienes y el resto no disfrutamos.

    • Pepo, te daré varias razones por las que creo que tu comentario es poco acertado. Tal y como declaro en mi extensa página de política editorial, NO COBRO por ningún contenido publicado ni tengo contraprestaciones de ningún tipo. Por tanto, al ser este un blog en el que se habla de tecnologías y por tanto marcas, es absolutamente imposible hacerlo sin citarlas. Si eso crees que es publicidad, te recomiendo que pienses en las revistas de coches, electrónica, ordenadores, videojuegos, hogar, decoración, moda… y luego me cuentas. Todos y cada uno de los artículos de este blog que citan un producto o que lo prueban declaran que no son fruto de ningún acuerdo con la marca citada. He solicitado probar tanto el sistema de medición continua de Abbott como el de Dexcom. Y para ello -lógicamente- me han provisto de material. He solicitado probar un dispositivo de punción y me han cedido uno. He solicitado probar un medidor y se me ha proporcionado uno. He solicitado probar una app y se me ha proporcionado la licencia para utilizarla gratuitamente. Y así unas cuantas veces más con otros productos. ¿Crees que es posible realizar mi labor de análisis sin citar a las marcas, o sin ni siquiera pedirles el material? rotundamente no.
      Por supuesto que no te tomo por imbécil. Pero no me insultes tú a mi argumentando que te estoy haciendo publicidad con mi blog cuando hablo de una marca. Tengo claro lo que supone citar a una marca o hacer un articulo sobre un producto. Pero fue mi decisión cuando comencé con este blog y quería ayudar a otras personas dando mi punto de vista y mi experiencia sobre ciertos productos. Dejo a la inteligencia del lector el saber extraer de mis artículos la información útil.
      Si quiero probar algo, haré un artículo y hablaré sobre ello con la libertad que he tenido hasta ahora y que espero seguir teniendo. Libertad que por otro lado creo que es valorada por las marcas que están presentes en nuestro mundo de la diabetes, porque reciben mis opiniones que les sirven para hacerles mejorar y aportar valiosos puntos de vista, no para complacer a nadie y menos aún para cobrar, ya sea en dinero o en especie. Insisto en que leas bien mi página de política editorial en la sección de conflicto de intereses. Ahí figuran todas y cada una de mis relaciones con las entidades del mundo de la diabetes que me han costeado algún tipo de asistencia a eventos o de las que he cobrado dinero por algo concreto, pero NUNCA por un artículo.

      • Saoro Valero Peydro

        A mí me parece muy bien que te faciliten los productos y luego publiques las #Reflexiones, sobre la experiencia de probar los mismos.
        Simplemente agradecerte como te portas con honestidad con l@s que si nos interesa, lo que escribes y te seguimos habitualmente.
        Muchas gracias Jedi Azucarado.

        • Carlos71

          Yo llevo la de roche. Mi opción numero uno para llevar la bomba es colgada del cuello y boca abajo. Con eso evito estar pendiente de las burbujas y tengo total libertad de movimiento sin molestias. La llevo así tanto para dormir como en el día a día. La llevo a una altura que me resulta comoda y no se me nota nada. Para otras “situaciones” utilizo una riñonera spibelt elastica de running diseñada para bombas. Yo incluso he ido a la playa y sin problemas.
          El primer mes yo lo recuerdo como estresante, pero con paciencia e interes vas entendiendo la nueva herramienta y su potencial.
          Felicidades y a disfrutar!

      • Javi

        Yo creo que todo se resume al final de tu respuesta cuando dices ” ahí figuran todas y cada una………que me han COSTEADO algún tipo de asistencia a eventos o de las que he COBRADO DINERO por algo concreto, pero NUNCA por un artículo” ….solo faltaría que cobraras por un artículo….aparte de dudar de tu independencia a la hora de opinar de determinada tecnología, creo que lo que deberías hacer es buscar la utilidad para el Diabetico del día a día….ya que tienes la suerte de probar estos lujos de cacharros, porque tú y yo sabemos que es un lujo que muy pocos se pueden permitir y el que se lo puede permitir no creo que lea tu blog, prueba el que financia la SS.SS y no un modelo al cual no vamos a poder acceder….es como si te compras una revista de coches y solo salen ferratos, muy bien, muy bonitos pero si lo que quieres es ayudar que sean cosas accesibles al resto de mortales que no han pertenecido a ninguna asociaron….porque no te engañes, no te dejan probarlos porque seas el Jedy….lo hacen por haber tenido un puesto de privilegio dentro de una asociación. otra cosa que no voy a juzgar es si es moral o no que tengas acceso a estas tecnologías debido a que en algún momento de tu vida has representado a un colectivo……a mí me parece que tienes mucha suerte pero no nos vendas motos y si quieres ayudar ayuda de una forma real y no con productos a los cuales solo pueden acceder menos de un 20 por ciento de los diabeticos españoles y de paso les preguntas porque la bomba que has elegido no la financia la SS.SS y solo se le ofrecen a pacientes que adquieren el sistema de motorización continúa. A veces nos quejamos de que somos un negocio….tú formas parte del circo y te beneficias, me parece guay, pero desde tu posición privilegiada intenta luchar por el resto, te lo agradeceríamos mucho. Un saludo

        • Javi estás tremendamente equivocado cuando dices que “los aparatos que yo puedo probar” es por mi vinculación con la asociación. Eso no sólo me ofende a mi sino a mi asociación, para la que llevo trabajando (de manera altruista) muchos años. Y te aseguro que las redes tienen un potencial enorme. Tanto como para que en un año y medio (que es el que llevo con este blog) me conozcan muchas más personas que las que me conocían antes, y todo eso hecho sólo por mi con mis manos y un ordenador. Para bien o para mal, este es el potencial de internet. Y no tengo porqué justificarme contigo, pero me cuesta no decirte nada al leer comentarios que considero tan equivocados como el tuyo.
          Y no quería decirlo, pero no podemos olvidar que esto es un blog personal. Pagado por mi, nadie me obliga a estar haciendo lo que hago y perdiendo dinero. Digamos que es como mi casa. Y uno nunca va a casa de alguien a insultarle porque es de muy mala educación. Hablas como si te debiera algo o tuviera una obligación muy concreta para contigo o el resto del mundo. Y no debo nada a nadie. Hago esto simplemente porque me apetece (podría estar hablando en este blog de cine o de minerales, o dando mi opinión de política). Pero hablo de diabetes porque quiero ayudar de otra forma distinta a la que hago en mi asociación. Si eso ayuda a alguien, estaré encantado. Si a ti no te sirve porque piensas que estoy vendido a alguna corporación o intereses de la industria, eres libre de no volver a leerme. Si estoy aquí en mi blog es porque un día me decidí a hacerlo, sin ayuda de nadie ni financiación de nadie. Estás tremendamente equivocado con todo lo que dices. Espero que encuentres la ayuda que otros te puedan dar, ya que la mía (que es tremendamente modesta) no te vale.

          • Javi

            curioso Jedi ahora resulta que pierdes dinero…..que pierdas tiempo lo entiendo, pero dinero….y no querer aceptar que eres un “tester oficial” por tu pasado más que por tu presente es ver una realidad muy distorsionada.

            Y llamame raro, pero desconfia de toda ayuda que suponga un beneficio para el buen samaritano que la lleva a cabo….te propongo que vayas al hospital PÚBLICO más cercano que tengas y cedas este material que te dan durante cuatro meses a un paciente (consensuado con el equipo médico claro) que tenga, por ejemplo, fenómeno del alba (las bombas de insulina son tremendamente efectivas en estos casos y si le añadimos un sistema de motorización continúa es la repanocha!) y se lo teste él. Eso si, luego te toca hacer ese trabajo de campo con datos, estadísticas y demás…..

            Con respecto al tema de casa, insultos y educación….pues no sé bien dónde los ves (los insultos digo) si me lo indicas no tendré ningún problema en pedirte disculpas. Otra cosa bien distinta es que no te gusten las críticas ni la gente que no opine como tú, supongo que bien redactadas, con educación y respeto (creo que lo más “heavy” que digo es que dudo de tu imparcialidad (si de esto interpretas que estoy diciendo que te compran como tú dices mal vamos….te lo paso a explicar, descuida. Numerosos estudios psicológicos demuestras que la objetividad es directamente proporcional a los vínculos para simpáticos que se crean entre entrevistador y entrevistado a la hora de hacer cualquier análisis/estudio/investigación)).

            Espero que al menos en tu estudio preguntes a la gente de medtronic porque su últimos avances no los financia la SS.SS, eso sí que les interesa a los pacientes diabéticos y sería de gran ayuda.

          • Maria

            Hola Javi, acabo de leer el blog. A mi me han ofrecido la bomba por laSs y gratuita y soy de esas personas que por ahora prefiero seguir sin ella. Aun asi creo q es muy muy bueno que alguien cuente su opinion, que ademas creo que en este caso es bastante objetiva. Escribir un blog requiere de bastante tiempo personal. No creo que lo haga por dinero , pero si fuera asi “ole” tambien! Ole que haya gente que financie que alguien dedique tiempo en hablar sobre diabetes y no sobre moda, cotilleos…y de su experiencia personal! Porque asi se da mas a conocer y se invertirá mas…. Pero sigo diciendo q cuando empiezas un blog, es algo personal, te quita mucho tiempo… Asi que si no te gusta simplemente no lo leas o escribe tu uno! Que es muy facil sacar lo malo de los demas sentado en una silla…. Si tiene tantos seguidores sera que es bastante objetivo, asi que si te parece mal empieza a escribir un blog cada semana, hablando de tu vida y de tus sentimientos…. A ver si eres capaz.

        • Oski

          “… y de paso les preguntas porque la bomba que has elegido no la financia la SS.SS y solo se le ofrecen a pacientes que adquieren el sistema de motorización continúa”
          Dependerá de dónde vivas, porque yo llevo 2 semanas con el modelo de Medtronic y en mi comunidad (la Valenciana para más señas) no me han hecho pagar un euro por ella. Y hemos sido 5 personas a las que nos la han puesto a la vez, y sin necesidad de contratar la MCG.
          Hay que informarse antes de hablar.
          Un saludo

        • iñigo

          He leído el artículo por lo interesante de las opiniones del jedi y lo bien informado que está. Lamento que entren mensajes en su propio blog, en los que se dude de su imparcialidad, se le haga perder un tiempo muy valioso en tener que justificarse, imagino que ser cuestionado no será nada agradable, pero es que además de a él, a mí se me ha hecho perder el tiempo, yo busco información constructiva como la que aporta el Jedi, y si leo los comentarios es con objeto de ampliar y actualizar la información inicial. No me interesan comentarios puntillosos mal documentados. Si el blog fuese mío, eliminaría esos comentarios, no porque me molestasen, que podría ser, sino porque el que accede al blog, busca la información concreta de una enfermedad, no las intriguitas y recelos o envidias de un par de usuarios. (Igualmente si eliminas todo este primer párrafo de mi mensaje, ayudaría a mantener los comentarios dentro del tema que en realidad interesa, que es tu opinión sobre las bombas)
          Cualquier aporte sobre las primeras sensaciones del jedi sobre la bomba y sensor, estaré muy agardecido de leerlas.
          saludos

    • Conq dequimica

      Es evidente que si le dan ciertos extras es porque saben que su blog es una forma de llegar a gran cantidad de personas con diabetes. Pero eso no quiere decir que Óscar vaya a emitir una opinión favorable a un equipo que no va bien, aunque siempre podemos tener alguna duda del tipo ¿le darán una bomba cualquiera o la que le den será revisada a fondo antes para asegurar que no tiene problemas (como los que han tenido otras personas)?.
      Por cierto, como supongo que se pasan por aquí los representantes de distintos laboratorios, aprovecho para decir que probablemente consegurían mejores resultados visitando a los pacientes para informarles en lugar de a los médicos, porque quienes la van a llevar puesta y la van a mandar a la porra o no son ellos/as, el endocrino puede “guiarte” (por no decir insistirte con sospechosa vehemencia) a que te pongas tal o cual, pero si al diabético/a no le gusta a los dos meses la manda de vuelta.

  • Gloria Morán

    Tengo bomba desde el 2010 (Paradim Veo, Medtronic) y para mí los grandes problemas son dos: la gran cantidad de burbujas que se generan en los reservorios (uso lo de 1´8ml) y el riesgo de cetoacedosis. Esto último se me acentúa a mí, debido a que estoy en tratamiento con Invokana también. Saludos.

  • Noelia Fernández

    Buenos días Óscar,

    Llevo bomba desde hace unos 6-7 años. Al principio pensaba en todo lo que has escrito pero poco a poco encuentras la manera de solventar todo eso.

    Llevo la Veo de Medtronic y me gustaría un cambio a la nueva accucheck sinceramente, llevo muchos años con la misma bomba y veo muy útil lo del “mando a distancia” y más en las mujeres, que a veces llevas la bomba escondida vete tu a saber y bajo miles de capas de ropa en invierno… Sacaron la 640G que parece una genial bomba pero solamente para los que se lancen a comprarse el MCG, a los demás nos dejaron estancados en la Veo…

    Te cuento que al principio pensaba todo lo de me molestará, para dormir como lo haré, en verano… Te explico, molestar la aguja no molesta en absoluto ni se nota, siéndote sincera a veces me preguntan donde la llevo pinchada y ni lo sé tengo que ir tocándome en las zonas que normalmente la llevo puesta para recordar donde me la puse.

    Para dormir, soy de sueño muy ligero, a la mínima mosca me despierto… y lo que mas útil me fue para dormir fue un cinturón elástico y con velcro, el de Medtronic para ser exactos aunque bastante caro. A veces cuando estoy durmiendo y cambio de posición, noto como yo misma me cambió la bomba de lugar para poder voltear pero sin despertar.

    Te da mas libertad si, cierto que al principio te pasas el día mirando si tiene burbujas el tubo, el reservorio, si funciona correctamente, etc., pero al final te vas despreocupando porque a mi por ejemplo, una burbujita pequeña no me descontrola. Luego en horarios también te da mas libertad no tienes porqué comer todos los días a las 14h, si es fin de semana y se te ha echo tarde… puedes comer perfectamente a las 15h.

    Deporte, solo debes ver a Tomasinyo que sale a correr todos los días, pero por ejemplo, hace dos semanas fui a practicar deporte como lo de humor amarillo. me puse un cinturon elástico por encima de la tripa con la bomba y ni molesto, ni nadie vio que la llevaba. También estado yendo al gimnasio mucho tiempo con bomba, hago running de vez en cuando y nunca me ha sido un inconveniente, el truco a todo esto es encontrar la forma mas cómoda de llevarla, la mitad de veces lo mas cómodo será la misma pinza que trae la bomba sujeta al pantalón.

    Bueno, acabando si que necesita implicarte en tu diabetes, conocer y no, no te da la libertad de inflarte a dulces cuando te apetezca ni una bomba, ni un boli, ni a una persona sin diabetes.

    Un saludo Óscar y no dudes si tienes dudas.

  • Jaume

    Hola buenas Oscar muy bien por tus comentarios y experiencias que compartes con todo el que este interesado en el tema. Yo como diabético tipo 1 sigo en lo posible tus experiencias y cuando tengo que realizar algún cambio en mi pauta sea tecnológico ho de habito siempre consulto tu blog, muchas gracias y suerte con la experiencia espero ansioso que llegue setiembre.
    Saludos.

  • Conq dequimica

    Conozco varios casos de personas a las que el “smart guard” no les vale para nada (no es efectivo). En mi opinión personal la mejor opción es la Ánimas Vibe, en primer lugar porque el MCG de dexcom es más fiable y más económico que el de Medtronic, y en segundo porque no me fio un pelo de sistemas que tienen por ventaja una red comercial más potente, prefiero que inviertan en tecnología y no en maletines. A no ser que alguien me la ofrezca gratis unos cuantos meses claro.

    • Conqdequimica, a mi me encanta el Dexcom. Como medidor continuo, es estable, coherente en sus datos y en su nueva versión (G5) tiene la mejor exactitud del mercado, además de grandes ventajas como la telemonitorización. Pero la Animas no interactúa con los datos del MCG. O sea, que no evita las hipoglucemias de modo automático. Aunque no a todos esta prestación les sea vital, hay muchos a los que sí. En general, la información que yo tengo (casos extraordinarios aparte, que los hay) es que el SmartGuard funciona. Pero yo lo quiero probar para poder dar una opinión más justa.
      En cuanto a maletines y capacidad como corporación, a la gente con diabetes eso nos tiene que dar igual. Lo que nos importa es quién nos da más y mejor tecnología, y aunque creo que sería deseable tener otras marcas como Tandem, Omnipod… es bueno que tengamos estas 3 compañías punteras donde elegir. Como he dicho, las 3 son grandes dispositivos.

      • Conq dequimica

        En la parte de la Animas indicas: ” Para finalizar, quizá añadir una menor capacidad a la hora de dar cobertura y asistencia en España con respecto a sus competidoras, con redes comerciales más potentes.”

        Y cuando justificas tu decisión afirmas: “mi elección final quedó reducida finalmente a la próxima Insight de Roche y a la 640G de Medtronic, decisión influida evidentemente por el menor número de profesionales que conocen el hardware de la Animas. Es una bomba que se pone muy poco (no entiendo porqué, a mi me parece un buen aparato), pero desde las consultas normalmente se te “dirige” hacia lo que ellos conocen, que mayoritariamente es Roche o Medtronic, siendo esta última la que en nuestro país se come gran parte de la tarta (sin azúcar, claro) en cuestión de bombas de insulina.”

        Por tanto la potencia de las redes comerciales no te da precisamente igual.

        Respecto a la Animas, que no esté integrada con el G5 para ti es una deesvantaja, pero para mi es una ventaja, tanto porque el G5 no se puede adquirir todavía en España como porque será sensiblemente más caro mantenerlo debido a la corta vida de los transmisores, si el G4 ya está fuera del alcance de la mayoría el G5 ni te cuento, no vale de nada sacar una bomba nueva al mercado si no es accesible más que para unos pocos, de ahí otra de las pegas de la medtronic: la tarifa de 200€ al mes para tener su MCG, y eso mientras tienes la oferta, porque luego se incrementa el precio.

        • En cuanto a la red comercial, la asistencia que puedas necesitar diría que para mi es un aspecto secundario tras el prestacional, aunque importante también. Y como he dicho en el artículo, muchos profesionales médicos no están dando al paciente la capacidad de elección, ya sea porque conocen más otros modelos o porque sencillamente, prefieren ir a lo “seguro” según su forma de ver las cosas.

          En cuanto a que Animas no esté integrada con G5, sin duda alguna es objetivamente malo. Siempre será mejor una mayor exactitud. El precio es otro cantar. Actualmente, ya sabemos que el precio de la monitorización continua es inasumible aún para la mayoría de la población. Esto es obvio y coincidimos casi todos. Pero yo no valoro eso. Lo doy por supuesto. Me centro en sus prestaciones. Y en cuanto a exactitud, digo que sin duda alguna el G5 es el más exacto y por tanto, la Animas Vibe sería deseable que tuviera los algoritmos del G5.

          • Conq dequimica

            No se si en las grandes capitales será distinto, pero donde resido la asistencia al diabético es la misma tengan 50 comerciales o 500: telefónica.

            Desde el punto de vista de la exactitud puede que el G5 sea de mayor precisión que el G4, pero es más caro, cosa que es objetivamente mala. Aunque no lo valores, no es lo mismo gastar 400€ al año en transmisores que 1.600€.

            También hay que considerar que el MCG de Medtronic es objetivamente peor que el G4, así que sea el G4 o el G5 la precisión es peor.

            Personalmente pienso que en lo que respecta a los endocrinos hay detrás algo más que “la forma de ver las cosas”.

  • carlos_te

    Enhorabuena por tu post Jedi. Gracias a tus pruebas y tus comentarios podremos tener una visión objetiva de los pros y contras de las bombas de insulina.
    Yo te debo a ti el haber conocido, hace ya mas de un año, el free style y para mi fue un cambio radical en la evolución. Por otro lado, en breve, también voy a empezar con una bomba, pero yo he elegido la Accuchek, pues valoro mas el “mando a distancia” que lo que ofrece la Medtronic. La monitorización contínua la seguiré haciendo con el free style.
    Como has comentado en otras ocasiones el futuro está cambiando y esperemos que en breve, la tecnología mejore la calidad de vida y que esta sea asequible a todos los que padecemos.

    • Hola Carlos_te, a mi también me gusta mucho la operabilidad wireless de la Insight, como he dicho en el artículo. Sé que estos temas de la inaccesibilidad en la tecnología escuecen mucho a muchas personas, y lo entiendo, pero es algo contra lo que hoy día no tenemos grandes capacidades de cambiar. Si acaso, presión al sistema sanitario a través de las asociaciones de pacientes, que son quienes deben canalizar nuestras peticiones. Ojalá todo esto llegue de manera universal a todos lo más pronto posible.

  • DelDujo

    Creo q todos los prejuicios se te van a ir pronto, pero no el primer día, date tiempo, soy usuaria de bomba dese hace 8 años y ahora no sabría volver a lo de antes.
    En estos momentos voy a cambiarme de roche a medtronic para probar el medidor continuo, tengo que decir que echare de menos el poder controlar mi bomba desde el medidor de glucosa y mas siendo mujer, pero creo q merecerá la pena, espero que el precio tan caro que tiene valga la pena y que pronto sea financiado por la seguridad social. Gracias por tu blog y por tu trabajo

  • Jewel

    Yo soy usuaria de la Minimed financiada al 100% por la Seguridad Social quien además me dejó probar un sensor. Realmente fueron dos pero uno falló a las pocas horas de usarlo. La interactuación entre bomba y sensor en mi caso fue nefasta pues cortaba infusión cada dos por tres sin motivo real alguno. Las alarmas no se pueden desactivar del todo y me he encontrado en reuniones importantes que parecía aquello un camión de bomberos en guardia. En las últimas horas de utilización del sensor, cuando se suponía que todavía tenía vida, las lecturas fueron totalmente erróneas. Es un gran inconveniente también la poca vida útil que tiene. Como primera toma de contacto con un MCG ha estado bien por el simple hecho de probarlo y saber lo que es pero tiene muchísimo que mejorar y jamás pagaría lo que cuesta por él.

    • DelDujo

      Yo estoy muy ilusionada con probar este sistema, espero tener un poco mas de suerte con el que tu, y si no pues volveremos a como estoy ahora. Con lo que voy a pagar….. si no pues en dos meses cancelo contrato y listo

  • Pedro

    Buenos días, antes de comenzar quiero indicar que soy HOMBRE, porque estos sistemas que indicaré quizás no sea adecuado para las MUJERES, a no ser que decidan sacrificar las faldas por pantalones.
    Me explico, acabo de ver el análisis que realizas de las iNFUSORAS DE INSULINA, lo de “bomba” será mejor que no te lo oigan decir en la calle y me parece adecuado. Solo APUNTARÍA una reflexión mas a tú análisis, como lo es el estudio y adaptación de la colocación de la infusora en nuestro organismo, algo de lo que los fabricantes no investigan, tampoco los centros de salud y menos todavía el paciente. En mi caso, utilizo el sistema de ROCHE, investigué para ver las posibilidad de colocación de la infusora “MENOS MOLESTA” y posibilitando las rotaciones en su colocación. En primer lugar designé las PIERNAS y los BRAZOS, es decir CUATRO LOCALIZACIONES para rotar. He diseñado unos brazaletes, tipo de los de CAPITAN de un equipo de futbol, para los brazos a los que incorporé un bolsillo de tela (cosido al brazalete) y un VELCRO pequeño para cerrar en el centro el bolsillo, por uno de los laterales sale el catéter y todo RESUELTO. En cuanto a los que utilizo en PIERNAS es algo un poco mas complicado, porque he tenido que realizarlo todo, para ello procede a la medición del contorno de mi pierna, justo encima de la ROTULA, con una modista se fabricó una tela gruesa a la que se le adhirió goma muy fina antideslizante en su interior y en ambos extremos se fijaron los velcror, macho y hembra, de la misma forma que en brazalete, encima de esa tela se fijó el bolsillo y un trozo pequeño de velcror por cerrar el bolsillo en el centro y todo resuelto. En definitiva dispongo de dos brazaletes y dos perneras, con bolsillos adosados para introducir la infusora, me hicieron DOS JUEGOS COMPLETOS y así llevo cinco años. Estos sistemas te permiten no tener que realizar nada cuando necesitas bajarte el pantalón, ni estar pendiente de la infusora para nada cuando la llevas en las piernas y olvidarse de ello cuando lo llevas en los brazos. Es cómodo, el inconveniente para dormir desaparece, dado que se afloja el velero y no molesta en absoluto. Si estas interesados en estos sistemas, no me importa enviarlo por email, el mío es, erre987654@gmail.com , que alguien fije un blogs y dejo las instrucciones y unas fotos. Dado que son CASEROS, no esperes encontrarlos en el mercado, sencillamente NO EXISTEN, te los tienes que fabricar, pero con UNA MODISTA, lo tendrás todo solucionado en un días.

  • Pingback: Análisis del sistema integrado MiniMed 640G()

  • Pingback: Bombas de insulina y prejuicios (segunda parte)()

  • Gema

    Estoy completamente d acuerdo con tu post!! Me ha encantado!! Yo la verdad que aún n puedo opinar mucho xq la teng puesta d hace 8días la minimed 640G.. lo único q puedo decir esq me molesta muchísimo tenerla las 24h pegada ami, y ya n se donde ponermela (en el bolsillo, en el sujetador.. xr me molesta) otro inconveniente esq me ha pasad dos veces que me he quitado el catéter dos veces durmiendo xla noche, y qconstantemente tienes q estar pendiente.. xr la verdad q tiene otras cosas buenas como no pincharme tantas veces y El funcionamiento y q una vez regulad la dosis estás mejor regulad@!! Nse… voy a darme un tiempo xq la verdd q e pensad hasta en quitármela sólo xlo q me molesta..

CONTENIDOS DEL POST:1 Los prejuicios de lo desconocido2 ¿A quién quieres más?3 And the Oscar goes to…4 Bombas de insulina y prejuicios5 “Me va a...
" />